En el 50 aniversario de la muerte de Albert Camus

Por Luis Arias

Ligero de equipaje iba en el accidente que le cost√≥ la vida el 4 de enero de 1960. En la guantera del coche en el que viajaba como copiloto se encontraban el manuscrito de su libro inconcluso, ¬ęEl primer hombre¬Ľ, que se publicar√≠a en 1994, as√≠ como el ensayo de Mar√≠a Zambrano ¬ęEl hombre y lo divino¬Ľ, que se hab√≠a editado en 1953, pero que Camus pretend√≠a que Gallimard lo incorporase a su prestigioso cat√°logo. As√≠, pues, un manuscrito y un libro, este √ļltimo, ¬°ay!, perteneciente al exilio espa√Īol. Y es que a Camus tambi√©n le doli√≥ Espa√Īa: ¬ęPor Espa√Īa hemos aprendido que puede tenerse toda la raz√≥n y ser vencidos, que la fuerza puede derrotar al esp√≠ritu y que hay tiempos en que el valor no es su propia recompensa¬Ľ. Y sobre la derrota de la Rep√ļblica dej√≥ escrito en el 20.¬ļ aniversario de la Guerra Civil: ¬ęEl 19 de julio de 1936 comenz√≥ en Espa√Īa la Segunda Guerra Mundial. Esta guerra ha terminado en todas partes, salvo, precisamente, en Espa√Īa. (…) La Rep√ļblica espa√Īola, en consecuencia, no ha cesado de ser traicionada o c√≠nicamente utilizada. Por esto es quiz√° vano dirigirse, como lo hemos hecho otras veces, al esp√≠ritu de justicia y de libertad, a la conciencia de los gobiernos. Un Gobierno, por definici√≥n, no tiene conciencia. Tiene, a veces, una pol√≠tica, y eso es todo¬Ľ.

Camus y Espa√Īa, cuya relaci√≥n literaria comenz√≥ con la Revoluci√≥n del 34 en Asturias. Camus y Espa√Īa, de la que proced√≠a una de sus ramas familiares. Camus y la II Rep√ļblica espa√Īola en su relaci√≥n con una de las grandes actrices del siglo XX, Mar√≠a Casares, personaje fascinante cuyas memorias son lectura obligada para quienes deseen comprender una de las muchas peripecias de aquel legado desterrado, trasterrado y exiliado.

Su hija Catherine define la peripecia de Camus con un t√≠tulo que no puede ser m√°s sugestivo: solitario y solidario. En efecto, solitario con respecto a los cen√°culos literarios en los que sufri√≥ marginaci√≥n y rechazo por parte de un gran contempor√°neo suyo. Sartre lo calific√≥ de ingenuo por oponerse a la violencia, as√≠ como por su heterodoxia hacia el comunismo. Y solidario no s√≥lo con Espa√Īa, sino con el dolor humano en un tiempo de barbarie como el que le toc√≥ vivir.

Un combatiente literario contra el sufrimiento y la crueldad, también contra las bombas atómicas que se lanzaron cuando finalizaba la II Guerra Mundial. Un combatiente literario contra el oprobio, la injusticia y los totalitarismos.

Aquel hombre sobrio, aquel escritor de raza; la gabardina y el pitillo que llevaron a considerarle una especie de Bogart de la literatura. Sus pasiones literarias. Siempre tuvo presente a Dostoievski, en especial, su obra ¬ęLos demonios¬Ľ, de la que lleg√≥ a hacer una adaptaci√≥n teatral. Y, por otro lado, hablamos tambi√©n un gran lector de Nietzsche y de Kierkegaard.

Nacido en 1913, fue, adem√°s de otras muchas cosas, un escritor precoz, y su vida, hasta 1960, estuvo marcada por el horror de los dos grandes conflictos mundiales. As√≠, el protagonista de ¬ęEl extranjero¬Ľ habla con una frialdad heladora de la muerte de su madre y sobrecoge la indiferencia con que asume el absurdo asesinato que comete. As√≠, llega a plantearse, sin concesiones de ning√ļn tipo, el significado del suicidio en su obra ¬ęEl mito de S√≠sifo¬Ľ. As√≠, pone sobre las tablas el despotismo y los abusos del poder en su versi√≥n teatral de Cal√≠gula.

