José Maldonado

Por Luis Arias

La Casa de Cultura del Ayuntamiento de Tineo acogió el sábado la puesta de largo de la Asociación José Maldonado, 24 años después de la muerte del político republicano. Estamos hablando de uno de los tinetenses más ilustres. Estamos hablando de un ciudadano que fue alcalde de Tineo y último presidente de la República en el exilio. Estamos hablando de un político que, tras muchos años de ausencia, regresó a su tierra, sin ruido y sin furia, pero cargado de razón y de memoria. Estamos hablando de uno de los grandes hombres públicos asturianos del siglo XX que, como otros muchos, es casi un desconocido en su tierra. Estamos hablando de la Asturias oficial que hoy, como en 1985, cuando se produjo su muerte, no supo ni sabe estar a la altura de las circunstancias en lo que se refiere al reconocimiento que merece el republicano José Maldonado.

En este occidente de Asturias, en el que las autovías no dejan de retratarse, en el que las promesas políticas son papel más mojado aún que en el resto, en el que proliferan eólicos y canteras, en el que los más desaprensivos no sienten el menor escrúpulo en poner en peligro el futuro por más que dudosos beneficios para el presente, la historia contemporánea, acaso contra todo pronóstico, decidió darse cita haciendo de estos parajes uno de los principales viveros del republicanismo más ilustre. Y, en tal sentido, la figura de don José Maldonado representa esto que estamos diciendo.

Sus últimos años de vida transcurrieron ya en esta tierra. Más allá del deseo de quienes quisieron fotografiarse con él buscando esa falsa gloria, por efímera e inconsistente, poco fue lo que Asturias quiso reconocer en él. Se puede decir que abandonó la vida sin que las instituciones públicas de esta pluscuamperfecta democracia actuasen acorde con la categoría del político tinetense.

Así las cosas, la asociación que acaba de  presentarse tiene mucho trabajo por delante en pro de que, al final, se le rinda justicia histórica a este hombre. Porque, si se me permite la perogrullada, no puede haber reconocimiento público a una figura a la que se desconoce. Ignorancia que, si de la vida pública hablamos, no es, ni mucho menos, inocente.

¿Dónde está la biografía de José Maldonado? ¿Cuándo se ordenará su archivo? ¿Cómo se justifica que su nombre apenas tenga presencia pública, en centros de enseñanza y, salvo excepciones más que contadas, en los callejeros?

Mala suerte es ya que, salvo en contadas ocasiones, los mejores hayan estado ausentes de la vida pública. Pero hay algo aún peor que eso: la ausencia en el presente del conocimiento de lo mejor que hemos tenido. Contra esto, hay que combatir sin tregua. Y no es un mal punto de partida la asociación de la que venimos hablando a cuyo frente se encuentra  además otro asturiano, Macrino Suárez, que formó parte del último Gobierno de la República en el exilio presidido por don José.

La antorcha del republicanismo no puede estar en mejores manos.

Categoría: Opinión Comentarios(9) abril 2009

9 Respuestas a “José Maldonado”

  1. Noventayochista Says:

    Nacido en 1900, Maldonado es, biológicamente, un hombre de la generación del 27, es decir, de una de las hornadas más ilustres de asturianos, como Vela, Valentín Andrés, Pedro Caravia, Gaos, etc.
    Y no les va a la zaga en cultura y universalismo.
    Se trata de un caballero de la política, de un señor republicano.
    La duda que una vez más se plantea es si la Asturias de hoy puede tener interés en personajes de esta categoría.

  2. Republicano Says:

    No conozco muy bien las teorías generacionales que expone Noventayochista, pero suscribo totalmente lo que dice a continuación sobre el señorío de Maldonado y lo lejos que eso queda de la vida pública actual.

  3. Feijooniano Says:

    ¿Existe el archivo de don José Maldonado? ¿En poder de quién obra? De ser ambas cosas ciertas, ¿a qué se está esperando para una investigación seria al respecto?

  4. Doña Berta Says:

    Poca gente como usted tiene el empeño de rescatar lo mejor que dio Asturias en la política, en el pensamiento y en la literatura, que se concentra, más o menos, entre el XIX y el XX al principio, con los grandes antecedentes del XVIII.
    Pero lo malo es que Maldonado en Asturias, como Azaña en el ersto del país, es un completo desconocido.

  5. Masa encefálica Says:

    ¿Qué pensaría ahora el señor Maldonado de esta izquierda iletrada y sin escrúpulos?

  6. Piecho categorial Says:

    Bien está que ponga de relieve con tanta frecuencia el recuerdo de lo que en su día fue aquel occidente de Asturias tan aislado que, sin embargo, dio hijos tan ilustres.
    Convendría que se meditase al respecto en lugar de tanto folclorismo que aburre.

  7. Katia Says:

    Gracias, Luis, por no olvidarte de esta tierra en la que diste clase, y por recordar a todos figuras como las de don José Maldonado.

  8. Febus Says:

    Muy buen artículo. Lleno de “savor faire” y justicia.

  9. Miguel Bernardo Says:

    Estimado Luis:
    Gracias por haber dedicado este buen artículo a la figuar de D. José Maldonado y por haber participado en la presentación de la Asociación.
    No dude que esta asociación trabajará por sacar del ostracismo tanto a la figura de este ejemplar republicano como a sus ideas y en este camino esperamos contar con su colaboración y la de todos los que así quieran.
    Coincido con usted en que la asociación no puede estar en mejores manos que las de D. Macrino Suárez un buen ciudadano un buen republicano y cómo no una muy buena persona.

    Miguel Bernardo
    Secretario de la Asociacion José Maldonado

    asociacionjosemaldonado@gmail.com

Escribir comentario