Armonía

Por Pepe Monteserín (26 de agosto, 2008)

Dos acontecimientos similares ocurrieron el fin de semana, con puntual información en este periódico. En el primero, una iraquí de 13 años, que no quería morir con su chaleco explosivo, se entregó a la policía en Baquba. El segundo se refiere al mercáu tradicional de Porrúa, donde el dispositivo especial de Protección Civil intervino en numerosas incidencias: “pérdidas de niños, caídas, esguinces, picaduras de insectos y cortes en manos, pies, orejas y brazos”; no obstante, “la Policía Local puso en marcha normas especiales de circulación que favorecieron el buen desarrollo del evento”. En el primer caso pudo pasar de todo y no pasó nada; en el segundo caso pasó de todo, pero sin atascos, y nadie reventó el zoco. En cuanto a Oviedo, aunque apretados, también sobrevivieron los animales del zoo de San Esteban de las Cruces. Todo es cuestión de buena voluntad.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Escribir comentario