La Asturias de charanga y pandereta

Por Luis Arias

“Mi noble patria se hace cada vez más estúpida. La Estupidez general influye sobre los individuos. Poco a poco, cada uno se va poniendo a la altura de los demás“. (De una carta de Flaubert a Turgueniev).

El paso de la megalomanía de Girón de Velasco a una especie de Kremlin hecho a la medida de la disidencia de Perlora. El imprevisto lance que hizo que de repente se abandonase la apuesta por una exquisita programación con “performances” para no se sabe qué inmensa minoría, tornándose tan elitista afán en un populismo de rumba. ¿Acaso era ésta la despedida que podía esperarse de don Vicente y su politburó cultural, convirtiendo su bienamada Laboral en un enclave para lo populachero, y, por si ello fuera poco, programando, otrosí, el último día de Asturias del arecismo con el guión de la charanga y la pandereta?

¿O es que aquí de lo que se trata es de enaltecer la estética del vino peleón, del chorizo grasiento y de la música más chabacana? Porque no estamos hablando tan sólo del sorprendente vuelco en la Laboral llevado a cabo por los privilegiados cerebros de nuestras autoridades culturales, sino que además el día de Asturias contará con una agenda muy similar. Por soleares, se arranca el arecismo en su despedida.

¿Quién lo diría?

De todo este casposo asunto, lo más inquietante de todo es, para mí, la programación que se hizo para el día de Asturias. Este partido que en nuestra tierra es también un régimen, que se reclama tan cosmopolita, que tan reticente se vino mostrando en todo momento con respecto a la cultura asturiana, sobre todo en lo que toca a su lengua, se arranca, como hemos dicho, por soleares. Claro, es mucho más universal todo lo que rodea a doña Isabel Pantoja que cualquier expresión de asturianismo. Lo nuestro es aldeano, cateto, alicortado, mientras que la oferta del señor Moreno no sitúa en la vanguardia cultural del universo. ¡Toma ya!

¿Cómo es posible que esta sociedad tolere semejante tomadura de pelo, soporte un despilfarro tan tremendo? ¿En qué podrá estar pensando el candidato socialista, don Javier Fernández, del que nos consta su escasa debilidad por el asturianismo? ¿Acudirá a los conciertos de doña Isabel Pantoja? ¿Y don Ovidio? En un arranque de espontaneidad, ¿le pedirá a la tonadillera un autógrafo en tan señalado día en la villa riosellana? ¿Y se vestirá para la ocasión doña Mercedes Álvarez, cuya trayectoria académica en la filosofía es tan deslumbrante? ¡Ay!

La pregunta que hay que hacerse no es sólo si la Laboral era esto, sino también si entre nuestros políticos hay alguien que tenga en su cabeza alguna idea de lo que es la política cultural que debe seguirse en Asturias.

De modo que aquí no sólo es Gabino, con su majeza y ramplonería, el único que apuesta por la brocha gorda, pues hasta las más divinas huestes culturales del arecismo deciden, por lo que parece, imitarlo.

¿Qué quedará de la política cultural del arecismo, que no sea la tropelía contra Pepe el Ferreiro, que no sea su suntuoso despacho en la Laboral, que no sea su acuerdo con el señor Moreno para divertir al personal?

La Asturias de charanga y pandereta, con los Morancos de pregoneros en Oviedo y con la Pantoja como acontecimiento estrella de las fiestas llariegas. La Asturias de charanga y pandereta, cuya izquierda transformadora gobernante ni siquiera se decidió en ningún momento hacer del 25 de mayo la conmemoración cívica que parecería obligada a poco que se conozca la envergadura histórica de sus protagonistas, empezando por don Álvaro Flórez Estrada.

La Asturias importadora de charanga y pandereta es la que emerge en la solemne despedida de un arecismo que nos ha venido gobernando en los últimos once años.

Divina izquierda que mora en Cabueñes, divina izquierda que va de feria en feria y de salón en salón, regalando cada año la imprescindible perla cultivada. Divina izquierda que no tiene empacho alguno es justificar lo que sea menester. ¿Acaso hacen falta tantos despachos y tantos altos cargos para poner en manos del señor Moreno el ocio de la ciudadanía astur? ¡Venga ya, señores, venga ya!