La novela y el teatro. El relato y la escena. Con ellos y junto a ellos, el periodismo más combativo, que no renunció nunca a la voluntad de estilo.

Un solitario solidario cuyo aniversario de muerte no puede hacernos pasar por alto la tremenda orfandad que, en lo literario y en lo filosófico, vivimos en el momento presente.

¬ŅD√≥nde est√° la gran obra literaria de nuestros d√≠as que, como ¬ęEl extranjero¬Ľ, haga una radiograf√≠a tan exacta de lo que le ocurre al hombre de nuestro tiempo? ¬ŅD√≥nde est√°n esos pensadores, adem√°s de inteligentes y l√ļcidos, con la suficiente independencia de criterio, lejos de todo pesebre, para analizar lo que sucede en el presente que estamos viviendo?

Francia, aquella Francia en la que un literato de origen humilde, nacido en Argelia, se convirtió en uno de los grandes escritores de su tiempo, en un momento en el que destacaban también figuras como Sartre y Malraux, entre otros muchos.

Francia, aquella Francia que, a la muerte de Camus, iniciaba una d√©cada que ocho a√Īos despu√©s marcar√≠a la historia del siglo XX. ¬ŅC√≥mo no imaginarse la voz de Camus, cr√≠tica e independiente, durante aquellos sucesos y posteriormente a ellos?

Hoy, el presidente de la Rep√ļblica quiere que los restos de Camus vayan a parar al Pante√≥n de Hombres Ilustres. En cualquier caso, ese gran pa√≠s tiene que sentir aflicci√≥n ante la ausencia del autor de ¬ęLa peste¬Ľ, ante la ausencia de grandes literatos como √©l, ante la ausencia, en fin, de referentes √©ticos.

¬ŅQu√© ha pasado, qu√© nos ha pasado, para sufrir tanta orfandad, para sobrevivir sin gigantes literarios, para sobrellevar el d√≠a a d√≠a sin pensadores que den buena cuenta de lo que nos est√° sucediendo? El mundo de hoy es, sin duda, mucho menos desgarrador que el que le toc√≥ sufrir a Camus, pero es tambi√©n mucho m√°s mediocre.

Cerramos los ojos y rescatamos su pasión por un mundo más libre y más justo, por la dignidad humana; de ahí que su obra sea zozobra y desazón de principio a fin.

Aquella gabardina, aquel pitillo que hacia de compa√Īero y confidente, aquella forma de amar, hasta con delirio, a las mujeres que formaron parte tambi√©n de sus pasiones m√°s encendidas.

Acercarse a la obra de Camus supone conmoverse y angustiarse, pero conlleva tambi√©n un clamor por la vida digna y por la libertad. Clamores desde el desenga√Īo y desde la angustia que afrontan y enfrentan la vida con el frenes√≠ que nos provocan las grandes pasiones y la belleza.

Categoría: Libros Comentarios(25) enero 2010

25 Respuestas a “En el 50 aniversario de la muerte de Albert Camus”

  1. Lliteratu Says:

    El artículo es muy bueno. Usted no sólo es un gran lector, sino que maneja muy bien el difícil arte de contar con maestría sus lecturas.
    Al artículo, sin embargo, le falta algo, y es haber dicho que la unanimidad que hay ahora en torno a Camus no significa que la crítica actual se más ecuánime en la actualidad, sino que, una vez más, sigue la corriente.

  2. Libresco Says:

    Totalmente de acuerdo con lo que dice Lliteratu. Camus fue un guerrilero de la literatura, no un gregario ni un miembro de nada. Los que hoy lo halagan le hubieran dado la espalda en su momento.

  3. Sartriano Says:

    La mayor√≠a de los comentaristas de este cincuenta aniversario de Camus se dedican a cargar las tintas contra Sartre. Es cierto que hubo pol√©micas entre ellos. Es cierto que Sartre se excedi√≥ en su prepotencia. Pero ser√≠a bueno que nadie olvidase que es m√°s lo que tienen en com√ļn que las pol√©micas que mantuvieron.
    Pero, para caer en la cuenta de eso, hay que haberlos leído a los dos. Sé que no es su caso, pero sí el de unos cuantos necrologistas de ocasión.

