Desde la otra orilla

Por Luis Arias

Abril se despide con aguaceros tan breves como intensos que se van alternando con claros luminosos. Es tiempo de hermosos contrastes. Hay un momento de la tarde en que el cielo se despeja y el sol se extiende por todos los rincones, hasta los más sombríos. Hay un momento en que el olor a tierra mojada al lado del río es otro regalo para los sentidos. Hay un momento en que los manzanos floridos lucen un vigor y una belleza verdaderamente proverbiales. Hay un momento que es obligado disfrutar caminando. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(2) mayo 2008

Capitalidad praviana

Por Luis Arias

Gabino de Lorenzo, tras la derrota electoral de marzo, aprieta aún más su agarrotado discurso localista. A resultas de ello, está servida la polémica estéril acerca de la inclusión de la capitalidad de Oviedo en el nuevo Estatuto de Autonomía que, en teoría, se va a elaborar. Figure de una forma u otra, nadie discutirá en serio acerca de ese asunto. Distinta cosa es que no parece inapropiado en modo alguno que se descentralicen algunos servicios, para mayor comodidad del ciudadano, en localidades que siguen estando muy distantes del centro de Asturias. Distinta cosa sería que tal cosa lleve acarreado dinero, asunto sobre el que habría mucho que dilucidar llegado el caso. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(3) abril 2008

Hay un largo camino a Grao

Por Luis Arias

En su momento, ya don Álvaro Flórez-Estrada, acaso el somedano más ilustre de los muchos preclaros personajes nacidos en este concejo, marcó la pauta fijando por un tiempo de su vida su residencia en Grao. Y es que tanto para el bajo Narcea como para Belmonte y Somiedo, las villas de referencia, más allá de sus municipios, son Grao, Salas y Pravia. Así, a día de hoy, los pocos alumnos de Secundaria empadronados en esos concejos acuden en su mayoría a los institutos de Grao y de Salas. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(4) abril 2008

Carta abierta a Jesús Arango

Por Luis Arias

Es que de ordinario el presente nos lastima… Examine cada cual sus pensamientos y los encontrará completamente ocupados en el pasado y en el porvenir… El presente jamás es nuestro fin: el pasado y el presente son nuestros medios, sólo el porvenir es nuestro fin. Así, jamás viviremos, sino esperamos vivir.

Pascal

Te llaman porvenir / porque no vienes nunca. / Te llaman: porvenir, / y esperan que tú llegues / como un animal manso / a comer en su mano. / Pero tú permaneces/ más allá de las horas,/ agazapado no se sabe dónde. / …Mañana! / Y mañana será otro día tranquilo / un día como hoy, jueves o martes, / cualquier cosa y no eso / que esperamos aún, todavía, siempre.

Ángel González

Desde el bajo Narcea, don Jesús. En tardes como ésta, grises y lluviosas, el paisaje primaveral se comporta como una mujer que, sabiéndose poseedora de un cuerpo de ensueño, de repente y, por motivos que jamás se nos alcanzan, decide soterrar sus encantos. Los muchos árboles que ya están en flor se diluyen en esta exangüe luz que atempera su belleza. Las distintas tonalidades de verde se resguardan bajo una niebla envolvente. El río atenúa su tono azul, que siempre ambiciona profundidad, y, de lejos, cuando establece acuerdos con el viento, se deja oír con fiereza. Acaso Dios no juegue a los dados, pero estos rincones de Asturias se regodean con sus consuetudinarios enredos al escondite embozados en lo gris. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(7) marzo 2008

Cuando el salmón es leyenda

Por Luis Arias

Hubo un tiempo en que la modernidad y el progreso en Asturias entraban, como los salmones, río arriba. Estoy hablando de aquellos indianos con sus proyectos innovadores, construyendo escuelas y potenciando en nuestras principales ciudades mejores condiciones de vida. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(7) marzo 2008

Y entonces llegó Aznarín

Por Luis Arias

El alcalde moscón, Antonio Rey, como primer telonero. No estuvo brillante. Sarta de tópicos y una queja en torno a cómo fue tratado en la reciente inauguración de la variante de Grao, donde no se le dio el uso de la palabra. Lo malo es que tendría que haberla tomado antes, protestando por un retraso en cuya casuística pesó más la agenda de la Ministra que el bienestar del pueblo soberano. Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(6) febrero 2008

Del Narcea al Nalón

Por Luis Arias

Lo tengo escrito: la metáfora más perfecta que conozco de lo que pudo haber sido y no fue es lo que queda de aquellas obras ferroviarias que tenían la intención de comunicar Cangas del Narcea con San Esteban de Pravia. Esto puede ser contemplado en el trayecto de la llamada Ruta del Salmón, entre Lanio y Cornellana. Túneles y hormigón como testigos de algo que nunca llegó a hacerse. No se trata ya de descargar lamentos por una de las muchas oportunidades malogradas, sino de incidir en un problema presente.
Lo que el Narcea y el Nalón determinaron unir sigue sin vertebrarse en lo que al transporte público se refiere. Ello supone, para las gentes que habitan estas localidades, estar incomunicados con respecto a Avilés, ciudad que siempre estuvo llamada a ser la capital de referencia del occidente asturiano. Alguna vez recordé que Palacio Valdés se refirió en sus memorias al llamado «jamón de Avilés», que, en realidad, era el de Tineo, pero que se comercializaba en la villa, donde tantas vivencias consignó el novelista asturiano.
Seguro que se puede argüir aquello de la rentabilidad, máxime con el bajón demográfico, que en estas comarcas sigue yendo a más. Ante semejante argumentario, me atrevería a sugerir que lo que falta, sobre todo, es voluntad política. Podría aprovecharse el transporte escolar, que lo hay entre Cornellana y Pravia. A ello habría que añadir que si las villas asturianas son, como editorializaba este periódico el pasado domingo, un potencial considerable, ello podría verse incrementado y favorecido con unos servicios de transporte que siempre abrirían posibilidades, sobre todo pensando en una población, cada vez más envejecida, que no siempre está en condiciones de desplazarse conduciendo un vehículo.
Lo que los ríos decidieron unir no lo deben separar las políticas insensibles que no reparan en las necesidades de las gentes del campo, que llevan demasiado tiempo soportando una mengua inconmensurable en sus derechos con respecto a aquellos que disfrutan quienes habitan en los núcleos de población más «importantes».

