Avilés story

Por Luis M. Alonso (21 de septiembre, 2008)

Mientras llueven pétalos de rosa sobre el erial del Niemeyer, Avilés reverdece sus viejos proyectos, que son los de toda la vida, por eso no se habla de otra cosa. En la nueva rula, que ya es vieja de tanto esperar, la saga continúa con el nombramiento de un gerente previsto para fin de mes. Han pasado dos años desde que concluyeron las obras de la lonja, que costó 18 millones de euros de dinero público y sigue sin ser utilizada, como consecuencia de las disputas y de la negligencia . En cualquier otro lugar no se entendería lo ocurrido en todo este tiempo. Aquí, con la santa resignación como patrona de la ciudad, vemos pasar estas cosas como si nada.

Lo mismo sucede, pero mucho peor, porque en este caso apenas hay que estrenar y mucho menos que quitar, con las vías del tren. De nada se ha hablado tanto en Avilés como de la eliminación de la barrera ferroviaria, un escollo urbanístico africano que impide a la ciudad desarrollarse en torno a su tierra de promisión. Ni siquiera de los pétalos de rosa del Niemeyer se ha hablado tanto, y mira que se ha hablado. Lo que primero se llamó soterramiento, después supresión de la barrera férrea y, finalmente, integración del tren en la ciudad, resulta que al cabo de diez años de discusiones está en barbecho.

El ferrocarril seguirá por el mismo trazado, pendiente de un nuevo estudio, y partiendo la ciudad en dos. Y si no quieres taza, taza y media, porque, además, de los trenes de pasajeros, se multiplicarán los vagones de mercancías camino de El Musel, circulando por delante del Niemeyer, cuando el Niemeyer sea.

Mañana está previsto que comiencen las obras de pavimentación de la calle Cabruñana, urbanizada no hace todavía mucho pero en el sentido diametralmente opuesto de lo que debe ser la urbanización, e incluso la urbanidad. La calle, fíjense, no llegó ni a inaugurarse por vergüenza.

Y, por si fuera poco, tras veinte años de darle vueltas los concejales dicen ahora que no se puede construir la dichosa perrera porque no hay donde hacerlo. Juzguen.

Categoría: Sol y Sombra | Comentarios(0) | septiembre 2008 |

No se pueden escribir comentarios.