¿Dónde está Cornellana?

Por Luis Arias

A José Luis Fernández López, por haber sabido hacer belleza de página de sus parajes de infancia, aquí, en Cornellana.

Es perfectamente creíble la anécdota que contaba Pepe el Ferreiro en el artículo que publicó el martes en este periódico cuando refería que una funcionaria de la Consejería de la Cosa (de Cultura, en este caso) había preguntado dónde estaba Salas. Y es que, como me tiene dicho repetidas veces otro asturiano occidental por el que siento gran aprecio, para muchos políticos, Asturias termina en el alto de Buenavista. Lo cierto es que el desconocimiento sobre el occidente astur no es algo superado que remita a tiempos muy pretéritos, pues sigue sucediendo hoy.

Lo cierto es también que, al hablar Pepe el Ferreiro de la oportunidad perdida por no haberse restaurado hace ya tiempo el monasterio de Cornellana, no sólo suscribo de principio a fin lo que plantea, sino que además me estremece presenciar la ruina de ese monasterio, así como la constatación de otras muchas asignaturas pendientes de estos contornos.

Ubíquese el lector por un momento en el monasterio del que venimos hablando y pregúntese qué explicación puede haber para que las obras de restauración, con partidas presupuestarias ya aprobadas, no hayan comenzado aún. Tras la contemplación azoriniana de las ruinas, encamínese río arriba por la llamada ruta del salmón, ruta de leyenda si se tiene en cuenta que el mágico pez que tanto alegró estos parajes parece estar en trance de desaparecer. Pues bien, lo que se va a encontrar es la metáfora perfecta de lo que pudo haber sido y no fue, es decir, los restos de una obra ferroviaria que en su momento, en la posguerra, pretendía transportar el carbón desde Cangas del Narcea a San Esteban de Pravia. La obra nunca llegó a ejecutarse, y lo que sale al encuentro del caminante son los restos de ese proyecto que se quedó en nada.

No es ciertamente poca cosa toparse con un monasterio en ruinas, con un río por el que cada vez suben menos salmones y con esa ruta de lo que pudo haber sido y no fue. En su momento, el profesor José Luis Fernández López escribió un artículo publicado en el suplemento «La Nueva Quintana» de este periódico donde daba cuenta de este paisaje desde un estremecimiento que alcanzó una envidiable belleza de página. Y es que, si en las cercanías de San Esteban de Pravia, se habla de «la ría melancólica», ¿qué decir de estos parajes donde casi todo se quedó en expectativa? No hablamos de restos de antiguos esplendores, sino de huellas de expectativas frustradas, lo que nos hace estremecer hasta los tuétanos.

Obligado es hacerse la pregunta retórica: ¿Dónde está Cornellana? El día en que se termine el enlace del tramo Grao- Doriga, que lleva casi dos años de retraso, para ser fieles a la tradición, esta villa entre dos ríos, nudo de comunicaciones con el interior, la costa y el centro, quedará a muy pocos minutos de Oviedo.

Si bien puede decirse que nunca es tarde, por parodiar un conocido poema de Jorge Guillén, el centro de Asturias tendrá unas bodas tardías con la historia que desamó a diario, con la historia de uno de sus ríos más pródigos en salmones, con el soberbio poderío artístico de su monasterio, con ese itinerario que habla de un proyecto que, de haberse llevado a cabo, hubiese cambiado la vida de estos parajes, dotándolos de un dinamismo que nunca se llegó a disfrutar.

¿Dónde está Cornellana? En una ubicación privilegiada en lo que se refiere también a su paisaje, a la fertilidad de sus tierras. Pero, ¡ay!, las políticas que se vinieron haciendo a lo largo del tiempo se juramentaron para que sus accesos desde el centro de Asturias no estuviesen nunca a la altura de las circunstancias. Y, por si ello fuera poco, la brutal reconversión que se hizo en el campo convirtió en estas vegas en paisajes del abandono tomados por las bardas.

Si hablamos de su comunicación con la costa, desde una perspectiva histórica, muchos son los que podrán recordar aquella infame carretera carbonera entre Cornellana y Pravia, que, según parece, la trazó Sagasta, que, además de jefe de uno de los partidos «turnantes» (con «r») fue también ingeniero de caminos. Así pues, la carretera carbonera y el proyecto ferroviario que se quedó por el camino.