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(2) febrero 2008

Territorio

Por Luis Arias

Hay una luz más que gozosa tan pronto rompe la amanecida. No resplandece, no deslumbra. Tampoco ciega, ni siquiera obnubila. Vendría a ser un destello apenas perceptible. Es el río que despierta. Es el Narcea al saberse visible. Es el principal reclamo de estas vegas y valles, también en lo estético.

Hay tardes que dejan al irse una ambición de claridad que no cesa, potenciando que tras el crepúsculo, en plena noche, puedan ser vistas tan distintas montañas en formas y tamaños que configuran un singular mosaico cuya contemplación puede dar paso a emociones estéticas verdaderamente irrenunciables.

Hay, en estos parajes del bajo Narcea y del bajo Nalón, tesoros paisajísticos que están ahí para ser protegidos. Por eso no puedo no suscribir el contenido de la carta que publica en este periódico don José Luis Suárez Rodríguez dando la voz de alarma en torno al destrozo que pueden causar los parques eólicos si prosigue la tendencia a ocupar la mayor parte de nuestras sierras con ellos. Por eso, cuando se habla de suelo industrial, espero que se tenga una sensibilidad mínima para no poner en peligro un río como el Narcea. Por eso, algo que en principio parece una buena noticia, es decir, que los ayuntamientos asturianos puedan incrementar sus ingresos por instalaciones de este tipo, amenaza con volverse inquietante si lo que prima es el afán recaudatorio.

Territorio. Territorio salense y praviano. Bajo Narcea y bajo Nalón. Quienes están encargados temporalmente de administrarlos conviene que no pierdan de vista que no tienen derecho a poner en riesgo una herencia de siglos que es de todos.

Son pocas las cosas que harían remover huesos en las tumbas y que, a día de hoy, tienen capacidad para alterar altamente la epidermis. Ésta es una de ellas. Acaso la principal.

Volvemos de nuevo a la voluntad de una geografía y a la geografía de una voluntad, a aquello que la memoria colectiva decidió consagrar. Unamuno lo llamó la intrahistoria. No lo destrocen. No nos destrocen. No somos ni queremos la escombrera de la ciudad astur. No somos ni queremos ser el pedrero de las grandes obras. No nos destripen las montañas. No nos coronen con parques eólicos todas y cada una de nuestras sierras. No nos conviertan el Narcea en el Nora.

Gracias.

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(6) febrero 2008

Mimosas

Por Luis Arias

Esta tarde, poco antes de la oscurecida, me senté frente a ella. Entre la mimosa y yo, el Narcea y la carretera. Pude verla en todo su esplendor. La guarnecían dos farolas aún apagadas. Yo tenía tras de mí álamos. Se erguía la mimosa sobre una linde entre dos prados escalonadamente cuestos. Por eso, ambicionaba un equilibrio imposible. Por encima del florido arbusto, algunos manzanos desnudos. Mucho más arriba, en lo alto del monte, castaños aún violáceos, también ellos en paciente espera.
Acaso estemos hablando de las primeras flores de la primavera; o, más bien, de su anticipo paisajístico más llamativo. Son por eso las mimosas un auténtico agasajo para la vista. Sobre un verde que aún no empezó a crecer, con árboles a su alrededor que todavía están sin hojas, estos arbustos escenifican la precocidad. Anteriores a las camelias, siendo las connotaciones de estas últimas mucho más literarias y pasionales.
Mimosas que no parecen predestinadas a los jarrones, ni tampoco son fácilmente acomodables en los ojales de una dama literaria. Mimosas, solitarias y, por eso mismo, abnegadas. Son un desafío para el invierno y una promesa primaveral. Acaso el primer guiño de una estación que aún está por llegar, su primera apuesta por imponerse.

Al verla esta tarde, anormalmente cálida, pensé en las camelias rojas, que darán un colorido mucho más intenso. Ellas, las mimosas, son, nada menos, que un alivio paisajístico. Haber reparado en ella fue un placer sin estridencias. Un atisbo inconfundible que anuncia las vísperas del himno a la alegría que es la primavera.

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(3) febrero 2008

Esperando a Maleni

Por Luis Arias

Señora ministra, Grao en particular y el occidente de Asturias en general, la esperamos ansiosos. Nos urge su presencia para inaugurar la variante de la villa moscona. Se había hablado de que estaría en servicio para últimos de enero. Si la «mnemoteca» particular no me falla, para el día 23. Pero una mañana leemos en la prensa que usted vendría por estos lares el 6 de febrero. Así, recogería un premio en Cudillero y, ya puestos, se hará la foto en Grao cortando la correspondiente cintita en esa misma fecha. ¡Ay! Leer el resto de la entrada »

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(8) febrero 2008

« Previous Entries Next Entries »