Seisachtheia y otros conceptos

admin (27 de noviembre, 2010)

Una de las acciones que abrió definitivamente paso al nacimiento de los conceptos de dignidad humana, ciudadanía y democracia fue la seisachtheia, la denodada decisión de suprimir entre los atenienses la esclavitud por deudas. Esta sola idea sería por sí misma un argumento suficiente para dar pleno sentido a los “Diálogos de Atenas”, la valiosa iniciativa de la Fundación Onassis que reúne estos días en la capital griega a intelectuales de diversos países con objeto de reflexionar acerca del potencial actual del “espíritu griego” para mejorar el mundo en que vivimos.

En el mundo de hoy, la seisachtheia, esa medida de Solón tomada hace ya casi 2.600 años, sigue siendo, muy lamentablemente, una idea revolucionaria. No sólo no ha sido erradicada la esclavitud por deudas, sino que, hoy día, el objetivo último de los poderes fácticos que han alumbrado la globalización es, precisamente, esclavizar económicamente a la humanidad a través de la deuda.

Curiosamente, cuando en la ceremonia inaugural de estos “Diálogos de Atenas” se saludó esta iniciativa desde instancias políticas como una acción urgente y necesaria en estos tiempos de crisis, no se hizo mención alguna a los verdaderos creadores de la deuda ni a los que se enriquecen especulando con ella. Lo que es en realidad un ataque económico volvió a ser presentado como una “crisis” natural, y a ser conjurado lastimeramente como si se tratase de una plaga de langostas o de un imprevisible tsunami.

Tristemente, el discurso oficial es presentar la crisis como un fenómeno profundo y misterioso originado en una universal falta de ética cuya perversidad se ha propagado a la esfera política para acabar teniendo catastróficas –aunque “merecidas”– consecuencias económicas. Sin embargo, en la realidad, las responsabilidades fluyen a la inversa: ese fenómeno que llaman “crisis” tiene su origen en la falta de ética de una minoría muy concreta que, habiendo conquistado por la vía económica grandes parcelas del poder político, lanza sobre la población mundial un ataque generalizado en forma de deuda.

Resulta bochornoso e indignante escuchar el discurso oficial de la clase política y ver cómo los supuestos representantes de la soberanía del pueblo se postran sumisos ante los magnates económicos y acuden con la risa temblorosa de los súbditos a rendirles cuentas de lo bien que acatan sus mandatos y aplican sus recetas de gobierno. Pero, hablando de diálogo, aún es más alarmante que las voces supuestamente críticas no se levanten contra esa falacia con la perspicacia y la valentía que cabría esperar.

Si el proceso de crisis tiene un origen ético, está primordialmente en la ausencia de valores y escrúpulos de quienes lo promueven y no en la supuesta “inmoralidad generalizada” de la inmensa población a la que le toca soportarlo. No quiere esto decir que no haya nada que cambiar. Todos estamos de acuerdo en que hay que racionalizar la función pública, en que hay que evitar la evasión fiscal y en que hay que poner freno al despilfarro y el abuso del dinero de todos. Pero que no nos vendan mentiras con esas verdades; que no nos vendan la falacia del “camino único” y la mentira infame de que la única forma de crear riqueza y de distribuirla con justicia es avenirse a los dictados de los monopolios del poder y del dinero. Que no nos vendan un discurso envenenado que encierra la misma hipocresía que una campaña pacifista promovida por los fabricantes de armas.

En nuestra sociedad hay mucho que cambiar. En un sistema que permite que un puñado de doscientas empresas acumulen más riqueza que cien países juntos, hay mucho que cambiar. En una sociedad global en la que los países del Tercer Mundo deben a los del Primero en concepto de deuda siete veces más de lo que reciben en supuesta ayuda al desarrollo, la seisachtheia es aún una grotesca quimera. Y a cambiar todo eso debe contribuir el diálogo, el derecho de la isegoría o libertad para expresarse, y, más aún, la escasa virtud de la parrhesía: el valor de atreverse a usar la palabra para decir la verdad.

«Ο βουλόμενος» que tome la palabra, porque aún tenemos que conquistar la verdadera democracia, aún tenemos que formar un demos de ciudadanos libres y conscientes de su dignidad, aún tenemos que construir un ágora, aún hay que conquistar la verdadera isonomía, alcanzar la justicia social que haga posible la isopolitía y construir, en fin, un mundo alejado del dogma y sujeto al cuestionamiento, a la ética, a la estética, a la justicia y a la libertad.

Definitivamente, el espíritu griego tiene aún mucho que hacer, mucho que resistir contra la barbarie.

Categoría: General Comentarios Comentarios (6)

6 Respuestas a “Seisachtheia y otros conceptos”

  1. Selene3000 Escribió:

    Muy acertado cuánto dices, Pedro. Lamentable.
    Sólo falta que capitalistas y políticos acaben insultándonos. De hecho ya lo hacen. En esta última campaña de Catalunya, no ha habido ni un sólo partido que echara un pequeño elogio , aunque fuera en plan hipócrita, a los obreros, trabajadores, empleados, campesinos, ganaderos, hortelanos etc. (que son los eternos olvidados) nada, ni siquiera nos ha mencionado. Al contrario, el mensaje que transmitían con su careto cuadrado era el de : hay que arrimar más el hombro, tenéis que conformaros con menos, trabajar más, vagos que habéis sido unos derrochones, y ahora tenéis el castigo nuestro y de los buenos banqueros.
    Quieren hacernos sentirnos culpables, inútiles y miserables de esta ruina que están generando ellos.
    ¡Qué asco!!

