»  LNE
11 d+00:00 octubre, 2008

¿Gijón se frena?

Por Paco Redondo

megatorres_4.jpg(Publicado en La Nueva España de Gijón el jueves 9 de octubre)
El nuevo curso social y político en Gijón viene lógicamente marcado por el contexto de la intensa crisis hipotecaria y financiera que está sacudiendo a Europa y España desde hace un año, así como por las incertidumbres presupuestarias derivadas especialmente en materia de infraestructuras, con motivo de disponerse de menos ingresos, sobre todo en tres temas: el AVE Madrid-Asturias, el Metrotrén y las Megatorres de Poniente, y como telón de fondo la polémica por los sobrecostes del Musel.
Cuando hablas con los comerciantes los comentarios con la gente de los distintos negocios, no sólo inmobiliarias, te hacen partícipe de cómo en efecto han notado el bajón en el consumo de la clientela este verano. Y eso que en Asturias y en Gijón deberíamos resistir mejor el impacto de la crisis económica por la menor incidencia de la burbuja inmobiliaria de las grandes ciudades y el Mediterráneo, menor inmigración y grandes obras de infraestructura en marcha.
Pero precisamente la ralentización de las mismas puede traernos a nuestra región y ciudad la pescadilla que se muerde la cola, como se prevén menos ingresos por el escaso crecimiento económico, se dilatan las grandes obras públicas, y cómo se posponen las grandes obras la construcción y el comercio a su vez se verán frenados. Afortunadamente una de las prioridades de inversión para 2009 es el de la gran y necesaria ampliación del Musel, otra cosa es que sus cuentas -muy reiteradas pero poco analizadas- estén claras.

En cuanto al AVE Madrid-Asturias las promesas de Zapatero, como tantas otras incumplidas -entre ellas la supresión del peaje del Huerna la pasada Legislatura-, de enlazar Madrid y Oviedo en 2009 en 3 horas quedan como un brindis al sol de la precampaña electoral. Con todo los túneles de la variante ferroviaria de Pajares están casi concluidos y su entrada en servicio nos acercará a la capital, superando las curvas del siglo XIX, ahora que Iberia abusa contraproducentemente con los precios de sus vuelos.
Por el lado negativo y el que más afecta al desarrrollo urbanístico de nuestra ciudad, destaca el gran retraso acumulado en la obra del Metrotrén que lleva camino de convertir a éste en un nuevo “túnel de la risa”, del que podrán sacar punta los ingeniosos. Sin embargo fue un acierto cambiar la estación del Humedal por la de la Plaza de Europa; el centro real de la urbe de Gijón hoy en día no es el entrañable pero esquinado Cimadevilla sino el populoso barrio de El LLano.
Nunca he sido partidario del concepto de pocas y muy altas torres en Poniente como símbolo de progreso socioeconómico o modelo de urbanismo a escala humana. Aunque tenga la ventaja de liberar para zonas verdes más metros cuadrados, más torres y menos altas darían un barrio más compacto con más comercio, seguro y acogedor, como quieren la gran mayoría de los vecinos afectados, sin dar sombras a los entornos ni un impacto agresivo ni una sensación de vacío y desequilibrio.
De modo que aún pintando bastos en Europa (elecciones para junio de 2009) por la crisis económica -aunque ya el precio del petróleo remite-, y por quienes ante la tormenta parecen tener desconcierto y generar desconfianza, dando por respuesta tópicos y el ir de optimistas, Gijón y su urbanismo tienen oportunidades para crecer en positivo en los próximos años, en la medida en que los retrasos sean menores, y las inversiones oportunas y generadoras a su vez de mayor impulso económico.

1 comentario

  1. Go dice:

    No es habitual en mi participar en debates ni en foros, menos por correo electrónico.
    No obstante, el sensato y analítico artículo de Paco Redondo, que nos ocupa, y, por
    qué no decirlo, un cometario de análisis económico que escuché ayer por radio, me
    animan a participar con una breve opinión.
    Proyectos programados y planificados con fecha de finalización!
    Promesas de acciones concretas a las que se les pone números!
    Costes, Presupuestos aprobados y Fechas de ejecución!
    Bla, Bla, Bla y más Blas….!
    Acaso nos dirigen mentes ilusas, retrasadas, con capacidad “infantil” sólo para soñar?
    Todo lo qué se dice y se proyecta, se cree?
    A quién se le ocurre construir Castillos en el Aire? Y asegurar que serán realidad?
    Valen disculpas? Madurez, Infantilidad o Incapacidad y Mentiras?
    Mejor no sigo. Deseo lo mejor para todos.

Escribir comentario