Carta republicana a los Reyes Magos desde el occidente astur

Por Luis Arias

Lo bueno de los Reyes Magos es que sólo vienen de visita, encima con regalos; de modo que el republicanismo no sólo no tiene que presentarles batalla, sino que se puede permitir incluso detallarles el inventario de obsequios que nos harían más dichosos en el año venidero.
Para empezar, nos alegraría infinitamente que explicaran a todo aquel que los escuchara que también viajan al occidente de Asturias, esto es, que existimos. El resto de las peticiones, más que dádivas, serían milagros.

Milagro número uno: Que, por una vez, haciendo mudanza en su costumbre, se cumplan los últimos plazos anunciados para el fin de las autovías de La Espina y la del Cantábrico. Es decir, que lo prometido por el carismático ministro de Fomento, esta vez, aunque sea como excepción, se lleve a término sin más retrasos. Horizonte de 2011, en lugar de 2009 como antes se dijera. Obsérvese que ya consideramos milagro que el retraso sea sólo de dos años. Que no se nos niegue nuestra buena conformidad. Y que el secretario general de la FSA, al que tanto le gusta colaborar de vez en cuando en este periódico con sus lecciones de keynesianismo, no olvide que aseguró en Cangas del Narcea, hablando de la autovía de La Espina, que la Cabruñana sería evitada a partir de abril. Me haría feliz no tener que recordarle a don Javier su solemne promesa.

Milagro número dos: no es el momento de entrar en disquisiciones filosóficas; no está el gallinero para tales enjundias. Sin embargo, haría falta que alguien se convenciese de que aquí no todos aceptamos leyes del embudo aplicadas con insultante sordidez. A veces, el argumentario para un estropicio medioambiental cree resolverse con la palabra «progreso». Pero, no conformes con eso, se nos plantea el discurso que sigue: que aceptemos los susodichos estropicios en nombre del progreso, pero, al propio tiempo, no se ponen a nuestro alcance los servicios propios del progreso del primer mundo: léanse saneamientos en los pueblos, banda ancha en internet, recogida selectiva de basuras, buenas comunicaciones, etcétera. Así las cosas, imploramos el milagro de que nuestra inteligencia no sea insultada de tan burda manera.

Milagro número tres. Que trata de nuestros ríos. ¿Alguna vez esa eminencia de la ciencia y de la política que es doña Belén Fernández caerá en la cuenta de que nuestros ríos necesitan una política medioambiental que los preserve y que esté a la altura de los tiempos? ¿Será 2010 un año de saneamientos? ¿Será 2010 un año en que se exija el cumplimiento a rajatabla de la normativa a las empresas cuya actividad repercute, más o menos directamente, en nuestros ríos? ¿O seguirá siendo doña Belén ajena a este tipo de problemas tan mundanos?

Milagro número cuatro. Tras la reunión que ayer mantuvo Zapatero con las organizaciones agrarias, ¿se hará una política al respecto que no sea la de prejubilar a los escasísimos productores que en esta tierra quedan? ¿Hasta cuándo se va a seguir aplazando esa asignatura pendiente acerca de las estratosféricas diferencias de precio en el proceso de mercado de un producto agrario hasta que llega al consumidor? ¿Se escuchará a los ganaderos con un afán que vaya más allá de la foto para salir del paso?

Milagro número 5. ¿Habrá algún «cráneo privilegiado» que plantee unas políticas mínimamente viables para que la población no siga bajando de forma tan alarmante? ¿Hay propuestas en verdad? ¿Hay proyectos más o menos concretados?

Milagro número 6. ¿Podrá existir un nivel de entendimiento mínimo entre las instituciones autonómicas y los ayuntamientos respectivos para llevar a cabo políticas vertebradoras y sostenibles? ¿Qué va a pasar con los parques eólicos? ¿Seguirán expandiéndose sin criterio? ¿Qué valor se le da al paisaje en estas tierras? ¿Se protegerá más allá de declaraciones retóricas?

Milagro número 7. Que alguien se percate de una vez de que los servicios que aquí se prestan, menguados con respecto a las zonas mayor pobladas de Asturias, no son favores de nadie, no son concesiones magnánimas de señores de horca y cuchillo. Se trata, antes bien, de derechos que deben ser bien administrados. Nada más y nada menos. Lo más regresivo que se puede dar es que se insinúe tras una máscara de supuesto «talante» democrático el caciquismo más rancio y reaccionario que la historia decidió dejar atrás hace ya mucho tiempo. Y, para eso, vendría muy bien que la ciudadanía elevase su listón de exigencia.

Si, según la última encuesta publicada, la ciudadanía española consideraba a la clase política el tercer problema más grave tras el paro y la crisis económica, sería muy interesante conocer qué resultados arrojaría esa misma encuesta en las comarcas del occidente de Asturias.

