De prolegómenos e inicios de campaña

Por Luis Arias

Glaucón: «De este modo el hombre injusto intentará cometer delitos correctamente, esto es, sin ser descubierto, si quiere ser efectivamente injusto: en poco es tenido quien es sorprendido en el acto de delinquir, ya que la más alta injusticia consiste en parecer justo sin serlo. (Platón. Libro II de «La República»)

«El usurero hace prender al ratero; los vicios pequeños se ven a través de los andrajos; pero la púrpura y el armiño lo ocultan todo (…) Escucha, amigo mío, te lo digo yo que tengo el poder de cerrar la boca del acusador. Ponte anteojos y, como un político rastrero, aparenta ver lo que no ves» (Shakespeare. «El rey Lear»)

A propósito de lo que han sido los preliminares de esta campaña electoral al Parlamento europeo, ¿cómo explicarse que nadie haya recordado que, siendo López Aguilar ministro de Justicia, recibió una carta, firmada entre otros por Felipe González, en pro de Rafael Vera? ¡Lo que son las cosas! El entonces ministro, que tuvo la decencia de hacer caso omiso de aquel requerimiento, ahora encabeza la candidatura del PSOE a las elecciones europeas, y en la precampaña y en la campaña, González vuelve a tener protagonismo mediático. Por increíble y frustrante que parezca, el hecho es que los episodios más oprobiosos del felipismo no desaparecieron del debate público.

¿Cómo es posible que, ante las declaraciones de Vera a una revista que fueron extractadas en muchos diarios, apenas haya habido reacciones? Lo que dice se las trae, de veras que sí. ¿Cómo se puede alguien escudar en el dolor causado por los atentados de ETA para justificar las atrocidades y chapuzas de los GAL? ¿Es necesario recordar que no sólo hubo terrorismo de Estado, sino que además también se produjeron episodios de corrupción por parte de unos cuantos mandamases de los que eran entonces altos cargos del Ministerio del Interior? ¿Cómo se pretende colegir que, secuestrando a Marey y entrando a saco en los fondos reservados, se combatió el terrorismo? ¿Hasta dónde llegan la desfachatez y los despropósitos?

¿Y qué decir de las declaraciones de González culpando a las políticas neoliberales de la actual crisis, el mismo González que presidió aquella España del enriquecimiento rápido, que dio vía libre a los contratos basura, que suscitó aquella huelga general del 14-D de 1988, y que metió a este país en una espiral de corrupción que fue más allá de lo vergonzoso?

¿Y qué decir, por otra parte, de Aznar, saltando a la palestra de nuevo, sin mostrar, no ya arrepentimiento, sino prudencia por lo infundamentado de su política exterior según mostraron los hechos? ¿Y qué decir de la paradoja que supone que la candidatura del PP esté encabezada por un político que en los últimos tiempos ha hecho declaraciones la mar de exculpatorias y comprensivas con respecto al franquismo? ¿O es que, puestos a olvidar, ya ni siquiera se tiene presente que la dictadura y Europa fueron incompatibles de principio a fin?

¿Qué se hizo de aquel proyecto de Constitución europea que, tras ser rechazado por Francia, se convirtió en papel mojado? ¿Va a resolver el Parlamento europeo lo que no soluciona el Parlamento español?

Y, de otro lado, ¿acaso cabe albergar la esperanza de que los diputados españoles electos al Parlamento europeo resuelvan los problemas que, a resultas de la política comunitaria, están sufriendo una serie de sectores como los ganaderos?

Estamos, sí, en Europa, en una Europa que, si pasa revista a su historia, tiene un amplio espejo donde mirarse y muchas referencias que demuestran que de todo esto que se está padeciendo se puede salir, pues, de hecho, nuestro continente se ha visto en situaciones infinitamente peores. No es un problema de sitio, sino de un momento histórico que, con toda probabilidad, no pasará a formar parte de las épocas más gloriosas y memorables.

Los sondeos dan empate técnico entre los dos grandes partidos cuando se da la circunstancia que, de una parte, aquí hay un Gobierno que dice estar muy preocupado por los derechos de los más débiles y, sin embargo, no es capaz de hacer frente a una escalada galopante del paro. ¿O es que acaso no se encuentra el empleo como uno de los principales derechos que este Gobierno, incluso admitiéndole buena intención, no es capaz de defender? Y, de otra parte, el PP, a pesar de no tener capacidad de convicción para poner contra las cuerdas a un Gobierno que, primero, negó la crisis, y, luego, no sabe cómo afrontarla, a pesar también de que su candidatura la encabece, insisto, alguien que no le negó su comprensión al franquismo, y a pesar, en fin, de estar en una espiral de corrupción, no sufrirá descalabros. Y es el caso que los unos y los otros se merecerían un fuerte varapalo electoral. Y, sin embargo, el único descalabro previsible por ambas partes es la abstención, lo que no impedirá que perseveren en sus errores e inmovilismos los unos y los otros.

Lo que nos queda es desear que ésta sea la última campaña en la que las listas están configuradas en su mayor parte por personajes que ven en el Parlamento europeo una jubilación de lujo que, claro es, están muy lejos de merecer.

Categoría: Opinión Comentarios(12) mayo 2009

12 Respuestas a “De prolegómenos e inicios de campaña”

  1. Su Notedad Says:

    La política, me repito y remito a mi anterior comentario, es caldo de cultivo de la ignorancia a la que se ha condenado al pueblo con la manipulación impuesta por el poder que la información concede a las grandes corporaciones. Los partidos no se forman por políticos, si no que hay otros intereses manipulativos detrás.
    ¿Europa?, estoy seguro que la mayor parte de los ciudadanos que vieron ese debate estuvieron más preocupados con su banderín y su cerveza, de saber quién ganaba…coreando en sus alienadas mentes y voces las palabras vacías de los cabecillas de la nada.