Faralaes, castañuelas, coplas que entonan lastimeros lamentos, el machadiano mañana efímero cerrando el verano astur. ¿Qué podremos pensar –insisto- de nuestra divina izquierda cuando los veamos de palmeros de estos espectáculos con que deleitan al pueblo soberano? ¿Recordarán acaso sus liturgias de mecheros encendidos cuando Serrat cantaba la saeta machadiana? ¿Tornarán a su portentosa imaginación acordes de inolvidables canciones, que en su momento fueron himnos, que cantaban, entre otros, Llach, Aute y Raimon?

Divina izquierda astur, por soleares, por celestiales, sin un Currito el palmo que nos estremezca y nos vuelva tiernos. ¿En qué quedó la educación sentimental de estos cráneos privilegiados que diría el personaje valleinclanesco?

Categoría: Opinión Comentarios(9) agosto 2010

9 Respuestas a “La Asturias de charanga y pandereta”

  1. Aquiles Says:

    Doña Mercedes haciendo de rociera mayor del arecismo; don Vicente sudando mientras palmea, Gabino, de majo de zarzuela.
    ¿Seguimos?

  2. T. Vega Says:

    Creí que yo era el único pirado en esta Asturias trapacera de morenos y pantojos. Pero que respiro, ya veo que Flaubert, y Arias, y espero que algún otro, me acompañan.
    ¡Aire! ¡Aire fresco,señor Arias! Muchas gracias.

  3. Xicu Says:

    Es de los artículos más inspirados y oportunos que leí en los últimos meses. Gracias por su claridad, don Luis.

  4. Ramón Says:

    Ya le vale al señor León, con sus divinos aires metafísicos, defendiendo ahora una Laboral para todos los públicos, cuando la única forma que encuentran de llenar aquello es acudiendo al repertorio del señor Moreno.
    Ya les vale, ya.

  5. Ulises Says:

    Haber pasado del covadonguismo más casposo en tiempos de la dictadura a estar gobernados por unos “rojos” que contratan a la Pantoja para el día de Asturias, como poco, es grotesco.

  6. Elena Says:

    Te agradezco mucho tu claridad poniendo en su sitio a esta pandilla de jefecillos que convierten el día de Asturias en una pachangada.

  7. arto Says:

    Luis. A PESAR DE NO COMPARTIR COMENTARIO SOBRE TUS CLARIDADES, NO PIENSES QUE NO ESTOY AL TANTO DE TUS INQUIETUDES DESDE: A ORILLAS DEL NARCEA.NO TE QUEPA DUDA ALGUNA,DE MI FIDELIDAD Y SOLIDARIDAD CON TUS PENSAMIENTOS EN ALTA VOZ, LO QUE ME OCURRE, ES QUE CADA VEZ SE ME ROMPE EL ALMA,AL VER COMO LA IZQUIERDA DONDE LUCHÉ,PEGUÉ CARTELES, DÍ LA CARA, NUNCA ME ESCONDÍ,PARTICIPÉ EN ASOCIACIÓN DE VECINOS,ETC. ETC.NO HAYA SATISFECHO MI GRANO DE ARENA, EN EL GRANERO POR UNA SOCIEDAD MAS JUSTA, POR CULPA DE ESTOS “PESEBREROS”, MAL LLAMADOS DE IZQUIERDAS.ESTOS QUE ANTES DECIAN QUE EL PODER CORROMPE, AHORA SEAN ELLOS, LOS CORROMPIDOS PALMEROS, ESO SÍ, POR LA POLTRONA RUMBERA DE ESTA ASTURIAS SOBRADA DE FALSOS ASTURES Y CABEZA DE SERRÍN.UN ABRAZO LUÍS.

  8. Eduardo Says:

    Me sorprende que se sorprenda, si tenemos que escoger entre poder mantener en una época de crisis, la estructura de administración paralela con empresas como RECREA (reces) o potenciar lo que entendemos como cultura de la buena, que a no mucha gente le gusta ver, elegimos mantener a los amigos en el puesto, que Moreno será cutre pero no tonto y va a producir para llenar la Laboral de gente (que no cobre por ir, sino que pague).
    Creo que a lo largo de la historia los momentos de esplendor cultural van aparejados a esplendor económico y educativo, si estamos cada vez menos educados y somos cada vez más pobres, no nos interesa demasiado las propuestas estéticas del costumbrismo afgano de la nueva era…
    Ánimo.

  9. Laboralona Says:

    Todos los esplendores que usted quiera, don Eduardo, pero lo de la Laboral es un despilfarro y un capricho del arecismo, sea con espectáculos de élite, que no son tales, sea con la programación populachera de la mano del señor Moreno.

Escribir comentario