Aquel referéndum sobre la OTAN

Por Luis Arias

«¿Fue ahí cuando se jodió el socialismo, con el referéndum OTAN planteado como un plebiscito gaullista, yo o el caos, o mucho antes cuando el poder político del PSOE felipista hizo que el Tribunal Constitucional votara, en voto de calidad de su presidente, García-Pelayo, que la nacionalización de Rumasa, llevada a cabo sorpresiva y contundentemente por el Gobierno de González el 23 de febrero de 1983, era un procedimiento “constitucional”, momento y fecha en que el criptoleninismo priísta de Alfonso Guerra comenzó a organizar la muerte de Montesquieu?» (J. J. Armas Marcelo).
Un PCE tocado y malherido tras las elecciones del 82. Carrillo presentó su dimisión y le cedió el testigo a Gerardo Iglesias, que no fue todo lo dócil que esperaba el legendario dirigente comunista y, como consecuencia de ello, los enfrentamientos derivaron en ruptura. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(0) abril 2011

Apuntes generacionales (En la despedida de Zapatero)

Por Luis Arias

«Y luego, incontinente, / caló el chapeo, requirió la espada, / miró al soslayo, fuese, y no hubo nada». (Cervantes)

Y entonces llegó Zapatero. El país, helado tras los sangrientos sucesos del 11-M, castigaba electoralmente al sucesor de un Aznar lastimosamente crecido que confundió las Azores con Yalta. Sabedor de que sus dotes persuasivas estaban muy por debajo de su antecesor en la secretaría general del partido que en su día había fundado Pablo Iglesias, don José Luis se decantó por el talante, que no por el talento. Consciente de que el electorado temía que con la promesa de retirada de las tropas españolas en Irak pudiera suceder algo parecido a lo que en su momento acaeció con la OTAN, decidió no defraudar esas expectativas de entrada. Como contrapunto al último Aznar, apostó por la España plural, por los avances en los derechos sociales y por la recuperación de la memoria de los muchos represaliados bajo el franquismo.

Con Zapatero accedía al poder la generación inmediatamente posterior al sesentayochismo, la misma que fue denominada con acierto por algunos escritores de prestigio como «la generación taponada». Durante su primer Gobierno tuvo de uñas a un PP que no aceptó de buen grado la derrota electoral sufrida y que, al hablar del 11-M, parecía pensarse más en los votos supuestamente perdidos que en las vidas segadas en aquel atentado tan trágico y monstruoso. Una derecha no menos crispada que la de aquel «trienio del griterío» del 93 al 96 parecía ver en este hombre la encarnación de todos los males. Se rompía España, se acababa con la institución familiar y se fomentaba un clima de guerracivilismo que nos abocaba a las más tremendas desgracias.

No obstante, el mayor enemigo de Zapatero no fue la derecha montaraz, política y mediática, sino su propia inconsistencia, su falta de discurso más allá de los tópicos, así como el corto recorrido de sus apuestas que, en la mayor parte de los casos, no fueron más allá de lo meramente cosmético. Ello por no hablar de la obscenidad de la que sigue haciendo gala a la hora de mercadear con los votos en el Parlamento, llegando a saberse lo que costaron en más de un caso.

Añádase la negación de la evidencia ante la crisis económica, así como su capacidad para desdecirse, especialmente a partir de mayo de 2010 cuando se aventuró por las mismas políticas que, sobre la teoría, había combatido en los últimos años.

El 2 de abril Zapatero hace oficial su retirada. El 2 de abril, el PSOE vuelve a quedar descabezado. Y es aquí donde entran los apuntes generacionales: los candidatos con más posibilidades a la sucesión, según los mentideros, son Rubalcaba y Chacón. Esto es, un sesentayochista de los más jóvenes y una dirigente socialista que no era adolescente, sino niña cuando tuvo lugar la muerte del dictador.

Apuntes generacionales: la generación que estuvo a caballo entre el antiguo Bachiller y el BUP, la de los nacidos ya muy entrada la década de los cincuenta y siguiente, taponada por un sesentayochismo que legisló su propia conveniencia, pasó por la vida pública no sólo sin haber completado los muchos asuntos pendientes de la generación anterior, sino también cerrando en falso sus propios envites. Generación taponada, que en su infancia todavía sufrió la pedagogía de «la letra con sangre entra» y que, en la edad madura, ejerciendo la docencia, es objeto de agresiones por parte de algún discente al que se le premia su desquiciamiento. ¿Cabe sarcasmo mayor?

Generación taponada a la que le toca presenciar el momento de mayor declive y mediocridad de la vida pública. Generación taponada sin ningún gran pensador que sirva como elemental hoja de ruta. Generación taponada que es testigo de que de las ideologías sólo quedan las siglas. Generación taponada que asiste a su relevo sin la jubilación definitiva de la anterior y sin haber marcado pautas a la siguiente. Generación taponada que ni siquiera esbozó un proyecto de país. Es en este marco, que va mucho más allá del mero anecdotario político, donde hay que situar la retirada de Zapatero.

