Las deudas de Alemania

admin (23 de junio, 2012)

Cansados ya de hablar de la deuda de Grecia, hablemos, por ejemplo de la de Alemania, su “gran rescatadora” para beneficio de la ingeniería financiera y para tranquilidad de los mercados.

Para hablar de esta deuda, no hace falta recurrir a argumentos de carácter moral o cultural, que, pese a su solidez y su certeza, podrían ser tildados de retóricos por algunos cretinos; bastará con hablar de dinero; nada de sentimentalismos: real money.

¿Saben Uds. cuál es el país europeo que más rotundamente y con más éxito se ha negado de forma reiterada al pago de sus deudas? No es otro que Alemania. Y no se trata de deudas derivadas de la mera especulación financiera, sino de deudas derivadas de indemnizaciones de guerra: es decir, de deudas contraídas por haber invadido, destruido, saqueado y matado.

Tras el Tratado de Versalles (1919), la Alemania perdedora de la I Guerra Mundial fue condenada a pagar reparaciones de guerra a los aliados por valor de 226.000 millones de marcos de oro, una cifra imposible, fijada con el fin de castigar a la belicosa nación y de poner freno a una rápida recuperación que pudiera verse seguida de nuevas hostilidades. Entre 1924 y 1929, la república de Weimar se mantuvo casi exclusivamente de los préstamos recibidos de EE.UU. (más de un billón de dólares), destinados en parte a sufragar las indemnizaciones señaladas. Pero la situación para Alemania se hacía insostenible, y el crack del 29, además de enormes pérdidas para los prestamistas, abrió la posibilidad a la renegociación de la deuda: así pues, en 1930 (Plan Young), esa ingente obligación de pago quedó formalmente reducida… a la mitad (112.000 millones). Entre 1931 y 1932, y dada la situación de la economía mundial, EE.UU. decide condonar las deudas de guerra a Francia y Reino Unido, quienes, a su vez, renuncian como acreedores a buena parte de la deuda alemana (Moratoria Hoover y Negociaciones de Lausanne). Resumiendo, en 1932, Alemania consiguió una reducción neta de más del 98% de las deudas a las que le obligaba haber puesto en marcha la I Guerra Mundial, y en 1939, cuando pone en marcha la segunda, la Alemania de Hitler suspende unilateralmente todos los pagos, incluido el de este 2%.

Acabada la II Guerra Mundial, la historia se repite: Alemania es condenada a pagar cuantiosísimas indemnizaciones de guerra, pero, en el célebre Tratado de Londres (1953), los EE.UU., deseosos de convertir a la nueva Alemania federal en un pilar de la OTAN frente al bloque soviético, consiguen “convencer” a veinte países –entre ellos Grecia– para que accedan a una condonación “de facto” de todas las deudas alemanas derivadas de la Gran Guerra. Sin embargo, este extraordinario tratamiento de favor –y las favorables politicas extranjeras para que el país “perdedor” recuperase pronto el superávit comercial– no fueron obstáculo para que Alemania siguiera reclamándole a una Grecia invadida, expoliada por sus tropas y con un millón de muertos… todas las deudas anteriores a la guerra desde 1881. No fue obstáculo para que, en 1964 -y con la ayuda de Georgios Papandreou (abuelo) y Kostas Mitsotakis–, Alemania consiguiera el reconocimiento de esas deudas por parte del gobierno griego, engrosadas además con una altísima prima de riesgo que hace que aún las estemos pagando. Y tampoco fue obstáculo para que, en 1990 –cuando la unificación de Alemania obligaba a revisar los términos del Tratado de Londres y a retomar el pago de las indemnizaciones congeladas en virtud del mismo–, la Alemania de Kohl se negase nuevamente a pagar la mayor parte de esa “vieja deuda” y países como Grecia siguieran sin encontrar justicia.

No nos engañemos con falsas lecciones de moral: el llamado “milagro” de la economía alemana se basa primordialmente en el impago reiterado de sus deudas por indemnizaciones de guerra. Y digo, primordialmente, porque deberíamos referir también, como cimientos del “milagro”, la prosperidad adquirida por la explotación del trabajo forzado en 78 campos de concentración por colosos económicos como Krupp, Thyssen, Volkswagen o I.G. Farben, padre este último de gigantescas multinacionales como Bayer, Agfa o Aventis, que siguen dando muestras de buenas prácticas en el mundo globalizado de hoy (como también Neuman, Siemens, SLC Germany GmbH, etc., por no hablar de la industria armamentística alemana, tan boyante entonces como ahora).

