Bath, curvas georgianas

Por Luis M. Alonso (25 de abril, 2009)

bath.jpg
Han pasado algunos años, pero aún retengo el momento. Estoy en la graciosa curva georgiana del Royal Crescent, sentado en la pradera verde intenso del Victoria Park, ojeando un par de libros que media hora antes compré en un anticuario cercano a Milson Street. Hago algo de tiempo hasta la hora del té, que no es a las cinco, como se insiste, sino apenas pasadas las cuatro.

He paseado desde Great Pulteney Street, cruzado el puente sobre el Avon, deteniéndome en los escaparates de los comercios, sin dejar de prestar atención a los viandantes. En algún momento he sentido curiosidad por testar en las calles las palabras de la residente más ilustre. Jane Austen escribió que el inconveniente de Bath, una ciudad que deslumbra por su arquitectura, es la inversa proporción en belleza de sus mujeres. «El pero de esta población era el sinnúmero de caras insignificantes. No quería decir que no hubiera allí mujeres agraciadas, pero sí que el número de feas era desproporcionado», contó en Persuasión, donde uno de los protagonistas de la novela observa que a una cara hermosa seguían treinta o treinta y cinco adefesios. «Recordaba que hallándose una vez en una tienda de Bond Street, habían desfilado ante su vista, una tras otra, ochenta y siete mujeres, sin que entre ellas registrase un rostro pasable».

En cambio, la inglesa que me facilita información sobre el Bath de Jane Austen, en el centro de Gay Street dedicado a la escritora, se libra del estereotipo de fealdad. Gracias a ella sé que el Cavendish (Great Pulteney St.) es el lugar idóneo para comer el rosbif con pudin de Yorkshire y el salmón bañado en mantequilla de eneldo, pero que hay que tener precaución con los precios de la carta de vinos. Que las especialidades tandoori del Rajpoot (4, Argyle St.) son tan buenas como las del mejor restaurante indio de Inglaterra y que no hay que dejar de tomar el té cream de la Pump Room después de la visita obligada a los baños romanos. Y lo relajante que es darse una vuelta por el countryside. Al menos, hermosos consejos.

Categoría: Búsquenme allí | Comentarios(0) | abril 2009 |

No se pueden escribir comentarios.