Ovidio Sánchez en Villayón

Por Luis Arias

“Odio todo lo que huele a partido, a escuela o a secta, porque nunca he podido persuadirme que no sea un necio el hombre que profesa íntegras todas las doctrinas de un partido, secta o escuela y rechaza las demás” (Unamuno)

Hay que ver cuánto viaja el líder del PP asturiano! Cuando se hizo público el comunicado de Gabino de Lorenzo y otros dirigentes conservadores llariegos contra Cascos, don Ovidio andaba por Tierra Santa. Ya de regreso, se mostró solidario con el escrito. Y hoy en Villayón declara lo extraordinario que es su trato con Rajoy y compañía. ¡Qué alegrón no da!

Lo cierto es que no entiendo a don Ovidio. La prensa se hizo eco en su momento de que nuestro líder astur le había pedido al máximo dirigente del PP que el señor Álvarez- Cascos fuera el candidato de su partido al Gobierno de Asturias. Y, a los pocos días de publicarse el comunicado rechazando la “hipotética” candidatura de Cascos, suscribe esos planteamientos de sus compañeros. Pregunta ingenua donde las

haya: ¿Podemos estar seguros de que en verdad le dijo eso a don Mariano? ¿Es de recibo que se emita un comunicado de ese calibre en ausencia de su Presidente? ¿No se da cuenta don Ovidio Sánchez de que todo ello pone de relieve su falta de autoridad en el partido? ¿No se da cuenta don Ovidio de que todo parece indicar que no se cuenta con él?

En los tiempos que corren, sería ingenuo recordar a los políticos aquello que estableció Kant sobre el uso público de la razón privada.

Es decir, tras haber hecho pública su disposición favorable a la candidatura de Cascos, acaso tendría que explicar qué le mueve ahora a todo lo contrario. No hablamos de conversaciones privadas en el seno de un partido, sino de actuaciones públicas de las que dio noticia la prensa.

Y, por otra parte, ir a Villayón a declarar las magníficas relaciones que tiene con la cúpula de su partido, en el mejor de los casos, suena a rechifla.

Lo primero que uno se pregunta es cómo se puede explicar que diga que está tan altamente considerado en su formación política, y que eso no haya impedido que en su momento se le excluyese la lista del PP al Parlamento europeo, cuando, según parece, se trataba de uno de sus principales anhelos.

Para ninguna formación política es bueno tener un líder al que no se le respeta lo necesario, y éste es, sin duda, el caso que nos ocupa.

¿O es que aquí nadie recuerda las tomaduras de pelo de las que fue objeto por parte de Gabino con las misivas que le envió en su llariego de sainete, por no decir de diglosia? ¿O es que se puede considerar normal que se el comunicado de marras se haya hecho público sin que don Ovidio presidiera la reunión, o estuviese al frente de los contactos que se llevaron a cabo para plasmar en un papel el rechazo a Cascos?

Porque, miren ustedes, el problema de este señor no sólo consiste en haber perdido tres elecciones, sino también en la desconsideración en que se le tiene.

Ovidio Sánchez en Villayón. Con los problemas que sufre esta tierra, y, en particular, el occidente, en una situación de normalidad, el interés informativo estaría en conocer el proyecto del partido conservador para estas comarcas ante la presente coyuntura. Sin embargo, dadas las circunstancias, la noticia es el culebrón acerca de la próxima candidatura del PP, así como el cúmulo de contradicciones en las que incurre este señor, algo que tampoco beneficia en modo alguno a la vida democrática de nuestra tierra. Porque, a estas alturas, no vendría mal que la sociedad asturiana tuviera conocimiento de los candidatos y, sobre todo, de sus proyectos.

Bien sabemos que no es el caso. Y lo peor de todo es que un dirigente político se vea obligado a manifestar lo bien considerado que está entre sus mandamases madrileños. Porque, perdón por la obviedad, si no hubiese dudas sobre el particular, nadie le preguntaría a ese respecto.

Lo único que se puede sacar en claro de todo este embrollo, y no resulta muy alentador, es el espectáculo de unas divisiones internas que no resultan muy favorables para la vida pública.

Ignoro cuánto tiempo puede durar este ferial. Pero es poco edificante imaginarse a don Ovidio teniendo que pronunciarse sobre el misterio de una candidatura a la que avaló en principio y a la que rechazó después, tras haberse pronunciado unos cuantos compañeros de su partido.

Y, en cualquier caso, se diría que, salvo sorpresas, lo que tiene por delante Ovidio Sánchez son pasos a dar que pueden ir incrementando su desprestigio.

Fíjense ustedes: Si es verdad que propuso la candidatura de Cascos a Rajoy, no parece que, hasta el momento, don Mariano le haya hecho mucho caso. El haber dado un cambiazo tan grande, tampoco le otorga mucha credibilidad. Y si, como parece, lo que dice y lo que se desdice apenas cuenta en los grandes ámbitos de decisión de su partido, el cuadro se completa.

No sólo estamos hablando de un político que perdió elecciones, sino también de un dirigente sin autoridad en su propio partido, que necesita insistir en lo bien relacionado que está.

Ovidio Sánchez en Villayón, contradiciéndose, poniendo de relieve una decrepitud política que no resulta nada envidiable.

¿Se merece la sociedad asturiana que un partido político que representa casi a la mitad del electorado se conduzca de esta guisa?

8 Respuestas a “Ovidio Sánchez en Villayón”

  1. Trasgu-Pravia Says:

    D.Luis,su ariculo solo tiene, para mi, una calificacion: MAGNIFICO.
    Trata usted con, brillantez y elegancia, un tema que no hay por donde cojerlo.Mi emhorabuena por su brillante articulo. Me gustara leer los comentarios de los peperos asturianos.
    Reciba un cordial saludo.

  2. Llóndriga del Narcea Says:

    De modo que el artículo es magnífico porque resulta demoledor con la deriva de Ovidio Sánchez. Si fuera contra Areces, ¿diría lo mismo el comentarista que dice estar afincado en Pravia?

  3. Trasgu-Pravia Says:

    Exactamente lo mismo pensaria, señor Llóndriga,perdon,señor del PP.
    Veo en falta comentarios a este excelente analisis politico del señor Aguelles.¿Sera que todos los que suelen escribir aqui son del PP?. ¿ o sera que con la terrible crisis que tanto critican se han ido todos de vacaciones al Caribe?. País ,bendito país.

  4. Manolo Urquiola Says:

    Su lógica es aplastante, don Luis, pero sospecho que le faltan algunas claves acerca de intereses que hay aquí en juego que sólo se conocen descendiendo a una caverna de la que está usted muy alejado.

  5. Teófilo Says:

    La pena de Ovidio es que se irá de la política haciendo el ridículo.

  6. Sixto Says:

    Me ha gustado mucho este articulo suyo porque sus argumentos son impecables. Como dice Teófilo, no sería tan difícil que Ovidio Sánchez no hiciese un ridículo tan espantoso.

  7. Xicu Says:

    Una cosa es que Ovidio esté encantado con su estatus de jefe de la oposición, que parece que lo está, y otra muy diferente es entender que el PP en Asturias juegue a perder.
    Eso no hay quien se lo explique.

  8. Marga Says:

    Algo me dice que Cascos no se presentará, o más bien que no le dejarán presentarse y que los actuales dirigentes del PP asturiano seguirán en sus poltronas. A don Ovidio le cabrá el dudoso honor de fomentar la abstención y el desencanto.

Escribir comentario