La dignidad y la ira

Por Luis M. Alonso (26 de febrero, 2009)

Lo de Emilio, el ciudadano cabreado que destrozó la «herriko taberna» de Lazkao, resulta fácil de entender. Y, al mismo tiempo, de disculpar. En último caso se trata del digno arrebato de un hombre desesperado en un país donde impera la violencia y, al mismo tiempo, existe una indefensión frente a ella, debido en parte a la actitud de todo un pueblo atemorizado.

A Emilio, un chico encantador y pacífico, según los que le conocen, le destrozaron de un bombazo la casa que acababa de reformar con sus manos y la ayuda de su padre para irse a vivir allí con la novia. Por si esto no fuera suficiente tuvo que aguantar, además, las burlas hirientes de los amigos de los agresores. Lo que hizo a continuación ya lo conocen, fue coger una maza y emprenderla a mazazos con «la casa» de los radicales y de los terroristas etarras. Digo lo de la casa, haciéndome eco de sus palabras, para referirme a uno de estos antros donde el chacolí se mezcla con la sangre derramada de las víctimas de la intransigencia asesina.

Pues sí, lo de Emilio es comprensible, pero resulta también asombroso que sucedan cosas así en una sociedad tan atenazada por el miedo. Asombroso, ejemplar y hasta heroico. Comparen la digna ira del vecino harto de las burlas y de las agresiones con la indiferencia de los que, por ejemplo, prefieren seguir jugando al tute cuando el amigo cae tiroteado a unos metros.

Pero la cosa lamentablemente no es como desde la dignidad se quiere entender. Ahora, el ciudadano que plantó cara a los violentos tendrá que irse del pueblo para salvar su vida amenazada, mientras prosigue la partida de tute. No cundirá el ejemplo, tranquilos, porque si en el imperio del terror hubiera habido muchas más reacciones como la de Emilio, no necesariamente a mazazos, el aire sería más respirable fuera de las tabernas donde abrevan y ríen las hienas.

Yo, qué quieren que les diga, entiendo más que nunca la ira de un ciudadano.

Categoría: Sol y Sombra | Comentarios(0) | febrero 2009 |

No se pueden escribir comentarios.