Así pues, pedimos un regalo y siete milagros. Mientras tanto, bajo la Luna llena tan próxima, reforzaremos nuestro derecho a seguir soñando, a soñar que el occidente de Asturias se despierte de un letargo que está durando demasiado, y que, vuelva a ver el mundo más allá de nuestras montañas, y que haga de su aislamiento una poética universal como en su momento sucedió.

Ríos, valles, montañas y costas del occidente astur parecen querer rebelarse contra un marasmo que es necesario alejar, y, con él, que se vayan quienes lo fomentan.

Esa historia, que se mueve de Oriente a Occidente según Hegel, se dio cita con nosotros y está deseosa de repetir encuentros y chispazos.

Categoría: Bajo Narcea Comentarios(23) enero 2010

23 Respuestas a “Carta republicana a los Reyes Magos desde el occidente astur”

  1. Republicano Says:

    ¡Salud y República, majestades de Oriente!

  2. Vaqueiro en Madrid Says:

    Lo ordinario sería extraordinario: las reivindicaciones más elementales serían milagro en el occidente de Asturias.

  3. Socialista chamuscao Says:

    Y pensar que se llaman socialistas los que hacen que parezca milagro lo que es ímprescindible!

  4. Mnemosina Says:

    Gracias por terminar/ empezar el año con recordatorios tan necesarios.

  5. Observador Says:

    Me parece que los reyes le van a traer cabón.

    Pregunte en Salas y le dirán que la empresa que hace el tramo acaba de despedir hasta a los ingenieros.
    El resto tiene mala solución, porque con la dictadura del voto, las inversiones siempre iran a donde haya más visibilidad, más votos y eso no vertebra precisamente. Es lo que hay.

    Pero bueno, ante todo, le deseo para el 2010, que siga usted echando alcanfort a su republicanismo por vertebrar, el Borbón se lo agradecerá.

    Buenos días.

  6. Aguión Says:

    Muy buen artículo. En efecto, lo razonable por estos lares se vuelve milagroso.

  7. Salense Says:

    Tienen un problema y es que, cuando se celebren las elecciones autonómicas y municipales en 2011, comparecerán con ningún logro y muchas promesas incumplidas.

  8. Marcelino Says:

    Quiero creer que no les queda mucho tiempo para llevar a cabo más desastres medioambientales, las elecciones están cada vez más cerca.

  9. Antón Says:

    Sólo les queda Doriga, para dar el pego.

  10. Obona Says:

    Gracias por terminar el año recordando que el occidente de Asturias existe y que no todos estamos amordazados y ciegos.

  11. Bárbara Says:

    Te digo lo mismo que otros comentaristas: muchas gracias por seguir combatiendo el abandono que sufrimos en el occidente de Asturias.

  12. SM Says:

    prueba

  13. Belmontina Says:

    Algún se explicará por qué se le siguen dando tantas vueltas al enlace de Doriga.

  14. Viajero astur Says:

    ¿Harán, a poco más un año de las elecciones, una tregua con el paisaje en el occidente de Asturias?

  15. Ayalga de Salas Says:

    Hay un señor entre los comentaristas de este artículo que, además de escribir muy mal, confunde Doriga con la Espina.

  16. Herminio Pantiga Says:

    Es indignante el abandono que sufre el occidente asturiano. Menos mal que algunos como usted tienen el coraje cívico de recordarlo.

  17. Cangués Says:

    Lamento que entre sus peticiones, que las asumo todas, se le haya olvidado la amenaza que se cierne sobre el hospital de Cangas. No pierda de vista el asunto, por favor.

  18. Canguesina Says:

    De todos modos, vecino, hasta 2011 no harán nada. Después, habrá que temblar.

  19. Selene3000 Says:

    Una carta muy buena, Sr. Luis.
    Añadir también, que si los Reyes quieren dejar carbón que lo hagan. En Asturies tenemos buenas carborneras, sabremos transformarlo.

  20. Candamín Says:

    De acuerdo, Selene, y no sabe usted hasta qué punto llevamos el carbón dentro de nosotros por este bajo Nalón al que nunca se le quiso ayudar con fondos muneros, por cierto.

  21. Cabalgata republicana Says:

    Ahora mismo no sé cuántos son los diputados autonómicos por la circunscripción occidental, pero tendrían que ser, disfrazados de reyes magos, con Tini de Alitar. Seguro que por estos lares el carbón lo recibirían ellos.

  22. Ulises Says:

    No le quepa la menor duda, Cabalgata, no vendrán.

  23. Ana Says:

    Puede que sepamos transformar carbón, pero no sabemos qué hacer para elevar el listón de eso que llaman clase política.

Escribir comentario