Poder sindical

Por Luis Arias

Zapatero, entusiasmado en compa√Ī√≠a de los l√≠deres de los llamados sindicatos mayoritarios, anuncia mayor poder para los que se autoproclaman representantes de los trabajadores. Se lo merecen, entre otras cosas, por haber sido los garantes de la paz social que disfrutamos en estos tiempos de crisis. No quiero creer que sea as√≠, pero es indudable que la escenificaci√≥n y el discurso parecen apuntar a algo a lo que acostumbra nuestro presidente del Gobierno, esto es, al trueque. Se dir√≠a que se les pretende recompensar por no haber planteado grandes problemas al Ejecutivo desde el estallido de la crisis. Yo creo que algo as√≠ no debe ser motivo de orgullo para los que se autotitulan l√≠deres obreristas.

No podemos no estar de acuerdo en la coincidencia declarativa de sindicatos y Gobierno neg√°ndose a abaratar el despido que, a juzgar por el creciente n√ļmero de parados, no debe salir tan caro. Es indudable que no han sido los salarios los causantes de la actual crisis.

Dicho esto, son muchas las cosas que debemos preguntarnos. Para empezar, ¬Ņes posible que los sindicatos puedan estar satisfechos de su gesti√≥n como baluartes de la defensa de los derechos sociales cuando la afiliaci√≥n que tienen es tan baja? Para seguir, de la misma forma que la falta de debate interno por algo que se encuentre al margen de los intereses particulares es algo casi end√©mico en los partidos, ¬Ņacaso no sucede otro tanto de lo mismo en los sindicatos?

¬ŅPueden, en definitiva, considerarse independientes unos sindicatos que, para sobrevivir, precisan de las subvenciones estatales? ¬ŅA nadie le inquieta el hecho de que la militancia en los sindicatos est√°, en el mejor de los casos, estancada?

No se trata, desde luego, de hacer llamamientos a las barricadas como norma. Bueno es que se intente negociar. Dicho lo cual, ¬Ņhay razones objetivas para que los sindicatos se encuentren satisfechos de su labor cuando el paro en este pa√≠s est√° aumentando tanto? ¬ŅNo deber√≠a ser la lucha contra el desempleo una de sus principales batallas?

Tengo presentes las √ļltimas comparecencias p√ļblicas de don C√°ndido M√©ndez, desde Rodiezmo hasta las intervenciones en debates televisivos. Acusa el l√≠der de UGT al empresariado de no renovarse, de mantener un discurso obsoleto. Bien, ¬Ņy no hay un m√≠nimo espacio para la autocr√≠tica? ¬ŅAcaso el discurso de este se√Īor se encuentra a la cabeza de los tiempos que vivimos?

¬ŅC√≥mo no recordar los tiempos aquellos en que Camacho y Redondo comparec√≠an en la vida p√ļblica con discursos mucho menos complacientes? ¬ŅC√≥mo no recordar que fueron los sindicatos en los tiempos del enriquecimiento r√°pido auspiciado por el se√Īor Gonz√°lez quienes hicieron frente a aquello y convocaron una huelga general que puso al Gobierno de entonces contra las cuerdas? ¬ŅC√≥mo no recordar, tambi√©n hay que decirlo todo, aquel fiasco de la PSV que estaf√≥ a muchos trabajadores?

¬ŅDe verdad, no hay motivos actualmente para la protesta? ¬ŅDe verdad la pol√≠tica social del Gobierno, m√°s all√° de gestos con vistas a la galer√≠a, puede ser considerada satisfactoria para los que dicen defender los intereses de los m√°s desfavorecidos? ¬ŅNo se plantea nadie la pertinencia de cambios en el mundo sindical? ¬ŅNo se pregunta nadie por las razones de la actual situaci√≥n?

Me voy a permitir enunciar, casi de soslayo, algunas cuestiones. ¬ŅEs bueno que alguien que consiga la situaci√≥n de ¬ęliberado¬Ľ para defender a sus compa√Īeros se perpet√ļe en tal situaci√≥n como tal? ¬ŅNo corre el peligro, en el mejor de los supuestos, de perder la noci√≥n de la realidad que se vive en su √°mbito profesional? ¬ŅO son s√≥lo los pol√≠ticos los que deben tener limitaciones de mandato en el tiempo?

