Reconversión política

Por Luis Arias

Si los políticos se aplicasen a sí mismos el discurso que tanto se esgrime, es decir, si hubiera que juzgarlos a tenor de los resultados que vienen cosechando, deberían plantearse su retirada, especialmente en el mundo rural, al que se le viene encima un bajón demográfico tremebundo. Porque no fueron capaces ni de conservar la sociedad que había, ni de mejorarla, ni, mucho menos, de transformarla: el horizonte que se atisba no está muy lejos de la desaparición. Ése es el dudoso honor que les cabe, mientras siguen ahí enrocados en sus prebendas.

Todas las administraciones juntas no fueron capaces de frenar la caída en picado demográfica en el mundo rural asturiano. Se pone de manifiesto, por tanto, el fracaso de unas políticas que vinieron teniendo responsables con nombres y apellidos. ¿Qué tal si se preguntasen sobre la pertinencia de reconvertirse ellos, tras haber llevado a cabo tantas reconversiones que afectaron, afectan y afectarán a otros? ¡Ay!

Categoría: Opinión Comentarios(4) octubre 2010

4 Respuestas a “Reconversión política”

  1. xosé Says:

    ¡Lo que nos iba a prestar que pagaran sus estropicios viéndolos camino de sus casas y de las colas del INEM!

  2. Veigueña Says:

    Con sus politiqueos, se colcaron ellos, sus familias y sus amigotes, y se fueron cerrando ganaderías y empresas pequeñas.
    Estoy de acuerdo con la urgencia de una reconversión de los políticos. Gracias por decirlo con tanta claridad.

  3. Selene3000 Says:

    Para echarse a temblar, cierto.
    Si tomaran conciencia del daño que han hecho en la manera tan ligera que han tendido en su proceder, al menos cabría la esperanza de un intento de cambio y regeneración. Pero me temo que son gentes sin demasiados escrúpulos.
    Como dice Xosé, me gustaría verlos viviendo en nichos de veinte metros cuadros, haciendo cola en el paro y conformandose con la comida barata y calórica de las ofertas.

  4. Balbino Says:

    Para correrlos a tomatazos, Selene. Cuando no les queden ciudadanos a los que expoliar por no haber sido capaces de evitar el despoblamiento, a ver qué les queda, más que sonrojo y fracaso.

Escribir comentario