»  LNE
16 d+00:00 febrero, 2010

Cigarras y hormigas

Por Paco Redondo

(Resumen de artículos publicados en la edición de papel de La Nueva España de Gijón)
SINDICATOS, ¿PARA QUÉ? Los sindicatos mayoritarios y las patronales han cerrado el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2010-2012 en torno a una banda salarial entre el 1 y el 2´5%. Tanto CC.OO. y UGT como CEOE y CEPYME han insistido en la necesidad de generar más confianza, flexibilizar el mercado laboral y la regulación de las empresas, y arrimar el hombro ante la larga e intensa crisis económica que lleva a España camino de los 5 millones de parados.
Hay quien critica en negativo a los “sindicatos de clase” (o por lo menos “izquierdistas”) de haber sido complacientes con la política económica poco eficaz del gobierno socialista de Zapatero, resistiéndose a reformas estructurales. La flexibilidad salarial y del mercado de trabajo no perjudica a los trabajadores que consiguen mantener o encontrar su empleo. Los sindicatos modernos deben conjugar reivindicación y negociación para conseguir mejoras laborales.
En realidad la función de los sindicatos en la Europa del siglo XXI ya no puede ser de masa revolucionaria contra el sistema socio-económico, pero tampoco de adulación hacia unas siglas partidistas afines, deberá centrarse, huyendo de modelos ideológicos y económicos fracasados en el siglo XX, en la defensa laboral de los trabajadores, de la mejora de sus sectores productivos, y del progreso social general; no hay política más antisocial que la propicia más paro.

APRETARSE EL CINTURÓN Con un 11% de déficit público en 2009 y más de cuatro millones de parados (80.000 en Asturias), esa cifra a la que los ministros decían a principios de 2009 España no llegaría en caso alguno, fatal desenlace: al cabo no se puede seguir gastando indefinidamente más de lo que se ingresa y hay que reducir el gasto público: Zapatero plantea en el foro de Davos un recorte de 50.000 millones de euros (8 billones de pesetas) y ampliar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años.
Convocar 500 plazas de docentes en la oposición de 2010 no es ampliar el gasto en 500 sueldos más, puesto que los interinos supliendo esas plazas vacías y necesarias, -según los datos de vacantes y jubilaciones-, ya cobran el sueldo y trienios correspondientes. El gasto público corriente a quien genera un bien o servicio no es negativo, es menos eficiente la prejubilación o el subsidio a cambio de nada, en vez de realizar una tarea productiva.
En realidad la deuda pública española (suma de los déficits anuales acumulados) no es tan alarmante, si bien pasa del 60% del PIB excediendo los criterios de convergencia europea; Italia y Bélgica pasan del 100%. Por otra parte al caer las importaciones ha disminuido el déficit comercial exterior –100.000 millones de euros anuales-, que sí era verdaderamente alarmante. A partir de la primavera comenzará a remitir el paro, pero hagamos de hormigas y no de cigarras ante las nuevas circunstancias.

Escribir comentario