  4. Elena de Goya Says:

    Precioso artículo, Luis. Tus lecturas son vivencias que sabes transmitir con complicidad. Consigues que al lector le tiente leer o releer a Camus. Y eso es mucho.

  5. Abrumada en Brumario Says:

    Sí, es una prosa excelente que responde a una lectura profunda y clarificadora. Me parece un gran artículo.

  6. Ex existencialista Says:

    Entre las muchas cosas parad√≥jicas en apariencia es que Camus, siendo autor de una novela como “El Extranjero” se hubiese desmarcado en el plano te√≥rico del existencialismo.

  7. Jorge Patallo Says:

    Camus y Espa√Īa es un asunto tan importante que est√° a√ļn por desarrollar, con rigor, en un libro que tendr√≠a que escribirse.

  8. Ayalino Says:

    En lo que estoy del todo de acuerdo con usted es que la literatura actual est√° a a√Īos luz de autores como Camus; lo que hay es mercado, s√≥lo eso, aunque no hay que perder la esperanza de que pueda colarse algo que valga la pena.

  9. Feijooniano Says:

    Para la intelectualidá vetustense que estaba matriculada en Filosofía y Letras, Sartre y Camus eran pareja de hecho; es decir, que casi nunca se les citaba por separado. De cómo pronunciaban sus nombres, que nos diga algo Gracia Noriega.

  10. Estupefacta Says:

    Perpleja me quedo leyendo art√≠culos sobre Camus que no tienen en cuenta su defensa de la Rep√ļblca y los republicanos espa√Īoles. Su art√≠culo, como me esperaba, es una excepci√≥n que agradezco.

  11. Observador Says:

    Estupefacto quedar√≠a D. Albert, si hubiese vivido un poco m√°s para diseccionar propagandas, al ver que los republicanos espa√Īoles hab√≠an dinamitado la democracia en 1934 y Franco la salv√≥, org√°nicamente al estilo del socialista Mendes France o del laborismo ingles, de la revoluci√≥n proletaria estalinista que tanto le gustaba a Sartre.
    Buenas y blancas tardes.

  12. Armando Coca√Īa Says:

    Lo suyo, se√Īor Observador, es tremendo. Camus muri√≥ en 1960, y, por tanto, conoci√≥ bien lo que fue la 2¬™ Rep√ļblica. Y llamar salvador de la democracia aun general que gan√≥ una guerra con la ayuda de Hitler y Mussolini tiene m√©rito.
    Rece por nosotros. Por Franco y Hitler no hace falta que lo haga, seguro que est√°n en su cielo.

  13. Balbino Says:

    ¬°Cu√°nto les cuesta a algunos ver la realidad! Mire, Observador, en el siglo XX hubo dos grandes horrores que fueron el nazismo y el estalinismo. Usted sigue teni√©ndole p√°nico al √ļltimo, mientras glorifica el prinero en la persona del dictador Franco. All√° usted, pero, al menos en este mundo, no lograr√° redimir a su h√©roe.

  14. Aquiles Says:

    Como alguien dijo aqu√≠, a un intelectual que cuid√≥ rabiosamente de su independencia, los a√Īos venideros a su prematura muerte, no s√≥lo no le hubieran gustado, sino que adem√°s hubiera seguido estando solo, denunciando en solitario las traiciones que le hubiese tocado ver con su sagacidad.
    Buen artículo el suyo sobre Camus, que demuestra un conocimiento sobre el autor más allá de la urgencia del 50 aniversario de su muerte.

  15. Madame Haza√Īas Says:

    Un hombre moral en un mundo que no lo era,
    el que dijo lo que nadie quer√≠a o√≠r en la arena pol√≠tica y en los salones, que se enfrent√≥ a las ideolog√≠as que no ten√≠an en cuenta el contexto humano, el que con austeridad, sensibilidad y voluntad quer√≠a hablar por los que no pueden hacerlo, alguien que empez√≥ a pensar desde las palabras y las sensaciones, el que dijo ‚ÄúLo que me interesa es ser un hombre‚ÄĚ y tambi√©n que ‚Äúun escritor no puede estar al servicio de los que hacen la Historia. Est√° al servicio de los que la sufren‚ÄĚ. Tremenda orfandad, s√≠. Pero, f√≠jese, me recuerda a alguien…

  16. Pilar Says:

    No hay ninguna duda de que Camus fue un hombre excepcional y un escritor extraordinario. Lo que sucede es que el mundo de hoy, tan contrario a sus postulados, no tiene inconveniente en enaltecerlo porque, seg√ļn creen, al estar muerto, no supone molestia alguna. Y en eso, como en casi todo, se equivocan.

