Nomeolvides

Por Pepe Monteserín (30 de agosto, 2008)

Este periódico reparte hoy nomeolvides, flor con nombre de epitafio, también llamada “Stellaria”, pamplina, orejas de ratón y, en Asturias, meruxa. Su propiedad más importante: es muy buena contra la inflamación de ojos que mucho lloran y el dolor de oídos poco halagados. En un poema corto, Ángel González advierte de que un papel puede cortar como una navaja, un simple papel en blanco, una carta no escrita, hace sangrar. Podemos hacer daño por omisión, vaya. Y de la misma manera que se nos enrojecen las orejas cuando hablan de nosotros, también palidecen y duelen los oídos que nadie acaricia con flores. Para eso son buenas las nomeolvides; cuando estén abiertas, reparad en la profunda división de sus pétalos, que parecen estrellas, haced un zumo de estrellas, verted una cucharadita en cada oreja y veréis, y escucharéis, cómo se entonan.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Escribir comentario