Venerado Pablo Iglesias

Por Luis Arias

¬ęPablo Iglesias era un doctrinario, un hombre con esp√≠ritu de profesor. No s√© si ten√≠a relaciones con los de la Instituci√≥n Libre de Ense√Īanza, pero, quitando algunas violencias de palabra, obligadas por su posici√≥n de tribuno popular, era muy parecido a ellos¬Ľ. (P√≠o Baroja)

¬ęPablo Iglesias es uno de esos santos laicos; don Francisco Giner es otro, ambos, los europeos m√°ximos de Espa√Īa… La sugesti√≥n que emana de ese hombre inerudito, de ese obrero sin literatura y sin jurisprudencia, que acaso haya le√≠do un solo libro, proviene de que nos parece un hombre traspasado √≠ntegramente por una idea. Pablo Iglesias es todo el socialismo¬Ľ (Ortega)

¬ęTres grupos se nos aparecen de esta nueva casta de espa√Īoles, tres grupos a los que siempre se les deber√° reconocimiento por su rebeld√≠a y por su b√ļsqueda de una m√°s firme y m√°s feliz Espa√Īa; tres grupos de ra√≠z y pretensiones diversas, de resultados y sino distintos, que ahora son muy distinta cosa, pero coincidentes en aquellas d√©cadas en estar en pie de guerra contra la falsa Espa√Īa, contra la m√°scara de la Espa√Īa viviente y verdadera. Son estos tres grupos el Partido Socialista fundado por Pablo Iglesias, la Instituci√≥n Libre de Ense√Īanza y la llamada Generaci√≥n del 98¬Ľ. (Mar√≠a Zambrano)

Gonz√°lez y Zapatero cobijados bajo el enorme retrato de su patriarca Pablo Iglesias. El gran art√≠fice de la Espa√Īa del enriquecimiento r√°pido y el gobernante de los recortes sociales m√°s traum√°ticos de la transici√≥n a esta parte, respectivamente. ¬ŅC√≥mo no preguntarse qu√© pensar√≠a el fundador del PSOE y de la UGT si viese los derroteros que tom√≥ su partido desde el 82 a esta parte, as√≠ como la deriva que sigui√≥ su sindicato desde aquel bochornoso espect√°culo de la PSV, en el que, en el mejor de los casos, no se evit√≥ que muchas familias modestas fueran estafadas por los delirios de un personaje en el que nunca debieron confiar los dirigentes de esta legendaria organizaci√≥n obrera?

No pude evitarlo. Me pareci√≥ estar asistiendo a un espect√°culo donde la impostura era tan grosera como gigantesca. Se dir√≠a que all√≠ posaban unos advenedizos, presumiendo de un ilustre antepasado, al que no s√≥lo no le llegan al tobillo, sino que adem√°s desvirt√ļan y traicionan aquello por lo que m√°s se signific√≥. ¬°Qu√© ejemplo m√°s inequ√≠voco de una grandeza del pasado de la que pretenden vanagloriarse unos legatarios que est√°n a a√Īos luz de aquello! Lo que nunca se le podr√° reprochar a Pablo Iglesias es que hubiera incurrido en incoherencias entre lo que propugnaba y lo que hac√≠a, es en el empe√Īo de luchar por una sociedad m√°s justa. Preg√ļntese el lector si se puede decir algo parecido de don Felipe y de don Jos√© Luis, que pasar√°n a la historia, entre otras cosas, por haber llevado a cabo determinadas pol√≠ticas que la derecha nunca se hubiera atrevido a hacer.

Los tiempos han cambiado mucho desde que el bueno de Pablo Iglesias accediese al Parlamento espa√Īol, tanto que la Espa√Īa de entonces no podr√≠a reconocerse en la actual. Dicha la obligada obviedad, a√Ī√°dase otra: la sociedad de hoy, a pesar de lo mucho que se ha avanzado desde entonces, no podr√≠a calificarse de justa, y hay conquistas sociales y derechos pendientes en los que, en lugar de avanzar, m√°xime estando gobernados por una izquierda emancipadora (ji, ji, ji), lo que nos pasa es que retrocedemos.

Baroja, Ortega y Mar√≠a Zambrano ponen al fundador del PSOE en relaci√≥n con la Instituci√≥n Libre de Ense√Īanza, es decir, se trataba en no peque√Īa parte llevar a cabo el lema de Costa: la despensa y la escuela. Unas condiciones de vida dignas y una emancipaci√≥n mediante el saber. Y es que cuando Pablo Iglesias obtiene un esca√Īo en el Parlamento espa√Īol, la Espa√Īa real de entonces viv√≠a un af√°n pedag√≥gico que iba m√°s all√° de los √°mbitos docentes, llegando a los peri√≥dicos, a los ateneos y a las sedes sindicales.

Creo que es muy importante insistir en esto frente a la Espa√Īa actual en la que el PSOE, desde el felipismo a esta parte, apost√≥ justamente por todo lo contrario: por un sistema de ense√Īanza con el esfuerzo aparcado y alejado de toda ambici√≥n intelectual.