Otra cuesti√≥n que no puede no ser planteada: si el √≠ndice de afiliaci√≥n es tan bajo, ¬Ņno ser√≠a exigible que, al menos, se consultasen a los trabajadores las medidas a tomar?

Me tomo la libertad de poner sobre la mesa el ejemplo que mejor conozco, el de los sindicatos de ense√Īanza. ¬ŅEs de recibo que s√≥lo visiten los centros como vendedores de loter√≠a en v√≠speras navide√Īas y cuando se aproximan elecciones sindicales?

¬ŅEs de recibo que negocien decisiones importantes, la carrera profesional de los docentes, por ejemplo, sin ni siquiera tomarse la molestia de preguntar a los afectados su parecer?

¬ŅDe verdad es tolerable que las cosas sigan as√≠? ¬ŅDe verdad es admisible que se les conceda mayor poder cuando los trabajadores no se implican en modo alguno en sus directrices?

No pongo en duda que el aumento del paro no les resulta indiferente. Sin embargo, no acierto a explicarme que están tan satisfechos de su gestión cuando no son capaces de frenarlo.

Vivimos tiempos en que los contrapoderes como los sindicatos se parecen más a un poder. Vivimos tiempos en los que no hay referentes a los que mirar frente a los abusos y las trapisondas. Vivimos tiempos en que la autocrítica no deja de ser, en el mejor de los supuestos, retórica.

Pero, sea como sea, no puede haber desvirtuación mayor para los sindicatos que mirar para otro lado cuando el fantasma del paro se va cobrando cada vez más víctimas.

Ante algo así, las palmaditas de Zapatero, más que satisfactorias, deberían resultarles, si no rechazables, sí al menos inquietantes.

Categoría: Opini√≥n Comentarios(22) noviembre 2009

22 Respuestas a “Poder sindical”

  1. Linotipista Pablo Says:

    ¡Para éstos fundé yo la UGT!

  2. Sindicalista liberado Says:

    ¬ŅA ver qui√©n se atreve a hacerme volver al tajo y no poder negociar con los amigos entre cubata y cubata?

  3. Dra. Rauschii Says:

    No s√© si alguien se ha planteado una de las m√°s terribles secuelas que la tan traida y llevada crisis est√° dejando en la vida laboral de esta nuestra Espa√Īa: un retroceso de un siglo en los derechos de los trabajadores.
    El discurso es muy claro: calla y traga, porque si no lo haces hay docenas ¡qué digo docenas! cientos de voluntarios esperando para ocupar tu puesto de trabajo a cambio de pan y mierda.
    As√≠ que nada de cobrar horas extras, las vacaciones s√≥lo cuando y si a la empresa le conviene y ni se te ocurra ponerte enfermo …
    La política del miedo, esta vez del miedo al desempleo, que siempre funciona.
    Y ya que los sindicatos se muestran incapaces de mantener los puestos de trabajo, al menos podr√≠an dedicarse a defender los derechos adquiridos con enorme esfuerzo y durante a√Īos por y para los trabajadores.
    Pero ni para eso sirven, porque ellos también tienen miedo: a bajarse de la poltrona, por eso se bajan los pantalones

  4. Atos Says:

    Demolador y cierto, don Luis. Como un martillo pilón

  5. Socialista chamuscao Says:

    Refrendo de principio a fin el comentario de la doctora. No se puede describir con mayor precisi√≥n lo que est√° pasando, de verg√ľenza.

  6. Izquierdista de café Says:

    Si el mundo de la pol√≠tica profesional huele a podrido, el sindicalero es m√°s apestoso a√ļn. Y conste que, precisamente ahora, es cuando m√°s falta hace un sindicalismo decente.
    Por eso dan tanto asco, por el irreparable da√Īo que est√°n haciendo a lo que representan.

  7. Armando Coca√Īa Says:

    ¬ŅPara qu√© darle m√°s vueltas? Son paniaguados del Gobierno de turno, y de vez en cuando disimulan cierto maletar, siempre, eso s√≠, con la boca peque√Īa.

