Europa vista desde el río Narcea

Por Luis Arias

Tras la última gran aportación al pensamiento occidental hecha por Leire Pajín, cuando habló de esa especie de conjunción planetaria inminente entre Obama y Zapatero, la cocción, siempre tendente a la mengua, arroja un resultado para los dos grandes partidos, a mi juicio inmerecido. ¿Qué tal si nos preguntásemos cómo habría sido el recuento, caso de que en España hubiese una derecha menos ultramontana que no presentase como cabeza de lista a las europeas a un candidato que, en más de una declaración pública, enjuició de un modo tan complaciente al franquismo? ¿Qué tal si nos preguntásemos si, además de lo dicho, el PP no estuviese salpicado por sospechas de corrupción y no hubiese sitio en él para personas como el señor Fabra? ¿Qué tal si nos preguntásemos, de otro lado, por los resultados previsibles caso de que el PSOE hubiese sabido hacer frente a la crisis desde un principio y no tuviese en su lista europea a gentes como doña Magdalena Álvarez, entre otras celebridades, a quien premia así sus desaguisados al frente de Fomento? Y, añádase a ello, que, en política europea, las disensiones entre esos partidos, estadísticamente hablando, no son tan grandes ni frecuentes.

Y, pasando a la lectura de estos comicios en clave asturiana, parece que nuestro hecho diferencial es que aquí la victoria pírrica en número de votos le corresponde al PSOE. Pero, en todo caso, las políticas tan importantes para Asturias, como la agraria y las subvenciones, «defendidas» por los socialistas en el Parlamento Europeo tienen el visto bueno de una buena parte de los votantes asturianos. ¡Ay! Se quedó Ovidio Sánchez fuera de la lista. No es justo que, para una vez que podía ir en una candidatura ganadora, al final se haya quedado fuera de ella.

Al final, triunfo de los euroescépticos en Europa, si se atiende al índice de abstención, al tiempo que se consolida la oleada, (y van ya no se sabe cuántas) conservadora.

Desde el río Narcea, la vieja Europa, de la que hablaba ya Napoleón, se configura institucionalmente de forma lejana y casi ajena. Esa vieja Europa de la que hemos estados separados durante siglos. Esa vieja Europa donde veían la solución los grandes intelectuales. Esa vieja Europa, cuyo Parlamento, especialmente en el caso de España, es una especie de canonjía para políticos de largo recorrido que pocas cuentas nos rinden de sus trabajos y sus días.

Desde Asturias, echamos de menos a Ovidio en las listas de su partido, y nos preguntamos si veremos algún día a Mallada con su abanico en tan incomparable marco afanándose y desvelándose por Asturias.

¡Ay!

Categoría: 1 Comentarios(8) junio 2009

8 Respuestas a “Europa vista desde el río Narcea”

  1. Adicto al diario Says:

    Sí, la campaña dio pena, los candidatos, una especie de desguace de los grandes partidos, y poco más que no fuese aquella vieka idea de una Europa que nadie invoca.

  2. Merche Says:

    Lo de Mayor Oreja y su defensa del franquismo es una ofensa en alguien que pide el voto para Europa. Y, en la otra lista, un Masip acabado, una Maleni que trepa aún más en su incompetencia, etc, tampoco queda a la zaga.
    ¡Qué asco!

  3. Salense Says:

    Esta vez se te olvidó hablar de que por estos parajes somo el basurero de Europa, y todos están encantados, empezando por las autoridades municipales y siguiendo por la izquierda ecologista que nos gobierna.

  4. Socialista chamuscao Says:

    ¡Qué contento estará Malllada al ver que usted lo propone para el Parlamento europeo! Claro, a un político de su valía y de su talla intelectual ser consejero de la Teletini le quedará corto!

  5. Tertuliano Says:

    A ver si en alguna de las tertulias televisivas a las que acude habitualemnte le dejan explayarse sobre el resultado de estas elecciones.
    Sería divertido y didáctico.

  6. sixto Says:

    ¿para cuando usted en política? Un intelectual que bebe de principios del siglo XX debe dar un paso en la vida pública…. ¿no cree?

  7. koldin Says:

    Acabo de leer tu artículo en el periódico, el de la “insularidad”, que me parece, como poco, oportuno. Eso sí, no comparto su pasión jovellanista. Don Gaspar Melchor nos ha dejado una pasión por la Meseta que ahora nos trae estos lodos.
    Soy un vasco de Avilés o un asturiano de Lekeitio, como prefieras. Llevo 56 años haciendo el recorrido Asturias-Vizcaya y viceversa y parace que, por fin, con treinta años de retraso, va hacer el tramo de autovía entre Unquera y Llanes. Pero, llega tarde. Demasiado tarde y, además, no nos arregla nada si no se hace que la autovía siga desde Torrelavega a Solares, por la Montaña en lugar de entrar en Santander como ocurre ahora. Se necesita ganar todo el tiempo posible que, por un lado, nos acerque a Europa (a la Europa rica) y, sobre todo, al aeropuerto internacional más cercano, el de Bilbao. Que la Asturias central esté a un máximo de dos horas de dicho aeropuerto, y del puerto de Santurce, donde llegan decenas de jubilados ingleses con ganas de folixa.
    ¿Cuando tiempo y esfuerzo hemos perdido en los últimos 40 años tratando de furacar Pajares?. ¿Qué beneficio hemos obtenido?. ¿Hemos ganado en algo?. Los castellano-leoneses, como antes los cántabros, están más preocupados por su salida a la Europa rica (¡faltaría más!) que es la que le compra desde el vino hasta los coches que se producen en Valladolid.
    Y, ahora, el AVE. No “queremos” AVE del Cantábrico que podría ponernos a, por ejemplo, seis horas de Paris. O, al revés, podía acercar a Asturias a varios millones de ciudadanos de esa Europa rica. Claro que nosotros preferimos envejecer con dignidad y nostalgia. A fin de cuentas, en Madrid, podemos probar quesó casí, aguardiente de Ribadesella o berzas de Tineo. Y citamos a don Gaspar Melchor que, no se olvide, hizo carrera en la Corte, no en Gijón.

  8. koldin Says:

    Quise decir queso casín

Escribir comentario