Ganan los arrauxats

Por Luis M. Alonso (28 de noviembre, 2009)

Eso del seny i la rauxa no deja de ser un tópico dialéctico y como cualquier tópico encierra una realidad. Cuando el seny catalán languidece, los arrauxats hacen diabluras. El seny significa la sensatez y la cordura; la rauxa, el arrebato loco. Entre estas dos «corrientes de pensamiento» se quieren ver reflejados los catalanes, no porque el sentido común sea algo que les afecte únicamente a ellos o el arrebato resulte una característica exclusivamente suya, sino porque los assenyats y los arrauxats sirven para resaltar el elemento de singularidad que tanto les gusta y, de paso, para decorar el paisaje.

En Cataluña, hay quienes prefieren la rauxa al seny por su dinamismo cuando se trata de avanzar, aunque sea hacia un precipicio. Los arrauxats, por sus arrebatos de locura, han llamado siempre más la atención que los pacientes assenyats. Uno de los primeros, el escritor y filósofo Francesc Pujols, dijo: «Llegará un día en el que los catalanes, por el solo hecho de serlo, lo tendremos todo pagado». Pujols, a quien Joan Maragall veía como el más genuino representante de la palabra viva, es como si inspirase desde hace un tiempo a la Generalitat para agitar el espantajo de la insolidaridad frente al resto de los españoles y ante el asombro de muchos de los catalanes, que decidieron no apoyar el Estatut hace tres años.

El dichoso Estatut no era otra cosa que el camino más arriscado para lograr una mejor financiación autonómica, pero se ve que lo que gusta en este país es complicar las cosas. Los arrauxats, alentados por el aprendiz de brujo más funesto que ha presidido un Gobierno de España, hicieron un pan con unas hostias y, ahora, la salida a este maldito embrollo resulta cada vez más complicada. Conforta leer que a los jueces del Constitucional, después de tanta reflexión, no les impresionan las intolerables coacciones de la clase política catalana ante un fallo supuestamente favorable a la Constitución y la voluntad de la mayoría de los españoles.

Categoría: Sol y Sombra | Comentarios(0) | noviembre 2009 |

No se pueden escribir comentarios.