Tirititrán

Por Pepe Monteserín (30 de agosto, 2008)

Cuando uno canta, apenas repara en lo que dice. La música es esencial, la letra pamplinas; de ahí que, con frecuencia, olvidemos el texto y nos quedemos con el tirititrán. Por ejemplo, la OSPA es toda ella tirititrán. Mucho rasgué “Sapo cancionero”, de Los Charchaleros, y ahora me entero, mientras veraneo al lado de una laguna, de que los sapos son tenores de los charcos. “Tú te sabes feo y contrahecho”, entonábamos en “Casa María”, cerca del Postigo, con acordes de re, sí-séptima y mi menor, y asumíamos al sapo rechoncho, de ojos prominentes y piel con verrugas, pero nunca me había percatado de que por eso el sapo ocultaba su fealdad y cantaba su melancolía por la noche. Ocurre a veces: unos croan a la Luna, otros brindan con el Sol. Flaubert intentó prosa de tirititrán. Hoy me apetecía hablar de Oviedo, cantar Oviedo sin decir nada.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Nomeolvides

Por Pepe Monteserín (30 de agosto, 2008)

Este periódico reparte hoy nomeolvides, flor con nombre de epitafio, también llamada “Stellaria”, pamplina, orejas de ratón y, en Asturias, meruxa. Su propiedad más importante: es muy buena contra la inflamación de ojos que mucho lloran y el dolor de oídos poco halagados. En un poema corto, Ángel González advierte de que un papel puede cortar como una navaja, un simple papel en blanco, una carta no escrita, hace sangrar. Podemos hacer daño por omisión, vaya. Y de la misma manera que se nos enrojecen las orejas cuando hablan de nosotros, también palidecen y duelen los oídos que nadie acaricia con flores. Para eso son buenas las nomeolvides; cuando estén abiertas, reparad en la profunda división de sus pétalos, que parecen estrellas, haced un zumo de estrellas, verted una cucharadita en cada oreja y veréis, y escucharéis, cómo se entonan.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Circuitos

Por Pepe Monteserín (28 de agosto, 2008)

Exagerada la entresaca que hacemos de los grandes y pequeños almacenes de nuestras ciudades para ubicarlos en descampados baratos. Una ciudad se construye y defiende durante siglos, presumimos de su antigüedad y comercio secular, pero, en una de ésas, permitimos construir naves gigantescas para trasladar allá las salas de cine, las tiendas de zapatos y un abolengo de plexiglás. Así mismo, la sobreprotección obsesiva y el preocupante pánico a la libertad de los demás, estrecha los márgenes de la ley y, al tiempo que pierden población las urbes, rebosan las cárceles. Además, enviamos a los viejos a geriátricos del extrarradio y a Benidorm, y a los jóvenes, sin dinero para ir de copas a los bares, vamos a organizarles el botellón en casa su madre, o sea, lejos de la casa de su madre, donde no molesten. Con las calles vacías es más fácil organizar competiciones de fórmula uno.

Categoría: General | Comentarios(2) | agosto 2008 |

Vicky

Por Pepe Monteserín (27 de agosto, 2008)

Allegado al certamen de cine easonense, vi el trailer de “Vicky Cristina Barcelona”, peli para la que Woody Allen escogió escenarios nuestros, y no tituló “Telva Pinón Oviedo” porque los catalanes pagaron más; lástima no haberle entregado el dinero que gastamos en su estatua. En el trailer, aparte de los planos cortos de un sofá del Reconquista y los bajos de una mesa camilla, ambos de Compasso, donde la madreña de Barden toquetea a la Johansson, ya luce la impronta de nuestro paraíso natural en un patio sevillano, con macetas y palmeras, una cocina amueblada por Heres (Lugones), un prado debajo de Penélope, que muy bien podía ser del Naranco, la esquina 19 de Julio con Quintanilla, o similar, donde discuten Pe y Barden, un tronco de pino, una carbayeda, el surtidor de lo que podría ser la fuente de Flórez Estrada… Insignificantes, ¡ay!, ¡pero es que son tantos detalles!

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Armonía

Por Pepe Monteserín (26 de agosto, 2008)

Dos acontecimientos similares ocurrieron el fin de semana, con puntual información en este periódico. En el primero, una iraquí de 13 años, que no quería morir con su chaleco explosivo, se entregó a la policía en Baquba. El segundo se refiere al mercáu tradicional de Porrúa, donde el dispositivo especial de Protección Civil intervino en numerosas incidencias: “pérdidas de niños, caídas, esguinces, picaduras de insectos y cortes en manos, pies, orejas y brazos”; no obstante, “la Policía Local puso en marcha normas especiales de circulación que favorecieron el buen desarrollo del evento”. En el primer caso pudo pasar de todo y no pasó nada; en el segundo caso pasó de todo, pero sin atascos, y nadie reventó el zoco. En cuanto a Oviedo, aunque apretados, también sobrevivieron los animales del zoo de San Esteban de las Cruces. Todo es cuestión de buena voluntad.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Épica

Por Pepe Monteserín (25 de agosto, 2008)