  17. Selene3000 Says:

    Camus, la oveja descarriada, alejada del reba√Īo.
    Qué bien que lo haya recordado. Hace tiempo que no leo nada de él, este artículo (como otros suyos) me servirá para repescarlo.
    En lo que discrepo un poco con usted, es en decir, que hoy día no hay escritores de esa talla. Quizá todavía no los veamos, pero creo que sí, que se está gestando una buena literatura. Lo que ocurre (pienso) es que el exceso de edición comercial, basado en lecturas faciolonas de distracción de usar y tirar, no nos deja apreciarla.
    Ahí mismo en Asturies y aquí en Barcelona (que es lo que más conozco) hay buenos escritores.
    Ocurre a veces, que en la literatura como en la educación, el resultado suele verse a largo plazo.

  18. Gertrudis de Ablaneda Says:

    Selene tiene razón: es un clásico que resulte difícil captar la buena literatura que en un momento se esté haciendo, al tiempo que es fácil percatarse de la importancia de los clásicos, porque Camus ya es un clásico.
    Dicho lo cual, lo que es cierto por completo es que hoy un autor como Camus no ser√≠a ensalzado, ni en Francia, ni en Catalu√Īa, ni en Asturias.
    Y, ante todo y sobre todo, don Luis, su artículo es excelente y, como siempre, alejado de lo fácil.
    Usted está en él, es decir, su lectura de Camus.

  19. Observador Says:

    No tan tremenda ser√≠a su estupefacci√≥n sobre nuestra rep√ļblica pues creo que no la pudo conocer serenamente en plena Guerra Fria. Ahora estamos conociendo nuevas fuentes, por ejemplo el archivo de Largo Caballero de la Fundaci√≥n Pablo Iglesias, los archivos de Rusia… De eso surgen nuevos planteamientos que nadie refuta con pruebas fehacientes. Se salen por la tangente como ustedes, Armando y Balbino. Por ejemplo los que digo en mi comentario. Y claro para mi en estos casos los que callan otorgan.
    En cuanto a mi p√°nico Balbino lea usted, por ejemplo, “El hombre que amaba a los perros” de Leonardo Padura (Tusquets Editores) y ya me contar√°. Cambie usted “burgues” por “judio” y ya me dir√° el origen de la estrategia.
    Para mi las cosas ocurren por algo, por ejemplo que Franco tuviera que contribuir a salvar la legalidad republicana en el 34 y que se levantara en armas en el 36…, ¬Ņhab√≠a ya legalidad? ¬Ņpara qu√© sirve el ej√©rcito?. Buenas preguntas, ¬Ņverdad?. ¬ŅEl fin justifica los medios?. Que los justifique, ¬Ņes de dem√≥cratas?. Lo que hizo, dijo y escribi√≥, Largo Caballero debe ser interesante, digo yo.
    Buenos días.
    Pdata.: Cuando digo velocidad no digo tocino, ¬Ņme explico?.

  20. Balbino Says:

    Indocto, Observador:
    Camus escribi√≥ sobre la Revoluci√≥n del 34 en Asturias, aquel acontecimiento que toman como coartada tantos ahora como prueba de lo poco dem√≥cratas que eran entonces las izquierdas. No eran muy dem√≥cratas y no acepataron el resultado electoral del 33. ¬ŅPero eran dem√≥cratas las derechas de entonces en Espa√Īa y en Europa? ¬ŅPero era dem√≥crata Sanjurjo en su intentona golpista del 32?
    S√≠, aparecen libros, de acuerdo. ¬ŅY esos libros pueden negar que Franco fue un dictador, que la represi√≥n de la posguerra result√≥ brutal y que el caudillo gan√≥ la guerra civil con la ayuda de Hitler y Mussolini?
    Por otra parte, no estaría de más que usted tratase mejor al idioma castellano.
    “Para usted las cosas ocurren por algo”. Oiga, ni Arist√≥teles argumentar√≠a con m√°s l√≥gica. “¬ŅPara qu√© sirve el ej√©rcito?” En el caso de Espa√Īa, para dar golpes de Estado sanguinarios desde 1824 hasta 1936. Los tiene todos en los libros de historia.
    Mire, Camus mostr√≥ hasta su √ļltimo suspiro, en 1960, su soilidaridad con la Rep√ļblica espa√Īola. Y eso usted no puede cambiarlo.
    Rece por nosotros, reverendo.

