»  LNE
17 d+00:00 octubre, 2008

Barra libre bancaria

Por Paco Redondo

(Publicado en La Nueva España de Gijón el miércoles 15 de octubre)
500eurore_hr.jpg Del pánico a la euforia; ¿amaina la tormenta financiera? El viernes 10 la Bolsa de Madrid caía un 9% y este lunes 13 por el contrario batía su récord histórico de alza al subir más de un 10%. Entremedias el presidente Zapatero ofrece 150.000 millones a los bancos (casi un 15% del PIB español), y el ministro Solbes da todo para todos, “el gobierno no les va a decir cómo gestionar su cartera”: ¿Hipercapitalismo de Estado?

La intervención coordinada de los gobiernos europeos y norteamericano era necesaria para devolver la confianza, garantizar los depósitos y alentar la liquidez financiera. Pero ésta debe emplearse para impulsar la economía y proporcionar crédito a las familias y las empresas, no para tapar agujeros especulativos. ¿Pueden quebrar una empresa y un comercio, y el apoyo a cualquier gestión bancaria ha de ser incondicional?

¿Se imaginan a un árbitro de fútbol diciéndole a un jugador, usted haga lo que quiera y dé las patadas que le convenga, que nunca le sacaré tarjeta roja? Todo lo contrario, lo que el juego de la oferta, la demanda y los precios necesitan es rigurosidad y transparencia. Su gran ventaja es precisamente una mejor asignación de recursos, pues cada cual sabe que la recompensa será para el mérito, no para la ineficacia.

Ha sido concedido el premio Nobel de economía a Paul Krugman, crítico con los neoconservadores de Bush. Rápido han saltado los izquierdistas europeos para proclamar el retroceso de la economía liberal. Lo que ha criticado ha sido el intervencionismo financiero que ha propiciado la burbuja inmobiliaria, con tipos de interés ínfimos y exceso de crédito. Fue asesor de Ronald Reagan y su columna en The New York Times se titula “La conciencia de un liberal”.

Incluso hay quien se jacta de que aunque Marx haya fallado en casi todo esto demuestra que Marx tenía razón. ¿En qué, en que el motor de la Historia es la lucha de clases? ¿En que el progreso es la guerra civil, la eliminación de la burguesía, la abolición de la propiedad privada y la dictadura del partido del proletariado? A estas alturas y todavía estamos con estas monsergas de un COU de adoctrinamiento cutre.

La gran contradicción de los izquierdistas sectarios es querer ser más progres que los demás presentándose al mismo tiempo contra el sistema y como los mejores gestores del sistema. Eso no es progresista sino absurdo. No se puede gobernar a base de “pues fabrico más dinero”, pan para hoy y más especulación y crisis para mañana. La solución a medio plazo es tener una economía más productiva.

El libre mercado es a la economía como los números son a las matemáticas. Es el sistema que ha proporcionado más estabilidad democrática, crecimiento económico y progreso social. Ahora Europa necesita una regeneración democrática, la Europa de los ciudadanos, no la de los especuladores ni los burócratas. Menos visados y más Facebook. A medio plazo no hay viento favorable para el barco que no sabe a dónde va.

1 comentario

  1. el vigilante de la playa dice:

    queremos saber que pasa con la fusión, cuanto costó el pabellón verde y si va a exponer de una puñetera vez la lista de espera en el tablon de anuncios señor TAMARGO.
    SI A LA FUSION Y LO ANTES POSIBLE

Escribir comentario