»  LNE
25 d+00:00 noviembre, 2008

25-N: Día contra la violencia de género

Por Paco Redondo

burrocalendario.jpg25-N: NO SON MÁS MACHOS, SON MÁS BESTIAS.
Este martes 25 de noviembre es el Día Internacional contra la violencia de género, una lacra de nuestra convivencia social, sobre la que hay que concienciarse para erradicarla.

No vale conformarse con que si ahora saltan los casos a los medios de comunicación es porque antes quedaban de puertas para adentro, o las mujeres -principales víctimas- no se atrevían a denunciar. Los comportamientos machistas “le di una paliza porque a mi nadie me pone los cuernos…” se basan en cosificar a la pareja, a quien toman por propiedad en vez de persona, nadie es dueño de nadie ni tiene derecho a violentarse para imponerse a los demás, violencia que en ocasiones llega hasta el homicidio.
La sociedad democrática debe rechazar los comportamientos violentos, también la indeseable violencia de género que tendrá explicación pero nunca justificación, y concienciarse para irla erradicando. Las pulseras electrónicas para controlar la efectividad de las órdenes judiciales de alejamiento de los maltratadores pueden ser una buena contribución para ello. Tanto como el rechazo a los comportamientos machistas: El violento no es más macho, sólo es más bestia.

baltasargarzon.jpgGARZÓN QUIERE PROCESAR AL FRANQUISMO
¿Qué podemos pensar de la seriedad de un Juez, que en vez de administrar Justicia entre los vivos, se dedica a constatar que los personajes históricos de siglos pasados murieron?

Puestos a juzgar hechos pasados no imputables a los vivos, cosa que ni los historiadores hacen, pues su función no es juzgar, condenar o absolver desde la mentalidad presente, sino explicar los hechos pasados proyectados, sus causas, características y consecuencias, ¿por qué se redujo el Juez a 1936 y no a 1934 para explicar y castigar el apasionamiento del odio y la violencia entre las “Dos Españas”, afortunadamente superado por casi todos?
Nadie duda del derecho a la memoria y el honor de quienes lucharon por unos ideales sin cometer delitos, ni del derecho al enterramiento digno o rito funerario que prefieran. Cosa distinta es tratar de perseguir judicialmente a los muertos, o de condenar regímenes políticos del pasado desarrollados en circunstancias distintas de las actuales. Más que haber bando de los buenos y de los malos, en la historia las razones suelen estar repartidas.

Escribir comentario