  21. Lliteratu Says:

    Rara vez hago dos comentarios sobre un mismo texto. En realidad, tampoco es este caso aunque lo parezca. Sólo diré una cosa, no sobre el artículo, pero sí sobre sus glosadores.
    Me apena que un artículo como éste, de asunto literario y de prosa envidiable les sirva a algunos para hacer elocubraciones políticas.
    Camus defendi√≥ la 2¬™ Rep√ļblica, aunque cierto comentarista quiera explicar lo inexplicable. Pero, por encima de todo, fue un gran escritor, y eso a cierto comentarista muy habitual en este blog no parece importarle.
    Mejor estaba, dado el d√≠a que hace, cantando “Monta√Īas nevadas”.

  22. Jugo de Unamuno Says:

    La posici√≥n cr√≠tica de Camus con repecto al comunismo fue certera y valiente. Su rechazo de toda opresi√≥n lo sit√ļa, 50 a√Īos despu√©s de su muerte, como un intelectual de referencia.

  23. Juanita la Corta Says:

    Totalmente de acuerdo con Lliteratu: Camus no debe servir de pretexto para una discusión política, y, mucho menos, para que alguien que no parece haberlo leído se tome la libertad de afirmar lo que el gran escritor francés tendría que haber pensado.
    Y, aparte de eso, de alg√ļn que otro espont√°neo que aparece por aqu√≠, el art√≠culo propiamente dicho es muy interesante, porque va m√°s all√° de res√ļmenes.

  24. Sartriano Says:

    Parece que todo el mundo admira a Camus, do√Īa Pilar Rahola incluida. ¬°Escribir tanto sobre Camus para no decir nada! ¬°Y criticar a Sartre sin haberlo le√≠do!
    Como le dije el otro día, es de agradecer que usted no haya incurrido en eso, su lectura es profunda y no repite tópicos.

  25. Observador Says:

    Muy docto Balbino.
    Si, otra cosa es que se le rompan sus esquemas, las derechas eran demócratas en el 33 pues defendieron la legalidad republicana y para ello emplearon al ejército y a Franco que para eso cobraban. A los hechos me remito.
    Sanjurjo fue quizas el militar que m√°s contribuy√≥ a que viniera la rep√ļblica, un a√Īo y poco m√°s antes. Por supuesto que de dem√≥crata muy poco, ¬Ņdije yo que lo fuera, o Franco?. No me consta. Solo dije que salv√≥ a Espa√Īa de la revoluci√≥n.
    Franco fue ayudado por Hitler y Mussolini, pero él no los ayudó precisamente mucho después.

    Por supuesto que no escribo bien, y lo intento, soy de ciencias y parto con desventaja.

    Si hecha usted la cuenta ver√° que casi todos los golpes entre 1824 y 1936 fueron dados por los liberales progresistas, los rep√ļblicanos se consideran sus descendientes, no por los moderados. Lo de los carlistas era otro asunto. H√°gaselo ver, please.

    Camus cort√≥ relaciones con los comunistas y luego fu√©, de ser algo, anarquista, de ah√≠ mis dudas sobre su apoyo a la rep√ļblica si llegara a saber lo bien que fueron tratados los anarquistas por las fuerzas “leales” a dicha rep√ļblica, relaciones amorosas con la hija del presidente de Gobierno el 18 de Julio aparte, y que, seg√ļn ella, di√≥ armas a las masas, muy democr√°tico todo. Ya sabemos que nuestro querido D. Luis no deja pasar una oportunidad sin echar una bolita de alcanfort a su apolillada rep√ļblica, en este caso a cuenta de D. Albert Camus. No creo que el insigne escritor se lo mereciera.

    Buenas noches y hasta otra.

    Pdta.: Un poco de sosiego, lea a los contrarios y h√°gase preguntas.

Escribir comentario