»  LNE
8 d+00:00 agosto, 2008

Auditoría para El Musel

Por Paco Redondo

ampliacionmusel.jpg

(publicado en La Nueva España de Gijón, viernes 8 de agosto)

La información, adelantada por La Nueva España de Gijón, según la cual la Unión Europea (UE) aún no contestó afirmativamente a la solicitud planteada por el Gobierno de España para que el programa operativo de fondos de cohesión europeos incluya la financiación extra para la ampliación del puerto del Musel, y ha solicitado otro informe que justifique la petición de los 262 millones de euros adicionales, es una noticia preocupante para la economía de Gijón y Asturias.

El Musel es el nexo fundamental entre la industria pesada asturiana y el comercio que principalmente le abastece de carbón e hierro, si bien su crecimiento en toneladas de mercancías ha sido bastante menor al previsto para estos años, por lo cual la actual ampliación parece más adecuada que la mastodóntica que se quería imponer previamente, de modo que su actividad e influencia pueden llegar a suponer cerca de un 10% del PIB asturiano.

La ampliación ha estado envuelta en la polémica desde el principio, cuando la Autoridad Portuaria planteó como única posible e imprescindible la alternativa 3C, con un gigantesco dique hasta los bajos de las Amosucas, para descargar cada año millones de toneladas de carbón al aire libre enfrente de la playa de San Lorenzo, lo que consiguió ser evitado -frente a las consignas de las autoridades- por el rechazo y la movilización social que suscitó.

Las primeras justificaciones de los enormes sobrecostes de la ampliación del Musel partieron de la alcaldesa Paz Felgueroso, quien lo atribuyó al fuerte oleaje del Cantábrico y la destrucción por temporales de unos 100 m. de dique, cuyo impacto luego se evaluó en apenas un 5% del total. Después el consejero Francisco Buendía lo achacó en sesión en la Junta del Principado a no haberse podido explotar la cantera de Perecil (Carreño) y haber tenido que utilizarse otras de Asturias y León.

Lo cierto es que la cantera de Perecil se ha explotado ininterrumpidamente desde el comienzo de las obras, a razón de 300 camiones al día, los transportistas rebatieron que los costes de traer los materiales desde otras canteras puedan suponer siquiera el 50% de los altos sobrecostes, e incluso la asociación de canteras asturianas ha cuestionado el por qué de la traída de pocos materiales de lejanas y caras canteras leonesas.

No cabe duda que la ampliación del puerto gijonés del Musel es la mayor infraestructura pública construyéndose en Asturias -y de gran complejidad de ingeniería-, y precisamente estas grandes obras en marcha en Asturias, como los túneles de la variante ferroviaria de Pajares, explican en parte nuestra mejor resistencia regional a la intensa crisis económica que, especialmente en materia de menor crecimiento del PIB y aumento del paro, golpea a España desde hace un año.

Por tanto un rechazo de la UE a conceder los nuevos fondos de cohesión que el puerto necesita para completar su conveniente ampliación sería nefasta, pero ello no es óbice para señalar que ante los retrasos y sobre todo los enormes sobrecostes acumulados y aún no suficientemente explicados, se hará necesaria una auditoría externa -una vez finalizadas las obras- para esclarecer y justificar el buen uso de tan ingente cantidad de fondos públicos.

Escribir comentario