Más allá de las hipocresías, la pregunta es la misma de siempre: ¿quién debe a quién?

15 Respuestas a “Las deudas de Alemania”

  1. alejandro de ancos Escribió:

    Yo estoy cansado de oír que tanto griegos como españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (podemos añadir a los irlandeses y a los portugueses) e indefectiblemente me viene a la mente una imagen que observé de mi primer viaje a Grecia. Fue en Rodas.
    Había subido corriendo hasta el maravilloso ESTADIO, desde Ialisos y una vez allí, desconocedor de las rutas de descenso, con los puntos cardinales como única referencia me fui adentrando cuesta arriba por un paraje seco que me hizo recordar las lecturas que narran que Grecia sólo tenía olivos, cabras y cerámica.
    Observé por primera vez lo que podemos denominar un pequeño caserío, única vivienda y establo de planta rectangular y no mas de 80 metros cuadrados en total, donde una vaca intentaba encontrar alguna hierba fresca, dos gallinas correteando casi en la carretera y una mujer que aparentaba unos 60 años, con delantal, zapatillas, pelo blanco y la faz arrugada y quemada por el sol, tratando de “sayar” cuatro plantas de patata en un mísero huerto.
    Automáticamente me dije que aquella mujer, igual que yo, jamás habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades. Alguien allí como aquí, ha vivido a costa de nosotros dos.

  2. Sergio Escribió:

    Hola Pedro,

    Tus articulos son siempre eficaces y caen en el momento justo. Yo soy joven (naci en 1985) y siempre he querido mucho a mi pais y a su cultura desde los griegos hasta hoy. Mi ciudad Napoli (Neapolis) es una mezcla de historia unica y eso me gusta. Pero a veces me surgen dudas. Hoy en dia con este sistema capitalista neoliberista me parce casi anacronistico hablar de paises como Italia, Espana, Grecia, Francia, Alemania etc. etc. Sabes por que?

    He tenido la posibilidad de vivir un ano y medio en Alemania para estudiar. Y me he dado cuenta que tb alli hay mucha gente pobre, que sobrevive, el problema esta’ en como sobrevive, si hay dignidad. Y la unica dignidad nos la puede dar un estado (llamese Alemania, Italia o Grecia…) que te da lo nocesario para que no tengas que pedirle nada a nadie. Pues en Alemania esta dignidad existe, en Italia no.

    Yo a veces dudo que en este sistema capitalista los estados tengan mas influencias de unas cuantas multinacionales. Y tu articulo me lo demuestra : “Acabada la II Guerra Mundial, la historia se repite: Alemania es condenada a pagar cuantiosísimas indemnizaciones de guerra, pero, en el célebre Tratado de Londres (1953), los EE.UU., deseosos de convertir a la nueva Alemania federal en un pilar de la OTAN frente al bloque soviético,…”.

    En esta frase estan todas las respuestas ! Los EE.UU. ! Ellos han decidido cual fuese la deuda de Alemania y ellos han decidido que Alemania ya no tuviese nada ! En Italia lo mismo. Italia despues de la II guerra era cero, nada, un pais en ruinas y esto me lo ha contado mi abuelo que lo vivo’ sobre su piel. Quien nos ayudo ? EE.UU. En Italia se dice que somos la estrella 51. El sistema capitalista esta’ basado sobre la deuda. Hoy en dia creo que los verdaderos paises son las marcas multinacionales y tu lo has dicho :” Krupp, Thyssen, Volkswagen o I.G. Farben, padre este último de gigantescas multinacionales como Bayer, Agfa o Aventis, que siguen dando muestras de buenas prácticas en el mundo globalizado de hoy (como también Neuman, Siemens, SLC Germany GmbH, etc., por no hablar de la industria armamentística alemana, tan boyante entonces como ahora).
    Más allá de las hipocresías, la pregunta es la misma de siempre: ¿quién debe a quién?”
    Yo creo que estamos en un momento clave para la construccion de algo nuevo, creo que ya no se puede hablar de paises (Alemania, Grecia, Italia, Espana) sino hacer un paso adelante, esta es una guerra entre ricos y pobres, una guerra de clases, creo que la humanedad nunca haya progredido, es siempre la misma historia, llamamoles reyes, contes, barones, o llamemoles banqueros, financieros o politicos el objetivo es siempre lo mismo: dominar a los demas !

