La pieza, digna del cazador

Por Luis M. Alonso (25 de febrero, 2009)

De la cacería nos hemos quedado con la escasa puntería del cazador cesado, pero ello no quita para que la pieza objeto de la persecución pueda caer próximamente en cualquier trampa. El Partido Popular es en estos momentos el ejemplo vivo de la vulnerabilidad. No tiene un liderazgo claro y en él despuntan golfos y apandadores de conexión variopinta. Lo último es consecuencia de lo primero. A río revuelto, ganancia de pescadores, se suele decir. Y hay que ver todavía cuántos cadáveres aguardan en el armario.

Al principal partido de la oposición le ha salvado esta vez probablemente la campana, pero está tan tocado que hay quienes aseguran que tendrá que volver a nacer para ganar unas elecciones generales en este país. La confianza de sus simpatizantes se ha disipado en buena medida y los afiliados de a pie no cuentan en algunas comunidades con voz para expresarse dentro de un partido que carece de democracia interna.

No es seguro, además, que todos los tripulantes del barco quieren llevarlo a buen puerto. El desestimiento ha sido una constante en el PP, que se confirma, por ejemplo, en Asturias cada vez que repite el mismo candidato para volver a perder las elecciones. A Gallardón, escondido en la cacería, le ha dicho Pepiño Blanco el otro día en Galicia que siempre que a los socialistas les vaya bien también le ocurrirá lo mismo a él. Gallardón necesita el fin de una etapa para comenzar otra al frente. Por eso Blanco les desea una hecatombe a los suyos, convencido de que al alcalde de Madrid lo único que le sirve es resurgir de las cenizas. Pero yo no creo, sin embargo, que, de hundirse, el náufrago pueda permanecer a flote.

El PP de Rajoy es incapaz, al igual que su propio líder, de hacerse con la confianza de los españoles en el momento más crítico de la reciente historia del país y teniendo en frente al peor Gobierno imaginable. Es una oposición amortizada, digna consecuencia, creo yo, de cómo nos van las cosas.

Categoría: Sol y Sombra | Comentarios(0) | febrero 2009 |

No se pueden escribir comentarios.