Y es que el PSOE no s√≥lo no lucha por una sociedad m√°s justa. Zapatero, que hasta hace bien poco se erig√≠a en defensor a ultranza de los derechos de los trabajadores y pensionistas, decidi√≥ recortar los sueldos de los funcionarios, congelar las pensiones y anuncia un abaratamiento del despido. Esto, que ya no es muy f√°cil de digerir con todo lo que vino predicando y con la esencia de un partido que se titula de izquierdas, no se queda ah√≠, sino que adem√°s, por mucho que el metaf√≠sico ministro Gabilondo diga afanarse y desvelarse por alcanzar un pacto educativo, no hay voluntad de sacar adelante un sistema de ense√Īanza donde tengan cabida el esfuerzo y la ambici√≥n por aprender, adem√°s de la dignificaci√≥n del oficio de ense√Īar, sino que el esp√≠ritu de la LOGSE sigue ah√≠, al tiempo que la estupidez se fomenta de continuo.

Venerado Pablo Iglesias. En el c√≥nclave estaba tambi√©n el se√Īor Solchaga, de quien Nicol√°s Redondo dijo, seg√ļn se recoge en un libro del periodista Garc√≠a Abadillo: ¬ęAs√≠ se llega a los planteamientos que hac√≠a Solchaga de que para motivar a los ricos hab√≠a que enriquecerles m√°s y para motivar a los trabajadores hab√≠a que empobrecerles m√°s. ¬ŅHay algo de socialdemocracia en todo esto?¬Ľ.

Y, por otra parte, dada la inconsistencia de Zapatero, dadas sus limitaciones a la hora de argumentar, cada vez se percibe m√°s una especie de a√Īoranza e idealizaci√≥n de Gonz√°lez. No cabe ninguna duda de que como orador el pol√≠tico sevillano es mucho m√°s brillante. Tambi√©n es innegable que se rode√≥ de gente con mayor val√≠a. Ahora bien, conviene no olvidar que estamos hablando de un pol√≠tico bajo cuyo mandato la corrupci√≥n generalizada y el terrorismo de Estado fueron mucho m√°s que an√©cdotas.

Y aunque ello merecería al menos otro artículo, hay que tener en cuenta que González y Zapatero pertenecen a dos generaciones distintas, si bien contiguas, cuyas diferencias ayudarían mucho a interpretar una y otra etapa.

En lo que ambos coinciden es en que distorsionan tanto y tanto la trayectoria de su patriarca que el posado del otro día estremece tanto como indigna.

Categoría: Opini√≥n Comentarios(14) junio 2010

14 Respuestas a “Venerado Pablo Iglesias”

  1. Socialista Says:

    Como socialista le agradezco las citas que seleccion√≥ sobre Pablo Iglesias, tan favorables y respetuosas, con el valor a√Īadido de que ninguna de estas tres personalidades fue socialista.
    Pero la verdad es que en el resto del artículo lo que hace usted es atacar de principio a fin al PSOE.
    Si los progresistas como usted nos tratan as√≠, no s√© de qu√© nos extra√Īamos cuando la derecha nos embiste tanto.
    ¬ŅNo escuentra nada positivo en ning√ļn pol√≠tico socialista actual?
    Yo que usted me lo pensaría.

  2. Barón rojo Says:

    El problema no es llamarse socialista, sino la política que se hace y las ideas que se llevan a cabo. Y nadie se cree que lós Gobiernos de González y Zapatero hayan hecho políticas de izquierdas,

  3. Isabel Says:

    Como docente, te agradezco mucho el enfoque que le das a la figura de Pablo Iglesias, como un hombre vinculado al af√°n pedag√≥gico del la ILE y de la generaci√≥n del 98. Es una forma muy buena de acercarse al personaje y de oponerlo a lo que es la ense√Īanza actual en manos de sus herederos de partido, lo que lo hace m√°s triste y dram√°tico.

  4. Selene3000 Says:

    Para el uno, parece ser que usted conoce lo positivo de los socialistas:
    ¬ŅPor qu√© no nos lo cuenta usted?
    Yo sólo veo en ellos, una colla de mercaderes traperos dispuestos a vender el país. Hasta ahora sólo han demostrado ser fuertes con los débiles y débiles con los fuertes. Lamentable.
    En la fotograf√≠a que sal√≠an los dos se√Īoritos pijos respaldados por el venerable Pablo Iglesias,
    daba rabia mirarla. Era como ver a dos verdugos condenando a un pobre injusto a muerte.
    Menudo favor, le est√°n haciendo al capitalismo liberal