  3. Sergio Escribió:

    olvidaba, un saludo Pedro.

  4. Sergio Escribió:

    PS He leido lo que escrito. Parece que estoy contra los EE.UU. Pues NO ! Si diria esto seria praticamente borrar el sentido clave del comentario anterior. En EE.UU. tb hay muchos pobres que no tienen ningun apoyo. Ya sabemos como va lo de la Sanidad alli y noticia recien leida creo en el “Corriere della Sera” decia que habian 40 millones de estadounidenses con cheque social para comer en mensa, asi’ que alli tb tienen sus pobres. Aclarando que creo que la pobreza es siempre antes algo espiritual y luego material, esta noticia dice que en este sistema los estados sirven muy poco. Espero que con Europa, nuestros gobernantes mejoren este sistema. Para deciros mis dudas sobre esta ultima afermacion os dejo una frase del economista y politico frances Jacques Attali’ :” que creia el pueblo europeo? Que el euro estaba hecho por su felicidad?” Tiemblo delante a estas palabras.

    Saludos a todos

  5. Encarna Sánchez Escribió:

    ¡Hola Pedro y a todos los que escribis en esta página!. Yo voy a ser más dura todavía; ya he escuchado más de un comentario a amigos, personas que conozco, etc., que habrá que volverse más radicales porque, si no es así, esto va a seguir igual o peor. Es decir,el fuerte pisando al débil y encima contándote las mentiras de que es por el “bien del pais y por el nuestro propio”. Ya está bien, como no reaccionemos y echemos todo esto abajo, avanzaremos a pasos agigantados hacía una misería todavía más grande que en la que estamos ahora. No hay que olvidar que en España cada vez son más las personas que no tienen nada que comer. Apuntémonos eso en nuestra mente y demos un paso hacia adelante. Saludos desde Madrid.

  6. Mario Domínguez Parra Escribió:

    Buenas tardes, Pedro.

    Muy atinada esta entrada. Los sucesivos gobiernos alemanes han aprovechado el desconocimiento de estos datos para ponerse moral y económicamente por encima del resto.

    Να είστε καλά.

  7. Eloise Dubiris Escribió:

    Hola Pedro:

    Si solo fuesen las deudas….pero ¿y que hay de las trampas urdidas por Alemania?

    Siento no poder ser muy original, pero tengo que tirar de archivo. Quisiera decirlo con mejores palabras, pero me es del todo imposible, ya que Laura Lucchini lo bordó, en su editorial-denuncia
    http://elpais.com/diario/2010/09/26/domingo/1285473157_850215.html

    Se puede decir más alto…pero no más claro. A continuación, copio un extracto de lo que la sra Lucchini escribió en 2010 y que continúa tan vigente (y sin solución) como el primer día :

    Un estudio del BITS detalla los negocios de armas de los últimos 10 años y ayuda a entender lo ocurrido. El astillero griego de Skaramanga es el más grande del Mediterráneo. Sin embargo, viene registrando pérdidas desde los años ochenta debido a que japoneses, chinos y coreanos producen a precios inferiores. A finales de los años noventa trabajaban aquí 2.000 personas, y varios miles más en tareas de transporte.

    Para asegurar estos puestos de trabajo frente a la quiebra inminente, Atenas cedió a una oferta de Howaldtswerke-Werft (HDW), una empresa de Kiel subsidiaria de la alemana TKMSy socia de la también alemana MAN Ferrostaa. En el trato, cerrado en el año 2000, Grecia se comprometía a comprar cuatro submarinos por un valor de 1.850 millones, y los alemanes se comprometían a rescatar el astillero. Como si no fuera suficiente, Atenas suscribió en mayo de 2002, con los mismos socios, otro contrato para renovar tres submarinos de un modelo más antiguo, por un coste total de 985 millones de euros.

    En la primavera de 2004, Bruselas amenazó con intervenir la política dilapidadora de Grecia. La agencia estadística Eurostat informó al responsable de Finanzas de la UE que Atenas había enmascarado durante años su déficit, en particular debido a que entre 1997 y 2003 el país gastó en armas 9.000 millones de euros más que antes. Muchas armas habían sido compradas gracias a créditos internacionales y las deudas habían sido ocultadas.

