»  LNE
21 d+00:00 julio, 2009

Democracia con gripe

Por Paco Redondo

(Resumen del artículo publicado en papel por La Nueva España de Gijón)
Los Kirchner han perdido las elecciones en un invierno argentino con 30 muertos ya por la nueva gripe A y las clases suspendidas durante 3 semanas por la alerta sanitaria, mientras en Honduras el intento de autogolpe del presidente chavista Zelaya ha sido respondido con otro golpe del Parlamento, jueces y Ejército, y en Estrasburgo el Tribunal de Derechos Humanos de la UE ha considerado la ilegalización de Batasuna una necesidad social.

El pluralismo y la alternancia suele ser un revulsivo para frenar tentaciones de autoritarismo y corrupción. Hay detalles que son síntomas, como Felipe González veraneando en el yate Azor de Franco, o Aznar casando a su hija en El Escorial. El cementerio está lleno de personas imprescindibles. Cuando alguien, ¨por el bien del pueblo¨, quiere hacerse imprescindible, ha llegado el momento de prescindir de él.

Pero no todo son achaques para la salud democrática. En Estrasburgo se ha impuesto la cordura frente a Batasuna, brazo político de la violencia etarra. Los terroristas no son salvadores sino enemigos de la ciudadanía, que cínicamente explotaban las libertades de la democracia española para boicotearla en el País Vasco. No se trata de prohibir ideas, sino de impedir la trampa y el acoso como medio de imponerse y avasallar.

El carácter democrático no lo otorga sólo la elección o una parte de los votos (Hitler fue elegido democráticamente en Alemania), sino gobernar y actuar respetando a las mayorías y minorías, las leyes y las libertades. ETA mata porque es nacionalista y marxista y cree en la violencia revolucionaria y separatista. El nacionalismo y el paletismo se curan viajando. El fascismo y el marxismo, con vacunas de libertad, crítica y pluralismo.

Escribir comentario