»  LNE
16 d+00:00 noviembre, 2008

Asturias ante la actual recesión

Por Paco Redondo

(Publicado en La Nueva España de Gijón el jueves 13 de noviembre)
asturiasguapinayes.jpg
La noticia del actual curso político en Asturias ha sido sin duda la reedición del pacto de gobierno entre el PSOE e IU. Aún no conociendo en profundidad los detalles, podemos hacer unos primeros análisis y valoraciones comentando sus claroscuros. En el lado positivo está el dotar al gobierno del Principado de mayor estabilidad en la Junta General, donde entre ambos tienen mayoría para aprobar los presupuestos y las leyes.

Recordemos que para este ejercicio de 2008, al no contar con el voto de los diputados autonómicos del PP y de IU, hubo que prorrogar los presupuestos del 2007, si bien el resultado al cabo fue parecido añadiendo después unos créditos extraordinarios. Lo más importante, con todo, no es gastar mucho ni subvencionar fracasos, sino gastar bien en iniciativas productivas.

Tomando en consideración el conjunto, no cabe duda que las circunstancias actuales vienen muy condicionadas por la adversa tendencia económica y cómo afecte la recesión a Asturias en intensidad y duración. En principio la crisis inmobiliaria y del desempleo deberían afectarnos menos, al haber sido aquí menor la gran llegada de inmigrantes y el excesivo aumento del precio de las viviendas e hipotecas.

La economía asturiana tiene dos factores estructurales a favor y dos en contra para capear el temporal. Positivos son el disponer de abundante energía y un modelo consolidado de economía social de mercado, y negativos la insuficiente diversificación de sus sectores productivos, y su posición aún periférica en cuanto a infraestructuras operativas.

Sin duda el gran beneficiado del pacto es el PSOE y el gran perjudicado el PP. El PSOE gana en tranquilidad en el parlamento regional en unos momentos de coyuntura adversa, y el PP pierde capacidad de influencia. La gran incógnita es cómo afectará a IU, en función de si su acción es percibida como un refuerzo modernizador o un mero apéndice de mayor gasto: ¿Qué aportará como revulsivo su participación?

Nuestra región necesita tanto de un gobierno estable y con ideas y programas claros como de una oposición fuerte, constructiva y alternativa. Sin embargo con el congreso del PP a las puertas, liderazgo sin definir y sin pactar la reforma del Estatuto de autonomía, ahora la imagen de inestabilidad pasa al centro-derecha asturiano, tocado por sus recientes derrotas electorales regional y gijonesa.

Asturias ha avanzado mucho en la década 1996-2006, con la asignatura pendiente de su muy baja natalidad, y actualmente está en torno al 90% de la media del PIB de la Unión Europea. Pero no podemos quedarnos con la miel pasando delante de los labios y los proyectos frenados, cuando precisamente hay que concretar nuestro impulso para superar nuestro retraso como democracia social avanzada.

Escribir comentario