  5. Dra. Rauschii Says:

    Se√Īor Socialista: Me considero liberal, como define usted al autor de este blog, y sin embargo no s√≥lo no encuentro nada positivo en ning√ļn pol√≠tico socialista actual, sino que voy m√°s all√°: No encuentro pr√°cticamente nada positivo en NINGUN pol√≠tico actual de este pais. Puede que me equivoque y que alguno de los que “hacen carrera” pol√≠tica en Espa√Īa est√©n al servicio del pueblo (al fin y al cabo, y mal que les pese, no dejan de ser funcionarios p√ļblicos), pero lo cierto es que transmiten a los de “a pi√©” la sensaci√≥n de que lo √ļnico que buscan y hasta logran es enriquecerse a costa del erario p√ļblico, vamos: toma el dinero y corre.
    Y lo peor, es que los partidarios de uno y otro bando de ladrones siguen defendiendo a los que les roban a manos llenas por el simple hecho de que les gusta m√°s que lo hagan los propios que los contrarios.
    “-Nuestro espa√Īol bosteza.
    ¬ŅEs hambre? ¬ŅSue√Īo? ¬ŅHast√≠o?
    Doctor, ¬Ņtendr√° el est√≥mago vac√≠o?
    -El vac√≠o es m√°s bien en la cabeza.”

  6. Socialista chamuscao Says:

    Al que se declara socialista, le digo lo mismo que Selene y que la doctora. En lugar de meterse con el articulista por criticar que ni González ni Zapatero son coherentes con el legado de Pablo Iglesias, podría preguntarse usted si bastan unas siglas para declararse de izquierdas.
    Y ese vac√≠o de la cabeza es lo m√°s imperdonable, porque es lo que se pretende con la ense√Īanza actual.

  7. Izquierdista de café Says:

    Viendo el primer comentario a este artículo, lo que me sorprende es que algo como el socialismo basado en un análisis racional de la realidad, se convierte también en una cuestión de fe.

  8. Estudiantón Says:

    Este artículo tiene, entre otras utilidades, la de ser una magnífica lección de historia que casi nadie querrá aprender: ni aquellos que prefieren ignorar que la explotación y la miseria existieron y existen; ni aquellos que suplantan ideales en los que nunca creyeron.
    Yo sigo estudiando.

  9. Dama en Vespa Says:

    Cambiaron mucho en muy poco tiempo. No les costó un gran esfuerzo olvidar aquello por lo que decían luchar antes de tomar el poder. Así fueron los dirigentes del gonzalismo. Estos otros los de Zapatero, ya tuvieron que renunciar a mucho menos; o eso parecía; pero resulta que renunciaron a algo tan importante como el respeto a su ciudadanía a la que stán tomando el pelo sin disimulo con tantos vaivenes.

  10. Mnemosina Says:

    Si Pablo Iglesias levantara la cabeza, tras un tiempo largo que se tomaría si esto que ve puede ser real, los echaba a patadas a todos, empezando por González y Zapatero.

  11. Balbino Says:

    Gonz√°lez y Zapatero. El primero, como dice en el art√≠culo, se entusiasm√≥ cuando fue gobernante promoviendo el enriquecimiento r√°pido; el segundo, que hace lo que le mandan los mercaderes europeos, pide a sus seguidores que sean consumistas. ¬ŅQu√© tiene que ver el bueno de Pablo Iglesias con todo esto?

  12. Krausista Says:

    Puede que no lleguemos a tanto como el mundo al revés, pero lo que está sucediendo es muy atípico, cuando menos. Mire, que alguien como usted que no llega a marxista, que no va más allá de liberal (de los de antes) y republicano, como bien dijo la doctora Rauschii en un comentario anterior, sea el que recuerde a los socialistas actuales lo que fue y significó Pablo Iglesias, resulta, como mínimo, chocante.
    O sea, sin ser socialista, está usted a la izquierda de los que tal cosa se proclaman y, de paso, les recuerda lo que las mejores cabezas de su época dijeron del fundador del PSOE.
    ¡Qué tiempos éstos, don Luis!

  13. Elena de Goya Says:

    ¬ŅQui√©n le iba a decir a Pblo Iglesias que, cin a√Īos despu√©s de salir elegido diputado, el partido que fund√≥ iba a defender en ese mismo Parlamento recortes en los derechos sociales y abaratamiento del despido?
    Yo creo que esto sí que es el mundo al revés.

  14. Carmen Says:

    Les diría:

    “Sois socialistas no para amar en silencio a vuestras ideas, ni para recrearos con su grandeza y con el esp√≠ritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes”

    Pablo Iglesias

    Eso reza en la tarjeta de los afiliados al PSOE. Luego est√°n los pol√≠ticos, y la pol√≠tica tiene un mal contagioso, un virus que hace que se olviden de lo que les llev√≥ al sill√≥n, o tal vez no, tal vez el sentarse en el sill√≥n fue su √ļnica motivaci√≥n, porque los que s√≠ aman y propagan sus ideas, no resultan comodos en pol√≠tica, son un estorbo para los que buscan votos no para gobernar por un pa√≠s ni por una idea, su meta es poseer el poder por el poder, y el que molesta o recuerda la aut√©ntica vocaci√≥n de un pol√≠tico, se le invita a dejar el partido, sea el partido que sea, no se admiten cr√≠ticas, lo que importa es el sill√≥n.

Escribir comentario