Y si hablamos del centro de Asturias, hasta los inicios del siglo XXI, el acceso a Oviedo por Trubia era, sin duda, el más tercermundista de aquella nacional 634 llamada en su momento a vertebrar Asturias.

El monasterio, la legendaria joya arquitectónica, que, como recordaba Pepe el Ferreiro en su artículo, pudo haber sido sede del Archivo General de Asturias, cuenta con todos los requisitos también para llegar a ser algún día un Parador con un atractivo turístico incuestionable, que, puestos a seguir soñando, tendría, asimismo, el valor añadido de un río Narcea limpio, lleno de truchas, anguilas y salmones con un extraordinario potencial de convocatoria para el visitante. En este caso, el arte, la historia y la naturaleza, parodiando al personaje de Tirso, clamaron al cielo y no los oyó.

Pero no perdamos la esperanza, no nos instalemos en la queja, tenemos que seguir soñando que llegará el momento en que las comunicaciones mejoren de una vez, en que prevalezca el convencimiento de que el futuro pasa, entre otras cosas, por preservar los tesoros artísticos, paisajísticos y naturales. Y en que, en el lugar de doña Belén Fernández, haya una autoridad política que decida hacer los saneamientos en los pueblos ribereños del Narcea.

¿Dónde está Cornellana, amigo José Luis? En un enclave de privilegio en el que la historia se da cita y en el que, algún día, el mapa encargado de recoger lo valioso y genuino dé cuenta de este lugar con el que queremos seguir soñando.

Y viviendo.

Categoría: Bajo Narcea Comentarios(29) marzo 2010

29 Respuestas a “¿Dónde está Cornellana?”

  1. Obona Says:

    ¿Y dónde está Obona? ¿Y dónde está el occidente asturiano? Están todas estas localidades lejos, que es una forma de no estar, de no existir, de no contar con nosotros.
    No sabe cuánto le agradezco su artículo, don Luis.

  2. Katia Says:

    Está camino de Tineo, está en esa tierra de abandono que es el occidente de Asturias, tan reivindicado por ti en tus artículos. Y, sobre todo, está en ti.

  3. llonga Says:

    Cornellana,D.Luis,al igual que toda la ribera desde Pravia a Soto de los Infantes,esta desaparecida o en vias de extincion,por mor de quienes Manolo Linarea,llama mediocres y yo me atreveria a decir que ineptos politicos que nos ha tocado sufrir en esta Asturias nuestra.
    Mire D.Luis,donde habia salmones,truchas,reos y anguilas,ponen Museos de salmon y casa del rio,donde habia grandes plantaciones de tabaco,fabas,arbeyos e incluso naranjos,ponen un museo de lobo en Belmonte y un islote de hormigon en la Rodriga.Todo lo apuntado,certifica la extincion de una de las vegas mas fertiles de Asturias.Mientras,los pocos y envejecidos supervivientes de esta comarca,asistimos impasibles y resignados ,viendo nuestro abandono y el de nuestros pueblos,pese a estar a una escasa media hora del centro de la Region.
    Pueblos si saneamientos,sin transporte publico,sin acceso a las nuevas tecnologias,sin concentraciones parcelarias,sin acceso para vehiculos medianos,si mas infraestructuras que cuatro luces publicas y algun estrecho camino de hormigon,sin ning’un proyecto de futuro etc.
    Sson los logros de nuestros ilustres gobernantes,para fijar poblacion en el medio rurai!

  4. El Curión Says:

    Todo lo que dice Llonga es cierto. Las cosas hasta ahora no se pudieron hacer peor. Pero eso no debe sumirnos en la resignación. Artículos como éste y comentarios como el suyo tienen que servir de algo, al menos para demostrar que no todo es silencio, que no todo son parabienes.
    A mí me duele ves esto abandonado cada fin desemana que vengo, pero no me resigno.

  5. Diáspora praviana Says:

    Cada vez que hablas de aquella vieja carretera, infame, estrecha, polvorienta, no sólo recuerdo la infancia, sino también las pésimas condiciones de vida que tuvimos en nuestras comarcas.
    Está bien que sigas aludiendo a ello, máxime cuando el problema de las infraestructuras está aún sin solucionar.

  6. Muñiz Says:

    Asturias tiene que saber que el occidente existe, y éste también debe mirarse en el espejo del centro, entre otras cosas, para no repetir desmanes.

