Mitología salense

Por Luis Arias

Son 813 los mitos que Lévi-Strauss analiza en Mitológicas. En Salas, seguro que no encontramos tantos, aunque sí parece haber entusiastas divulgadores de la materia. Otro libro, Mitologías, de Barthes, hizo que definieran a su autor como «el descifrador de los mitos». En este concejo, es fácil descifrar que la memoria colectiva da cuenta de tentativas fallidas, como el proyecto ferroviario que comunicaría por tren todo el corredor del Narcea hasta San Esteban de Pravia.
No sólo se retrasan las obras, sino que además parte del patrimonio histórico-artístico salense sufre un abandono no menor que el de las infraestructuras; un claro ejemplo es el estado que presenta el Monasterio de Cornellana. Añadamos que la mayoría de los pueblos ribereños del Narcea están sin saneamiento y sin fecha de comienzo de obras. De poco sirve que se pontifique con alegorías de caleya sobre la delicada situación que sufre el mundo cuando aquí las obras de infraestructuras están paralizadas y cuando el patrimonio artístico y medioambiental no viven su mejor momento.

Categoría: Bajo Narcea Comentarios(3) diciembre 2010

3 Respuestas a “Mitología salense”

  1. Gertrudis Says:

    No sé a quién se refiere con lo de las alegorías de caleya, pero imagino que se trata de un politiquillo de pacotilla que juega a ser intelectual.
    Mejor estaban haciendo política para combatir lo problemas. Pero eso sería mucho pedir.

  2. Jablaca Says:

    -Leido Don Luis: Estuve intentando estirar su comentario, me resultó corto, pero me conformo; lo bueno si breve… – Gracias por su correo. A seguir por esas bonitas orillas del Narcea.

  3. Selene3000 Says:

    Poco es lo que miran por la casa los políticos cuando no tienen una presión constante por parte de la población. Es una lástima que lo dejen todo abandonado o medio hacer a la buena de Dios: Carreteras y el colosal monasterio da pena mirarlo(guapetón y sólido como ye, podría ofrecer servicios multiples a la gente del pueblo y de fuera).
    Cuando visito esa zona, que me gusta mucho, me entra una rabía: Las impresionanaes columnas de la autopista desangeladas, tramos medio sí, medio no y ríos bulliciosos y alegres sin sanear.
    ¡Qué lástima, que poco se valora lo que se tiene!
    Si hay algo que decidan hacer, contad conmigo. No soy de esa parte pero toda Asturias es una undidad que adoro.

Escribir comentario