  8. Sinecuras sine die Says:

    Liber√©monos todos en la lucha final y representemos a los esclavos… para que sigan si√©ndolo.

  9. Fray Riopedre Says:

    ¬°Ya tardaba usted en clavar el aguij√≥n de nuevo! Cuando convoco a los legos de los sindicatos, los saludo con mis latines, los encomiendo a Santo Tom√°s, les invoco al barbudo don Carlos (aqu√©l que naci√≥ en Alemania que se apellidaba Marx) y les hago promesas poniendo mi mano sobre la √Čtica de Spinoza.
    Ellos acceden a mis santas recomendaciones, y, al irse, de van con mis bendiciones.
    ¬°No ataque a mis muchachos!

  10. Selene3000 Says:

    Totalmente de acuerdo con lo que expone usted y la Dra.Rauschii. Estar√°n contentos los sindicalistas de haber conseguido dividir y debilitar a la clase obrera. Con su figura y trabajo conseguiremos volver de nuevo a la Edad Media.
    Qué falta de respeto tienen hacia sí y sus refentes sindicalistas
    Son la voz de su amo, qu√© verg√ľenza.

  11. Salmantina Says:

    Me sorprende agradablemente la claridad con la que escribe, sobre todo en temas como éste en lo que sobre muchos pesa la tiranía de lo políticamente correcto.

  12. Tito Liviano Says:

    ¡Qué dura es la historia! Lo que fue creado para defender a los tranajadores es ahora un invento para apaciguarlos y hacerlos sumisos.
    ¡Qué dura y qué triste!

  13. Universal Abelardo Says:

    ¬ŅQu√© qued√≥ del “un√≠os, hermanos proletarios”, cuando todos est√°n de acuerdo en esclavizar al emigrante, especialmente los sindicatos?

  14. Claudia Vel√°zquez Says:

    Aparte de las cosas que dice, con las que coincido, aunque pod√≠a ser a√ļn m√°s contundente, pasa usted por alto que la mujer en el mundo sindical todav√≠a est√° muy lejos de tener el protagonismo que le corresponde.

  15. Pilar Says:

    Gracias por ser tan contundente. No estoy de acuerdo con Claudia.

  16. Escol√°stico Says:

    Ya no se sigue ninguna escuela sindical, ya no existen bibliotecas en las sedes sindicales. Esto es el sindicalismo vertical mejorado para los dirigentes. No hay m√°s.

  17. Reconvertido Says:

    Sindicatos con chequera para acallar a unos y contentar a otros, a condición de que el patio esté tranquilo.
    ¬ŅEn qu√© qued√≥ el obrerismo?

  18. Rebeca Cobos Says:

    O sea, que los sindicatos se convirtieron en el mejor d elos casos en hermanas de la caridad que se lamentan de la pobreza de los parados, la lucha por mantener el puesto de trabajo es historia.
    ¬ŅA esto lo llaman sindicalismo?

  19. Enchufista vertical Says:

    Gracias, Zapatero, si seguimos as√≠, acabaremos recuperando el viejo Ministerio de Relaciones Sindicales, y cada a√Īo cambia el ministro. pasando de CC OO a UGT y tiro porque me toca.
    ¬ŅO no?

  20. Trabajo decente Says:

    ¬ŅQu√© piensan, qu√© puden pensar cuando utilizan la expresi√≥n “trabajo decente” al tiempo que tragan con subcontratas y todos los chanchullos del mundo?

  21. Asesora riopedriana Says:

    ¬°Hala! ¬°A dar clase! Yo, mientras tanto escribo en mi ordenada informes sobre c√≥mo debes darla. Y me lo paso de rechupete, aunque mis “memorandos” no se los lee ni el mismo Riopedre.
    Nada es perfecto, ya ves. Pero, para que te chinches, los sindicatos me defienden.

  22. Tiza a la fuga Says:

    Respetemos que tambi√©n existe vocaci√≥n para vender loter√≠a navide√Īa y para aconsejar a quienes dan clase. Ante todo, diversidad y pluralidad.

Escribir comentario