  7. Maria Teresa Jáñez Says:

    Al leer este artículo, más que la nostalgia de mi tierra, lo que sentí fue rabia e indignación. ¿Cómo pueden abandonar hasta ese extremo un Monasterio como el de Cornellana? ¿Para qué nos sirve el Gobierno autonómico, éste y todos los anteriores?

  8. Encarnación Says:

    Conozco esa ruta, Luis, y, en efecto, plasma, con tremenda desolación, lo que pudo haber sido y no fue. No hace mucho visité Cornellana y vi las ruinas de ese Monasterio, una vergüenza para los que gobiernan y para quienes los elegimos.

  9. Alicia Says:

    Después de haber acabado con todo, con el campo y con la salubridad del río, se hacen la foto el día que sale El Campanu.
    Y nadie les tira tomates. No lo entiendo.

  10. Escolástica Says:

    En un lugar de geografía y la historia de Asturias que resulta ilocalizable para muchos políticos.
    Ahí está Cornellana.

  11. Selene3000 Says:

    Un verdadero despropósito lo que han hecho, me pregunto ¿Qué han hecho, pues, en todos estos años los políticos? De la zona de donde soy yo, el despoblamientos y el abandono del medio son tres cuartos de lo mismo.
    Artículos como estos hacen mucha falta, Sr. Luis
    Toda esa burla me encocora, me encocora.

  12. Observador Says:

    Muy cierto todo lo que usted dice. D. Luis pero, yo me quedo con los trazados de carreteras del siglo XIX. Ahora los trazados son por las fértiles vegas, por donde más daño hacen. Gastan en hacer la carretera y en encauzar los ríos que están al lado, cuando podía ser una sola obra. Ejemplo la Vega de la Rodriga y tantas y tantas.
    El proyecto ferroviario, como siempre de la época de Primo de Rivera, empezado por Franco y paralizado cuando ya había algo más que gasógeno para los camiones.

    La única baza para conservar lo rural son los votos. El que en Asturias haya las demarcaciones occidental y oriental es importantísimo, siempre que se den a valer, concentrando el voto en los menos malos, sin que las ideologías nos distraigan del objetivo común. La demarcación única, nunca.

    Buenos días.

    Pdta.: Por favor D. Luis como siempre arrimando el ascua a su sardina y por tanto devaluando lo realmente importante. Si Sagasta y Cánovas fueron “tunantes”, ¿cómo llamaríamos a sus queridos “proceres” de la 1ª República? ¿Se acuerda del ¡VIVA CARTAGENA!?

  13. Galgueiro Says:

    El Narcea sin salmeones, pero con su casita de colorines. Cuando el pesacodor frustrado termina la jornada sin que ni siquiera le haya picado un solo pez, irá a buscar consuelo a la casita, pensando que se trata de un lugar para el desahogo, y, cuando vea lo que es, puede haber hasta suicidios.

  14. Anita Says:

    Me pregunto si esa casita tendrá música ambiente.

  15. Dulce Galbana Says:

    La ruta que se describe en este artículo es un continuo sendero de melancolías: no sólo las obras que se quedaron en nada, también el abandono de una vegas tan fértiles y la despoblación.

  16. Atos Says:

    Luis, de su hermoso artículo me quedo con la nota esperanzada de su último párrafo. Ya sobramos los pesimistas en este blog. El pueblo ha perdido el 35% de población en sólo 12 años (a lo mejor es un record guiness de esos). Jóvenes (menores de 40, no vayan a pensar) apenas quedan. Los que quedan apenas se notan, salvo para montar rallies tuneaos. Los ancianos asisten pasmados de miedo ante un ayuntamiento que haría bueno al cacique más terrible de la época de Sagasta. La vega de La Rodriga esperando los dos talleres de coche que ajarán para siempre la ruta del salmón.¿Sigo?
    Por eso le agradezco todo el artículo. Destila esperanza. Muchísimas gracias

  17. Atos Says:

    Acabo de leer el “especial” sobre Salas que evacua hoy otro diario asturiano. Apague el blog, don Luis. Ríndase que estamos rodeados. Las fuerzas “vivas” se regocijan de tener el menor paro de España.
    Hay que…
    Si no hay población activa, ni gente en las escuelas, ¿cómo va a haber desempleo?
    Sólo una señora se atreve a apuntarlo. Los demás aplauden con las orejas a la paz bucólica del asilo. Tenemos exactamente lo que nos merecemos, creo que dijo un filósofo de la zona.