Para colmo de males, aquí el fátum nada tiene de heroico, nada tiene de épico. Es un fracaso anunciado al que se llega sin rebeldía, en el que desemboca desde el más sórdido entreguismo.

Lo que deja Zapatero tras de sí es no sólo la inconsistencia y el fracaso de una generación, sino también una especie de patriciado, al que alguien llamó «casta política» que desangra la economía del país y que insulta sin cesar a la inteligencia y al idioma.

Insisto: demos un paso más del mero anecdotario político y fijemos la atención en Zapatero, en una generación taponada, sin recambio propio, o bien, la vuelta de un sesentayochismo que nunca se fue del todo, o bien siendo sustituida por los niños de la transición.

¡Qué tremendo es haber vivido la edad de las pasiones que es la adolescencia con el surgimiento de la febril pasión política y, llegada la hora, retirarse desde la inconsistencia y la mediocridad!

De modo que, parodiando a Cervantes, la generación taponada se retira con el «fuese y no hubo nada».

Categoría: Opinión Comentarios(0) abril 2011

A golpe de tacón

Por Luis Arias

“La Historia es el registro de lo que un período encuentra digno de mención en otro. (Burckhardt).

“Grises años gastados / tercamente aprendiendo a no sentirse sordos, / ni más solos tampoco de lo que es humano / que los hombres estén… Pero el silencio / es hoy distinto, porque está cargado. / Nos vuelve a visitar la confianza, / mientras imaginamos un paisaje / de vagonetas en las bocaminas / y de grúas inmóviles, como en una instantánea”. (Jaime Gil de Biedma, Asturias, 1962)

Aquella huelga minera de Asturias del 62 no sólo tiene en Ana Sirgo alguien que la recuerda con valor, lucidez y coraje, sino que cuenta además con el corto «A golpe de tacón», de la cineasta asturiana Amanda Castro, donde se plasman con envidiable precisión el temor y el temblor, pero también la dignidad y el espíritu de lucha de sus principales protagonistas. Pues, bien, la cuarta edición del premio «Trece rosas» a la igualdad que concede el sindicato Comisiones Obreras recayó sobre la testigo de aquellos días tan duros y sobre la cineasta que acertó a reflejarlo en el corto al que acabamos de hacer mención. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(0) abril 2011

Candidato Cascos

Por Luis Arias

«Para que haya aduladores es menester ser dos: el adulador y el que se deja adular. Ortega, como el personaje de Giraudoux, hace llevar sus defectos a sus propios amigos; lo que en él hayamos de tolerar, en gracia de otras cualidades, es insoportable en los acólitos y edecanes que se surten de sus opiniones y de su vocabulario para representar un papel». (Azaña).
Me cuesta entender que se haya venido soslayando el enorme componente literario que hay en la vuelta de Cascos a la política. El que fuera ex vicepresidente del Gobierno con Aznar regresa a Asturias en busca de un triunfo electoral que, hasta el presente, sólo obtuvo más allá de Pajares como secretario general de un partido que ganó las elecciones en España tras 14 años de gobiernos socialistas. El recién nombrado presidente de Foro Asturias dio en su momento el salto a la política nacional sin haber obtenido en su tierra una victoria política. Y, para optar de nuevo a tal reto, se encontró con otro escollo: el partido en el que militó tantos años le negó encabezar la candidatura. Así pues, para optar de nuevo a la Presidencia de Asturias, pagó también el peaje de una ruptura ruidosa y traumática. El regreso a Ítaca está plagado de tropiezos, es inevitable. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(1) marzo 2011

Variaciones sobre un futuro imperfecto

Por Luis Arias

“Estos desgraciados tiempos exigen concepciones nuevas, que se apoyen sobre las fuerzas humanas olvidadas y supongan de nuevo una fe en el hombre, base de la pirámide económica. Las consecuencias de la gobernación han sido siempre comprobar si los hombres y mujeres, individualmente, han de servir a un sistema de gobierno o de economía, o si un sistema de gobierno o de economía existe para servir a los hombres y mujeres”. (Roosevelt).

Hoy más que nunca es pertinente retomar el título de un magnífico libro de ensayos de Fernando Vela. Hoy más que nunca procede hablar de un “futuro imperfecto”. Al ver que la indignación de un pueblo es capaz de echar a un mandatario corrupto, como acaba de suceder en Túnez, y que eso parece estar teniendo un efecto de contagio en países limítrofes, hay motivos para el optimismo, optimismo que se atenúa a poco que recordemos la deriva que tomaron otras revoluciones no demasiado alejadas en el tiempo y en un espacio geográfico próximo a ese país que en su momento visitó Flaubert para conocer los escenarios en los que ambientaría su novela Salambó. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(4) febrero 2011

Pepe el ferreriro.