Sigo por la Mar de Santillana. Hoy instalé mi toalla en la cala de los Molinucos (más escondida que La Rodriga de Prao Picón), cerca del Faro de Cabo Mayor, orientada al mediodía, con un talud continental tan pronunciado que disuade a los nadadores inseguros y, aún en marea baja, impide que parejita alguna pueda jugar a las palas sin dislocarse un hombro o sin que les caiga la jodida pelota entre las fauces de las rocas. Esta soledad que busco, lejos de cualquier deporte de equipo, invita a reflexionar, a meditar sobre la maravillosa exactitud de las mareas, puntuales incluso en su demora; su progreso y su regreso meticuloso, su balanceo mágico, hipnótico y antiestático (y esdrújulo), también invita a la lectura. Y leo. Leo, finalmente no pude evitar el pelotazo, que Isabel San Sebastián, con una novela suya, quiere “poner en valor la épica de Asturias”. ¡Virgencita!

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Suelo

Por Pepe Monteserín (24 de agosto, 2008)

No fue en la Mar de Oviedo, fue en la de Santillana, en el Sardinero; llegué temprano, con mi toalla y mis chanclas; subía la marea, me tendí en el límite de la arena seca con la húmeda, para hacer planes a largo plazo y empadronarme en la playa, y me enfrasqué en un inconfesable best seller de Stieg Larsson. Enseguida, llegó una familia que, con toda la bahía para ellos, enroscó su sombrilla a mis pies y se acantonó en torno, con sus pelotas y cojonazos hinchables, sus móviles y sus conferencias con familiares del interior. Pero, ¿qué ocurrió? Dos capítulos llevaría yo leyendo, la Tierra rotó un poco (“il sole no si move”) y mis vecinos vinieron a verme: “Señor, esta sombra que usted goza es nuestra”, y me mostraron la factura de su sombrilla. Un desalojo parecido podría sufrir más de un empresario que instaló su empresa y su vida en el polígono industrial del Naranco.

Categoría: General | Comentarios(1) | agosto 2008 |

Roncaba

Por Pepe Monteserín (23 de agosto, 2008)

Letizia de Oviedo, a los pocos respiros que le daba su título de Princesa de Asturias, tenía que añadir un tabique nasal mal entantarabicuadrillado; su otorrinolaringólogo le aconsejó un septorrinoplasta para que la entantarabicuadrillara y, dicho y hecho, la entantarabicuadrillaron. Además de atender al hijo del jefe, el jeque, si le aqueja la jaqueca, y en habiendo de dónde, yo justificaría cualquier intervención quirúrgica, para enguapacer o para estar a gusto, mientras la persona interesada lo demande. Unas sueñan con ser princesas, otras con una nariz respingona, otras se conforman sencillamente con que no les duela el aire que respiran. Y estos ensueños formales no son enemigos de otros esfuerzos por la redención ética y espiritual. Que tire la primera piedra a su entantarabicuadrillador de cabecera quien no quiera ser guapo por los cuatro costados.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Ícaro

Por Pepe Monteserín (22 de agosto, 2008)

Como somos de natural mortales, gracias a Dios, inventamos la gloria artificial; a nosotros mismos condecoramos, arte y parte, con la esperanza de convertir héroes en semidioses. Perpetuamos nuestra memoria en calles, estatuas y otros bronces (Greciet renunció a ese rumor del viento), creamos Olimpiadas y, para hacer más grande el templo de la luz, ampliamos las especialidades, deportivas y morales, y las categorías dentro de cada disciplina. De esta manera, los pesos pluma acceden al Parnaso sin necesidad de boxear con los superwelter, las mujeres alcanzan entre ellas su propio Cielo y hay Juegos Paranormales para torcidos. Echo de menos baloncesto sub-1,70, premios Nobel para innobles y premios “Príncipe” para príncipes; nadie quede sin sus podio y aro de cartón. Ya vendrá el Joker a reventarnos un motor y quemarnos las alas.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

Tomillo

Por Pepe Monteserín (21 de agosto, 2008)

Mañana, con este periódico y 1,40 euros más, tendréis tomillo. De tomillo hay cientos de especies; en Oviedo es frecuente el “Tymus praecox”, que puede encontrarse en la cuenca del Nalón, en la del Gafo menos, en pedregales, en collados, en tejados expuestos al sol, en matorrales, en terraplenes, en El Corte Inglés (sección “Especias”), en tierras calcáreas, arcillosas y silíceas, o sea, hasta en la sopa; también lo hay en el Naranco, donde la antigua cárcel, si es que no lo expropiaron. Además de curar ampollas, espanta los mosquitos y la polilla. En tiempos de crisis, enganchado en el ojal de la camisa, da coraje al portador. Pero su propiedad más importante es su esencia, su agradable aroma, que disimula el tufo de pies e impregna las botas de quienes lo pisotean. Parafraseando el refrán judío: “Vete al talud de La Ería, que Dios da de balde su perfumería”.

Categoría: General | Comentarios(0) | agosto 2008 |

« Entradas Anteriores