  18. Ayalga de Salas Says:

    No tiene desperdicio, señor Atos, el comentario en cuestión. No puede haber paro cuando apenas queda gente en edad laboral. Y que aparecezca el Alcalde como el gran conseguidor de empleo ofende la inteligencia.

  19. Salense Says:

    Eso, sin apenas población activa, ¿cómo va a haber paro? El triunfalismo de esta gente sobrepasa lo imaginable.

  20. Koldin Says:

    Estando de acuerdo con el fondo, no se si estoy de acuerdo con poner la carga de la prueba siempre en el mismo lado. Parte de mi familia, procede de Forcinas (de Arriba) sobre esa “infame carretera” a la que se refiere Luis. La mayor parte de sus miembros, incluida mi bisabuela, acabaron en Cuba (alguno, en Argentina). Y cuando volvieron (los que regresaron), se instalaron en Gijón, Oviedo o Avilés. Es cierto que algunos siguen en Forcinas o en Los Cabos, pero los Canechos estamos repartidos por el mundo. Para muchos de nosotros el Occidente es una referencia sentimental, pero no es suficiente. Seguramente, habrá una parte que se “salve” al convertirse en dormitorio de los grandes centros económicos del Centro (valga la redundancia). Al resto, solo le queda languidecer (y envejecer). El turismo rural y ecológico no fija población, y eso, que en la carretera dichosa, acaban de abrir un hotel maravilloso.
    Lo que no cabe duda es que la mejora de las comunicaciones es la única esperanza para el Occidente y para Asturias, esa Asturias que, desde el XVIII, se empeña en furacar Pajares para llegar a la meseta y seguimos estando lejos (e incomunicados) con la Europa que sale de la crisis. No quieren un AVE por el cantábrico que pondría a un parisino en Cornellana en siete horas y media.

  21. Praviana Says:

    Koldín, de acuerdo en que el turismo rural no basta. De acuerdo también en que hay que mirar hacia Europa. Pero no perdamos de vista que hablamos, sobre todo en estas tierras del bajo Narcea y bajo Nalón de unas vegas fértiles, de un paisaje que todavía no se destrozó, que hay que sacar adelante.

  22. Diáspora praviana Says:

    Koldín, creo, por lo que dieces, que tu familia procede de Forcinas, puede decirse que somos vecinos. Mira, nuestra infancia y adolescencia fue una época de explosión demográfica y casi todos sabíamos entonces que nuestro futuro estaba lejos. Pero ahora las cosas cambiaron: se puede vivir en Pravia o en Cornellana, o en Grao y trabajar en el centro de Asturias. Los que vivimos en ciudades grandes sabemos que las distancias al trabajo son mucho mayores en cuanto al tiempo empleado.
    Vivir en estas comarcas a las que Luis hace referencia en su columna del occidente es un privilegio al que muchos no tienen por qué renunciar, lo que no quita que se exijan derechos como ciudadanos de primera.
    ¿No estás de acuerdo?

  23. Rapigueiro Says:

    Si la política del Gobierno autonómico para el occidente consiste primero en despoblarlo, segundo, en abandonar su patrimonio cultural, tercero, en poner en venta su paisaje para eólicos a precio de saldo, destrozándolo, tendrán que alzarse voces en contra, no sólo de los que allí viven, sino también de todos, que es un patrimonio común de toda Asturias.
    ¿O no es así?

  24. Koldin Says:

    A Praviana & a Diáspora:

    De acuerdo con los dos, con anotación previa: somos de Forcinas de Arriba, el apellido familiar es Morán y el que nos da relevancia: “Canecho”.

    Yo tardo todos los días dos horas (una de ida y otra de vuelta) para llegar y regresar de mi trabajo. Pero, creo que ya hemos hablado de esto en alguna ocasión, imaginemos: Soy de Salas y vivo en Salas. Trabajo en Gijón. Salgo temprano por la mañana y regreso, “frayao”, a media tarde. Una gran parte de de mi tiempo lo reparto entre la carretera y Gijón y, seguramente, si necesito algo pararé a hacer alguna compra en un centro comercial por el camino. Salas se convierte en mi dormitorio.
    Praviana: en el caso de Pravia, la cosa es más fácil. Cuando mi madre iba a ver a mis tíos a Pravia o a Forcinas desde Avilés era toda una aventura, eso sí, dice que alegrada por José Suárez que alternaba su condición de actor con la de revisor del “Vasco”. No te digo nada que un verano de cates me enviaron de vacaciones al Grand Hotel Saint Louis…quiero decir que, hoy en día, tardas menos de Pravia a Avilés, Oviedo, etc…que entre dos puntos de Madrid (en coche).
    La Naturaleza, las vagas fértiles que nadie quier cultivar, son patrimonio de todos y, sin duda, puede es una enorme reclamo para esa Europa que “consume” ecología.

