Idiomas (2)

Por Pepe Monteserín (30 de julio, 2008)

La pequeña urbanización donde resido, goza de una calle privada y angosta en la que, a veces, estacionan coches sin autorización. Para evitarlo, tras acuerdo unánime de nuestra comunidad, colocamos una señal que prohíbe estacionar y este letrerito, no sometido a votación: “Privado / Avisamos grua”. Es una calle estrecha, pero no tanto como para eliminar la preposición “a”, que denota la relación existente entre nosotros y la grúa, cargarse el artículo “la”, necesario para determinar la referencia del sustantivo, transformándolo de desconocido y abstracto (grúa) en conocido y concreto (la grúa), y, por último, aunque la calle es alta, llega al cielo, se prescindió también del acento ortográfico de “grúa”, que producía el hiato; ahora “grua” parece una suerte de gruido o de grajeo. Y eso que un 38,8 por ciento de los asturianos sabe otro idioma. Otro sabrá, pero éste…

Categoría: General | Comentarios(0) | julio 2008 |

Escribir comentario