»  LNE
7 d+00:00 noviembre, 2008

Se puede paliar la recesión

Por Paco Redondo

(Publicado en La Nueva España de Gijón el miércoles 5 de noviembre)

190.000 parados más y quiere ir a la Cumbre a dar lecciones de economía…

zp_cumbre.jpg Sumar 190.000 parados más en España en octubre –término de la temporada turística estival- no sólo es el peor dato en este mes de la historia estadística, que eleva el número de desempleados hasta 2.800.000 (11%), además acentúa drásticamente la tendencia negativa del último año, en contraste con la recuperación bursátil, y nos sitúa ante un 2009 complejo y preocupante.

Hasta hace poco se negaba la posibilidad de crisis alegremente. Además han caído en cerca de 300.000 las afiliaciones a la Seguridad Social durante el mes, luego se están perdiendo puestos de trabajo en grandes cantidades. Menos mal que se ha hundido el precio del petróleo y ya bajan la inflación y el Euríbor, que harán más llevaderas nuestras exportaciones e hipotecas.

La economía española destaca en aceite (2ª) y vino (3ª) en agricultura, textil (7ª) y automóvil (8ª) en industria y sobre todo como segunda residencia y receptora turística, tercera potencia mundial tras USA y Francia, pero esta actividad tiene como contrapuntos la especulación inmobiliaria y aumento de los precios, además del marcado carácter estacional para el empleo, que suele ser poco cualificado.

Uno de los detonantes de la crisis han sido las hipotecas de alto riesgo en USA, pero aquí tiene características propias que nos hacen vulnerables, como la pérdida de fondos estructurales europeos, el exceso de precio y oferta de pisos, la dependencia energética del exterior, el euro que ha estado sobrevalorado, la reciente gran llegada de inmigrantes y esa alta estacionalidad del empleo en el sector turístico.

¿Se podía haber hecho más para evitar la recesión, aparte de los 200 euros lineales rebajados en el IRPF? Frente al interesado discurso optimista de la precampaña electoral ya había suficientes datos de que la desaceleración económica iba a ser intensa. Y de que iba a afectar especialmente a nuestros sectores clave de la vivienda y construcción, financiero, automovilístico y turístico.

Se suprimió inoportunamente el plan Prever de renovación de vehículos, luego sustituido por otro tan escaso como ineficaz, han persistido trámites y restricciones para poder abrir empresas y facilitar la competencia en servicios, y se mantiene un sistema de visados para los ciudadanos de Europa del este, que parece una carrera de obstáculos para que puedan visitar y gastar en España.

Desde luego no se puede cambiar la tendencia del ciclo económico cuando está firmemente al alza o a la baja, pero de la cuantía y el acierto de las medidas económicas dependerá que sea más o menos intenso y duradero. En medio de la tormenta el barco no necesita sonrisas ni

1 comentario

  1. Guille dice:

    http://es.youtube.com/watch?v=P1FYTUS73IQ

Escribir comentario