    A pesar del escándalo, Grecia siguió comprando armamento, aunque retrasó los pagos. A finales de septiembre de 2009, TKMS anuló todos los contratos con Grecia y declaró que ya no sería responsable del astillero helénico. El pasado 5 de noviembre, la empresa filial de Tyssenkrupp intentó demandar a Grecia ante la Cámara de Comercio Internacional de París.

    Mientras en diciembre pasado Grecia caminaba hacia la quiebra, empezaron a circular especulaciones sobre un plan de rescate del país por parte del Fondo Monetario Internacional o de la Unión Europea. Al final de cuentas, los que tendrían que aportar más por su rescate serían Alemania y Francia; por eso, los negocios de armas debían seguir sin detrimento.

    El plan de rescate entrañaba una curiosa paradoja: obligaba a Grecia a ahorrar en Defensa, pero al mismo tiempo le exigía respetar los contratos con las empresas de armas. Este acuerdo fue denunciado por Daniel Cohn Bendit, diputado de los Verdes en el Parlamento Europeo, en un discurso en Bruselas. “La culpa de la corrupción política en Grecia es de todos”, dijo Cohn Bendit a gritos. “Tenemos que tomar una iniciativa para el desarme de Grecia y Turquía (…) Somos unos hipócritas. En los últimos meses, Francia ha vendido seis fragatas a Grecia por 2.500 millones de euros, y helicópteros por 400 millones; Alemania vendió a Grecia seis submarinos por un total de 1.000 millones de euros. Le prestamos dinero para que nos compre armas”, martilleó.

    El problema, sin embargo, no es solo que un país tan endeudado siga firmando contratos tan enormes con los mismos países que lo están rescatando. El asunto es que contratos de esta magnitud dejan amplio margen a la corrupción. Y es lo que, según los fiscales de Múnich, ha ocurrido con los submarinos alemanes. “El mercado de armas es por sí mismo una incubadora de corrupción, con enormes cantidades de dinero moviéndose y la necesidad de mantener todo en secreto”, explica Nick Witney, experto de Defensa en el Consejo Europeo para las relaciones internacionales.

  8. Eloise Dubiris Escribió:

    Pedro, estamos con usted y cada vez somos más. A ver si conseguimos que alguien, con un mínimo de ética, nos escuche, se le caiga la cara de vergüenza y se termine con este derecho de pernada de que ahora disfruta Alemania. Es todo tan feudal….

    Simplemente…un asqueante abuso del poder.

    Un abrazo

    Eloise

  9. Sergio Escribió:

    Hola Pedro. Vuelvo a escribirte a ti o quien lee este blog y vive en Grecia. Aki’ en italia despues de las elecciones ya no hablan nada de Grecia de su crisis como si todo ya hubiese pasado.
    Que tal esta’ la cosa por ahi’? Supongo peor.

    Aki’ en italia han empezado con los recortes en el publico ! Sobre todo Hospitales ! mmmmm mil pensamientos

    un saludo a todos

  10. Encarna Sánchez Escribió:

    ¡Hola Pedro!. Vuelvo a estar de acuerdo con Sergio. Parece que ya no pasa nada en Grecia. Pero, te diré que aquí en España las cosas cada vez están peor; dudo mucho que podamos llegar, en breve tiempo, a fin de mes muchos más españoles. No han empezado con la reforma de la funciòn pública y, según parece, van a poner en la calle a muchísimos funcionarios. Quiere decirse que, los cinco millones y medio de parados que tenemos, se convertirán en siete, no tardando mucho. ¿Que es la Unión Europea?, ¿para que sirve? para hacernos la vida cada vez más difícil a todos. Todo esto sin hablar de los recortes en sanidad, educaciòn, investigaciòn, etc. etc. Pero los que roban se van sin pagar, y no les encierran en la carcel, de por vida. ¿Porqué tiene que pagar el ciudadano corriente, que cumple con sus obligaciones y paga sus impuestos, todo lo que roban los políticos,los bancos,etc. Bueno Pedro, te envio un saludo afectuoso desde Madrid. Encarna.