  25. Sixto Says:

    ¿Y a qué estamos esperando para movernos contra este abandono? ¿No es posible que se puedan poner en marcha iniciativas ciudadanas?

  26. Moscón Says:

    Entonces, Koldín, me gustaría saber qué políticas cree usted que deberían hacerse en el occidente de Asturias frente a los estropcios medioambientales, el abandono y la despoblación.

  27. Xovellanista Says:

    Lo que no puedo dejar de preguntarme es si alguno de los aprtidos políticos de esta tierra tiene una idea, aunque se somera y simplona, de lo que es Asturias.

  28. Observador Says:

    Bla, bla, bla. Lo único importante los votos. Lo dijo la semana pasada en el RIDEA el dueño de Reny Picot, que de esto por lo menos sabe desde los tiempos de “La Clave” de Balbín. Y esto no salió en la entrevista del viernes en LNE.
    El último desastre para la despoblación del campo fue la PACA de 2003 que primaba las subvenciones a la “productividad” o sea que lo que antes hacían 10 ahora lo hace 1, o sea 9 votos menos de los pueblos con lo cual ya no meten miedo a nadie. Es dictadura es de los votos, señores.
    Otra medida lo que se consuma de aquí es trabajo para aquí, si no es trabajo para….

    Lo de las circunscripciones electorales lo dijo Vigil. Se recomendó leer el último libro de Arango sobre los pastos, etc.

    A ver si nos dejamos de añoranzas y de “echar la lengua a pacer” desde el atasco de la N VI. Al grano, señores.

    Buenas noches.

    Balbín, Arango, en Forcinas los conocen bien precisamente.

    Si la presidencia del Principado pudiera depender, no falta nada, de los diputados de la circunscripción occidental, otro gallo cantaría.

  29. Koldin Says:

    A Moscón:

    Podría decirle, ante todo eso: rezar. Pero, no…Dejarlo todo en manos de los políticos es el mayor de los errores. Estos días que estuve en Asturias visitando a mis padres, he seguido la polémica entre los “socios” del Gobierno regional (con intervención de los sindicatos)a cuenta de las “ofertas públicas de empleo”. El mensaje que se percibe con estas cosas es: “contra el paro, más funcionarios”. Moscón: Llenemos el Occidente de funcionarios, ya buscaremos luego quien les pague. Suena raro, ¿verdad?. Entonces, ¿qué hacer?. ¿Berrar?. ¿Esperar que nos caiga algo de esos “fondos mineros”?. No sé lo que nos va a pasar cuando se acaben esos fondos (que se acabarán).
    Aunque de Mosconia a cualquier parte se llega ya en un momentín (recuerdo cuando, allá por el Pleistozeno, íbamos al baile a Grado desde Avilés en aquellos autobusones de Hernandez y tardábamos la intemerata), como se ha dicho aquí una de las claves son las comunicaciones (no solo las carreteras: por ejemplo cualquier tipo de fibras conductoras: ópticas etc, que puedan convertir una majada o una braña en un centro puntero de produccción. Y vuelvo asistir: unas comunicaciones que nos conecte con la Europa rica que está creciendo. Pero, todo lo anterior no sirve de nada sin una formación profesional de primera calidad.
    De momento, yo organizaría una rifa. Con lo que se recaude, organizaría un viaje por ejemplo a Nokia un pueblín finlandés donde había una fabriquina de cables y de botas de goma y hoy da nombre a una de las marcas de teléfono más conocidas del mundo. Está en un paisín, lejos de Japón. de Silicom Valley…ah! y son capaces de preservar un maravilloso entorno natural. ¿Por qué no podemos pensar a lo grande?. Nokia tiene hoy unos 25.000 habitantes. La suma de Grado y Cangas del Narcea.

Escribir comentario