  2. Mercedes Hernández Escribió:

    De nuevo tus palabras dan en la diana. Ningún sesudo economista vi venir esta crisis por más que ahora todos los entendidos de las tertulias digan que ya lo sabían. Y volvemos a Grecia y en este caso a Solón para intentar conseguir una democracia real que determinados poderes no quieren que alcancemos nunca.
    ¿Qué pasaría si todos los ciudadanos actuáramos como los personajes del Ensayo sobre la lucidez de José Saramago? «Puede suceder que un día tengamos que preguntarnos Quién ha firmado esto por mí».
    Espero que nos movilicemos para que eso no ocurra.

  3. Disidente Escribió:

    Pedro felicidades por tu gran analisis.

    Hoy te he oido en una entrevista en Radio Nacional de España, y comparto de la A a la Z lo que has dicho. Esta crisis es una crisis provocada para que los de siempre la paguemos y los de siempre se enriquezcan. Por cierto Pedro, en la entrevista esta que te digo, la entrevistadora te cortaba muy a menudo, no te dejaba finalizar las frases, para mi una falta de respeto, al final te ha dejado con la palabra en la boca alegando que no habia mas tiempo…en fin, que parece que cuando uno dice las verdades en medios afines al poder sale la censura.

    Un saludo Pedro

  4. Duardo Escribió:

    Mercedes, la crisis de eeuu está cruzando el gran charco y lo cierto es que si hubo economistas que lo advirtieran, no llegaron por estos lares.
    Lo que si te puedo decir, es que en españa si que hubo mucha gente que preveía la crisis, es más, en la españa de aquellos días (no hace tanto…hablo de 2007) cuando las noticias económicas en la prensa eran más bien escasas y poco sabían que significaba la palabra inflación o PIB, muchos, y digo bien, muchos participabamos en foros económicos hablando de 4 reglas de matemáticas por las que estaba claro que la economía española no tardaría en caer.
    Pero no solo en foros económicos, en el apartado de “opiniones” de diarios como El País, El Mundo, Expansión…etc… por cada uno de los que decíamos que la economía española era un gigante con pies de barro, de la dependencia del crédito barato, de las consecuencias de la subida del petroleo y con ello de los tipos de interés para atajar la inflación por parte del BCE y encarecimiento del crédito (casualmente algo que en españa se olvida…con el objeto de internacionalizar la crisis) aparecían 20 llamandonos agoreros, fascistas y “derechona” (vamos, que según muchos eramos del PP que ayudabamos para que el PSOE perdiera las elecciones, nada más lejos de la realidad).
    El decir ahora que no hubo gente que lo advirtiera, es demostrar que hasta que no llegan las vacas flacas, los que pregonan tales augures, lo hacen en el desierto, pero no significa que no hubiera gente que lo denuncie.

  5. Mercedes Hernández Escribió:

    Perdona, Duardo, pero yo no hablaba de la crisis en España sino a nivel general y que se inició en EEUU debido a la expansión artificial del crédito ¿ y quiénes daban los créditos?…
    No sé, igual es una falsa impresión pero en 2006-7 no hubo muchos economistas que avisaran, salvo quizá Nouriel Roubina que en 2006 fue recibido con escepticismo en el Fondo Monetario Internacional cuando ya habló de presagios pesimistas sobre el rumbo de la economía norteamericana. En agosto de ese año volvió a recordar que “tenemos un sistema financiero subprime, no un mercado de hipotecas subprime”.
    Menos mediático fue el aviso de Steve Keen ( en 2005) que crítica a la economía “neoclásica” y predice que llegaremos a un “capitalismo zombi:las reducciones de deuda del sector privado vendrán a contrarrestar los intentos públicos de estímulo de la economía a través del gasto financiado con deuda pública. El crecimiento, si llega a darse, no será lo bastante alto como para evitar un desempleo creciente, y lo más probable es que el crecimiento se evapore en cuanto se retiren los paquetes de estímulos” A mí esto me suena…
    Y sigue afirmando “Puesto que los préstamos fueron irresponsablemente ampliados por el sector financiero y deberían será los acreedores y no los prestatarios los que cargaran con los daños: exactamente lo contrario de la mentalidad de los rescates que ha dominado en todos los gobernantes del mundo” Pues nada, eso tampoco interesa llevarlo a cabo…
    No sé si tampoco conviene al mundo “financiero” hacerle caso cuando afirma que “el cambio tendrá que venir de los rebeldes dentro de la profesión y de científicos ajenos a ella pero dispuestos a tomar al asalto una disciplina que los economistas han conducido al fracaso.”

    Pero curiosamente pocos le hacen caso y menos el FMI y toda la “cuadrilla”…

  6. Fleta Escribió:

    I’m ipmerssed by your writing. Are you a professional or just very knowledgeable?

Escribir comentario