La bomba de relojería

Por Luis M. Alonso (28 de febrero, 2009)

Garzón es una bomba de relojería que se activa o desactiva según conveniencia política. Ahora, está activada en una dirección del mismo modo que en otro tiempo circuló en la contraria tras haberse establecido interesadamente en ella. O sea, después de haber figurado como candidato en las listas del partido que ahora lo protege, supuestamente velando por una independencia que no existe.

Casi nadie pone en duda que al Partido Popular le ha salido una troupe de chorizos asociados. El jefe de la trama empresarial, el de los trajes, un consejero cesado y hasta un tesorero. Con esos implicados, la artillería mediática cercana al Gobierno ha dibujado una red de corrupción que termina en Francisco Camps, Esperanza Aguirre, Mariano Rajoy y hasta en Francisco Álvarez-Cascos. Eso en el caso de que se pruebe que estos últimos han tenido que ver con los primeros, amparaban o conocían sus actividades. En el caso contrario, al juez instructor de la operación Gürtel siempre le queda la opción de colocar una equis en el casillero del principal protagonista. ¿Recuerdan lo de la equis?

Pero de la misma manera que nadie duda de la operación chorizo, existen también razones para creer en la parcialidad de Garzón. Nadie en su sano juicio dejaría de hacerlo, dado el historial del juez, los precedentes y todo lo demás. Ello sin contar la famosa cacería en compañía del ministro cazado.

Sí, sí, claro que el PP está metido en un lío y busca protegerse. Pero ¿se le ocurre a alguien mejor idea que recusar a un juez situado del lado del adversario político? ¿Quién se puede imaginar en cualquier otro país garantista que a un partido lo investigue un magistrado que fue candidato de su principal adversario en las elecciones? Sí, sí, también se podrá decir de Garzón que lo mismo que acompañó a Felipe González en una candidatura se propuso inmediatamente actuar contra él cuando no le dio lo que pedía. También, pero lo que hay en estos momentos es lo que hay…

Categoría: Sol y Sombra | Comentarios(0) | febrero 2009 |

No se pueden escribir comentarios.