»  LNE
25 d+00:00 octubre, 2008

Suspenso al modelo de evaluación

Por Paco Redondo

(Publicado en La Nueva España de Gijón el jueves 23 de octubre)
manos.jpg La Junta de Personal Docente ha rechazado el procedimiento seguido de hechos consumados para imponer la evaluación de 10.000 profesores asturianos. El artículo 106 de la LOE recoge que la Administración educativa evaluará la función docente con la participación del profesorado. Por tanto no es asumible que la Consejería implante unilateralmente un modelo sin negociarlo con los sindicatos docentes representativos.

El actual es un modelo experimental de evaluación, y se afirma que este curso no tendrá consecuencias laborales ni económicas. El BOPA de 24-VI-2008 establece que la elaboración del mapa por el empleado público se realizará a título individual, de forma voluntaria. Asturias es la única Comunidad Autónoma que lo va a implantar este curso. Se han mantenido reuniones con los grupos políticos para pedir en la Junta General del Principado su retirada y negociación.

Los sindicatos piden además la convocatoria de la Mesa Sectorial de Educación, única Comunidad que no la tiene, dándose el curioso caso de unas organizaciones sindicales cuyas secciones de enseñanza la reclaman, y esas mismas oo.ss. en la Mesa General de la función pública rechazan su convocatoria: ¿Serán los enfermeros los más capacitados para pronunciarse sobre las condiciones laborales docentes?

Hay que mantener una postura de crítica constructiva sobre la carrera profesional docente. El profesorado tiene derecho a ver reconocidas administrativa y económicamente su experiencia y dedicación, sin dar cheques en blanco ni cascadas de informes. Esta carrera tiene que ser objetiva y transparente. Reclamamos que todo el profesorado con 5 años de servicios a 1 de enero de 2008 pueda cobrar el nivel I, así como el desarrollo negociado del nivel II.

Plantear aumentos genéricos del 1% anual al menos en el número de aprobados puede servir para maquillar estadísticas oficiales, pero no aborda los problemas de fondo de la enseñanza asturiana, donde hay que tener en cuenta las características de los centros, grupos y alumnos. Si hay un 25% de suspensos, ¿por qué esperar 25 años y no dar ya aprobado general? Lo que hay que premiar es el mérito y el aprendizaje.

Entre las patadas al lenguaje, el modelo habla de escala de saturación -¿y si se llena?- en vez de cumplimiento; mapa del puesto de trabajo -¿para localizar qué?- en vez de funciones; o habilidades de tipo social -¿incluye las picardías?- en vez de trabajo en equipo. Para redactar su respuesta pormenoriza diferencia entre “verbos activos (Consultar, Promover…) e inactivos (Mirar, Conocer…)” con ejemplos pintorescos.

La enseñanza pública debe ser prioritaria en los presupuestos anuales, y son rechazables las pérdidas de capacidad adquisitiva respecto a la inflación, que se han producido con gobiernos de distintos partidos. Pero la mejora de la calidad de la enseñanza pasa por aumentar su financiación no su burocracia, garantizar la igualdad de oportunidades para docentes y alumnado en todas las regiones de España, respaldar la autoridad del profesorado, y un aprendizaje diversificado de calidad en sus contenidos.

Escribir comentario