Por Luis Arias

Hace algunas semanas publicaba este periódico la noticia de que el día 30 del presente mes habrá una concentración en Grandas de Salime que pretende recordar la injusta destitución de la que fue objeto el ciudadano José Naveiras No escatimaron esfuerzos para desprestigiar al principal impulsor de un museo que puso a Grandas de Salime en el mapa gracias a su tenacidad y trabajo. Aquella actuación política fue ampliamente contestada por la ciudadanía. Y, ahora con el tiempo transcurrido, con los bochornosos acontecimientos que se están produciendo en la vida pública asturiana, las cosas propenden más que entonces a ponerse en su sitio. Leer el resto de la entrada »

Categoría: 1, Opinión Comentarios(2) enero 2011

Didáctica de las pensiones

Por Luis Arias

“El socialfelipismo nace cuando Felipe González decide infiltrarse en el mundo del dinero” (Francisco Umbral. El Socialfelipismo). “Aznarín. Un señor que vive en diminutivo, manda en diminutivo, existe en diminutivo y habla en diminutivo. En cambio se ríe en aumentativo” (Francisco Umbral. La Derechona).

Didáctica de las pensiones. Justo en el momento en que el Gobierno considera inevitable alargar la edad de jubilación, trasciende la noticia de que Aznar acaba de ser contratado por Endesa con unos emolumentos que alcanzan los 200.000 euros anuales. Felipe González, por su parte, cobra 126.500 euros anuales de la empresa Gas Natural Fenosa. Y, hasta donde se sabe, ninguno de los dos manifestó voluntad de renunciar a los 80.000 euros que perciben anualmente del Estado en su condición de ex Presidentes del Gobierno de España. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(6) enero 2011

Del Estatut de Cataluña al orgullo de ser asturianos

Por Luis Arias

“Y ellos, los bárbaros, que aparecen encasillados y formando bandas, hordas o montoneras, no tienen en realidad verdadera disciplina, pues no es la del rebaño. En cuanto desaparece el guión o la enseña, la banda se desbanda; en cuanto desaparece el mandón, se desmanda. La íntima y profunda indisciplina, el atomismo social, la anarquía presuponen el cacique. Y una de las cosas que más hieren a los bárbaros es que haya quien rehúse y rechace cacicatos de toda clase, que implican siempre una especie de matonería. (Unamuno)

¿Quién no recuerda aquel editorial conjunto de doce diarios catalanes apelando a la dignidad de su tierra, en vísperas de la proclamación de una sentencia que tanto se hizo esperar sobre el Estatuto de 2006? Se consideraba que estaba en juego la dignidad de un pueblo al que se le había convocado a las urnas para que se pronunciase sobre un Estatuto que había sido aprobado por los parlamentos de Cataluña y España y que se temía que fuese en gran parte invalidado por un Tribunal Constitucional que había estado aplazando más de lo razonable su sentencia. Sin embargo, la dignidad de Cataluña no sólo sufría menoscabo por aquello, sino también por el hecho de que habían estallado mayúsculos escándalos de corrupción como el del Palau, entre otros, cuyas salpicaduras abochornan a cualquiera. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(3) enero 2011

Galimatías astur

Por Luis Arias

“Sea por condiciones de raza, o por atraso de la cultura, ello es que en esta España de nuestros pecados sólo triunfan los extremosos y los simplistas”. (Clarín)

El guión se cumplió. En esta tierra, los partidos nunca acogieron de buen grado a aquellos mentores suyos que en su momento dieron el salto a la política nacional. Los casos de Fernando Morán y Gerardo Iglesias así lo atestiguan. Y ahora le tocó a Cascos, con una salvedad nada baladí: buena parte de los dirigentes políticos astures que a partir del verano le mostraron su rechazo más contundente son los herederos que él dejó aquí tras la ruptura con Marqués. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Opinión Comentarios(5) enero 2011

Prejubilado de lujo

Por Luis Arias

Cuando pintan bastos para pensionistas y asalariados, cuando hay un empeño inequívoco por parte del Gobierno en retrasar la edad de jubilación, cuando se pone en entredicho la legalidad de ciertos nombramientos de confianza en la Administración autonómica, irrumpe en nuestra actualidad política el señor Marroquín, presentando su dimisión al frente del IDEPA, uno de los cargos mejor pagados de Asturias, para prejubilarse en Hunosa. El «acontecimiento Marroquín» pone de relieve que la mal llamada «clase política» actúa como una casta privilegiada que no sólo no resuelve los problemas de la ciudadanía, sino que ni tan siquiera se molesta en aparentar respeto hacia los que dicen representar.

El señor Marroquín, en su momento, se negó a declarar públicamente su sueldo; hablamos del marido de la señora Sainz, la que se esforzó con denuedo -y con indisimulables problemas con el idioma- para que su adversario político, Gabino de Lorenzo, hiciese público su patrimonio. O sea, Montescos y Capuletos.

Categoría: Opinión Comentarios(4) enero 2011

« Previous Entries Next Entries »