  11. Mariano Rodriguez Escribió:

    Soy ESPAÑOL. Lamentablemente, los ESPAÑOLES no tenemos sentido de autocrítica.
    En la última década, los ESPAÑOLES nos hemos dedicado a vivir de fiesta en fiesta, derroche, lujuria, sexo, borrachera, drogas.

    Mientras que los ALEMANES se dedicaron a trabajar duro, a ahorrar pensando en sus hijos y nietos.

    Pero claro, los ALEMANES TRABAJADORES son los “villanos” y nosotros, los ESPAÑOLES VAGOS somos las “víctimas”.

    Como ESPAÑOL, mi respuesta a este artículo es un rotundo y sonoro:
    JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJAJA JAJAJAJA

  12. Ángeles Escribió:

    Hola Pedro:
    Desde hace unos días estoy pensando en hacer una llamada a todos los ciudadanos europeos para que pidan a Alemania que condone la deuda de Grecia. Si no te importa me gustaría incluir en la propuesta los datos que tú nos has proporcionado en este blog, sobre la deuda impagada de Alemania a Grecia. Mi propuesta se publicaría en change. org. y quizá en avaaz.org. Supongo que esto es una utopía, pero me parece tan injusto todo lo que está pasando que me gustaría hacer algo.
    En la llamada me gustaría incluir también una llamada a todos los paises de la unión para que actúen del mismo modo que lo hicieron después de la Segunda Guerra Mundial con Alemania, ayudando a todos los países con problemas, actuales y futuros.
    Muchas gracias por la información que nos proporcionas. Un saludo. Ángeles

  13. Marc Escribió:

    gracias Pedro.
    me duele ver al pueblo griego sufriendo…
    pero no me cabe ninguna duda de que desde Grecia surgirá una reacción contra el fascismo sonriente de la “unión” “europea”

  14. Encarna Sánchez Escribió:

    ¡Hola Marc,Pedro, y a todos. Estoy de acuerdo con Marc en cuanto al dolor del pueblo griego. Espero, como él que en Grecia surja una reacción contra el fascismo. A mi me gustaría que en España pasase lo mismo, pero no lo tengo tan claro. En España se murió Franco, y nos dejó la herencia, la transiciòn, esa de la que tanto presumen, fué la mayor farsa y el mayor engaño que se le ha podido hacer a un pueblo. Tenemos los mismos fascistas de siempre, pero ahora se llaman “demócratas”. En este país, con la mayoría del Gobierno, hacen lo que quieren. Pero, todavía, por desgracia, hay muchos españoles que o no se enteran, o no quieren, y cuando llega la hora de las hurnas, corren como galgos para depositar el “papelito”. Lo que decía el otro día José María Izquierdo (el del Ojo Izquierdo), tú vota cada cuatro años,y luego…. cállate. Saludos para todos desde este país de asco.

  15. Myrto Escribió:

    Buenas tardes de Atenas,
    Os envío mis saludos y dos palabras desde Grecia.; Grecia que enseñó democracia y donde, en estos momentos difíciles, nosotros estamos viviendo un colmo escencial del “experimento”: el ascenso , con modo indirecto o directo de la “solución probable”, de la “otra propuesta ”, del fascicmo con el rostro alterado o no.
    A la intimidación ha procedido la enajenación.
    Actualmente, dentro del miedo de nuestra ruina económica, los “ciudadanos” estamos llamados de modo taimado a elegir:
    “el camino de la Virtud o de la Malicia”.
    Estoy considerando que realmente sería una hazaña que encontremos los modos para defender el valor del corazón de la Democracia , del “demos”: el hombre propio.
    La táctica es la división , el trastorno.
    En este período, el Estado nos priva del derecho para el transporte seguro y gratuito de nuestros hijos a las escuelas (princirio de la U.E.), cuando habitamos en pueblos fuera de las ciudades o cuando se trata de transportes lejanos a las Escuelas Públicas de Música o Artísticas .
    Heridos el Conocimiento y el Arte, que pueden guiar a la búsqueda de la Libertad.
    Al mismo tiempo , el miedo cotidiano transmitido de todas partes, nos pulsa contra el “otro”, el emigrante, el trabajador, el heterodoxo. Aunque sean substancias inseparables en el “demos”: una unidad vivante y dinámica , capaz de elegir la aventura y la lucha por la conquista del espiritu o la Obscuridad.

    Vuestra amiga
    de Grecia

Escribir comentario