  2. Alicia Says:

    Es verdad que esta campaña da pena. No le hacía falta citar los prolegómenos para llegar a la misma conclusión.

  3. Adicto al diario Says:

    Excelente el comentario que hace Su Notedad. No sólo da en el clavo, sino que se expresa además con brillantez.
    Y le agradezco a usted, Don Luis, que diga las cosas tan claras con respecto a Vera y a González.

  4. eleccioneseuropeas2009.blog.com.es Says:

    Muy buen artículo.
    eleccioneseuropeas2009.blog.com.es

  5. Felicidad permanente Says:

    Lo mejor es votar en blanco, leer a los claásicos y exigir a todos los candidatos un conocimiento mínimo de lo que es Europa.

  6. Atónito y sobrio Says:

    De acuerdo, Felicidad, en lo del examen, pues mostraría que no hay en este país políticos con un mínimo de lecturas aceptablemente digeridas.

  7. Trasgu-Pravia Says:

    En este bendito país solo viven bien,a parte de los politicos, los que os dedicais en los medios de comunicacion a la critica voraz y destructiva, cobrando vuestros buenos sueldos, primero como funcionarios de carrera, y despues con vuestras amenas tertulias televisivas, en un medio que primero os dedicasteis a criticar sin miramientos.Todo ello adobado por un grupusculo de lame culos y pelotas que solo esbozan odio y rencor, y que son incapaces de ver ni una sola cosa prositiva; ni en lo que hace el gobierno, ni en lo que critica la oposicion.
    Manada de demagogos, y de vividores. Yo os preguntaria:¿ como y de que manera colaborais vosotros , con vuestra ayuda, hacia los mas necesitados por la crisis?. Seguro que direis que eso no va con vosotros , que eso es culpa de Zp, que lo arregle el. Lo dicho: demagogos, vividores, charlatanes baratos es lo que sois la mayoria. Que pena me dais.

  8. mencar Says:

    Excelente artículo, Luis. Coincido totalmente con él.
    Respecto a determinadas opiniones vertidas en estos comentarios, y con el debido respeto al señor Trasgu-Pravia, yo te diría que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, y que la indiferencia es la mejor forma de castigo.

    Sigue escribiendo tan bonito, Luis

  9. Cornelius Says:

    El señor Trasgu no argumenta, sólo se dedica a eso que en filosofía se llemaba, traduciéndolo, argumentación ad hominen. Descalifica criticando al articulista de descalificador. Y eso por no hablar del mal trato que la grmática recibe en sus escritos.
    Por lo demás, el artículo en sí me parece, como mínimo, necesario.

  10. Una de cal y dos de arena Says:

    Don Luis, menciona al candidato del PSOE vinculándolo con los protagonistas del turbio asunto de los GAL. Aún siendo cierto que destaca el comportamiento decente de López Aguilar, creo que la imagen queda salpicada por los sucesos hediondos.
    Si al menos lo hubiese compensado haciendo referencia a la no condena de la dictadura fascista de Franco por parte del candidato del PP, Mayor Oreja, quizá el barco que tan bien tripula no se le escorase un poco hacia la derecha.

    Saludos.

  11. luisarias Says:

    Casi nunca comparezco aquí, pues considero que éste es un espacio para los lectores del blog.
    Hago una excepción, con una cal y dos de arena.
    No habrá reparado en ello, pero sí se habla en el artículo que usted tiene la amabilidad de comentar de la postura favorable al franquismo del señor Mayor Oreja.
    Y, con respecto a López Aguilar lo que se ensalza es su honestidad frente a quienes le pidieron clemencia con uno de los principales imputados en los GAL.
    No, mi nave no se escora a la derecha.
    Y gracias por leerme y también por la pulcritud de su escritura, que agradezco.

  12. Trasgu_Pravia Says:

    Para Mencar y Cornelius:
    Estimados señores, desconozco la idea que ustedes dos tienen sobre el sistema democratico en el que vivimos actualmente en España.
    Por eso creo que convendria recordarles que en democracia, uno de los mayores valores que se reconocen en la misma,son las libertades , tanto individuales como colectivas. Y dentro de las libertades existe algo llamado “LIBERTAD DE EXPRESION”, algo a lo que tenemos derecho todos los ciudadanos, siempre dentro del marco del respeto y de las leyes. Pues bien, partiendo de esta base; como ciudadano español, tengo todo el derecho a expresar mis ideas, les gusten a ustedes o no les gusten. Miren en democracia hay algo que todos debemos tener muy claro y es que LA LIBERTAD DE UNO TERMINA DONDE EMPIEZA LA DE LOS DEMAS.
    Si yo no estoy de acuerdo con los planteamientos y exposiciones que el señor D.Luis hace continuamente en este diario; yo, como ciudadano de un país libre, tengo todo el derecho del mundo a criticar al señor Arias; del mismo modo que el lo hace de quien cree oportuno en sus escritos. Una pregunta para los dos:¿ A caso para ustedes el columnista esta siempre en poder de la verdad? ¿ A caso el señor .D Luis nunca se puede equivocar ? Miren, ustedes tienen todo el derecho del mundo a darle siempre la razon al columnista, por simpatia hacia él, por ideologia politica, etc; pero no deben de olvidarse que yo tengo el mismo derecho a pensar y a opinar todo lo contrario. Convendria que ambos se repasasen un poco nuestra constitucion, para evitar hacer comentarios tan desafortunados como el

Escribir comentario