De despedidas, puestas de largo y resurrecciones

Por Luis Arias

La palmadita de Obama a nuestro Presidente empañada por la filtración de una inminente crisis de Gobierno que se confirmaría dos días después, filtración que nos lleva a preguntarnos si la tal crisis la hizo Zapatero o si en alguna medida se la hicieron. La curiosa coincidencia que supone que, para ser titular de un Ministerio, parece conveniente perder las elecciones a la Alcaldía de Madrid, además haciendo el ridículo. Así, doña Trinidad Jiménez, que en su chiripitifláutica campaña habló de Azaña sin mucho conocimiento de causa, lo que no le impidió más tarde hacer entusiastas genuflexiones a gentes del Tronío. Así, el señor Sebastián, introduciendo la mugre del cotilleo más ramplón en su discurso electoral. La otra coincidencia, la metafísica, que tan mala prensa tiene por estos lares. Y es que el nuevo ministro de Educación es titular de esa materia tan inmaterial, y acaso sea eso lo único que tiene en común con Ortega, pues las diferencias entre ambos parecen infinitas, por mucho que asuma el encargo el señor Gabilondo de llevar a buen puerto el llamado Plan Bolonia, la supuesta europeización (ji, ji) de la Universidad española.

¿Y qué decir del regreso de Chaves, del que fuera ministro de Trabajo en la ya legendaria huelga del 14-D? ¿No es muy llamativa la vuelta del felipismo sin González, precisamente para dar marcha atrás en aquella apuesta de la España plural de la que nuestro Presidente no se acuerda? ¿Y qué pensar de la nueva ministra de Cultura, del mismo entorno de aquella rocambolesca ocurrencia farandulera del gesto con las cejas para apoyar a Zapatero? ¡Ay! ¿Y qué me dicen del señor Blanco, por fin, ministro, adalid del periodismo declarativo, cuya relación con el idioma es manifiestamente mejorable?

Entre los que se van, doña Magdalena no sólo será recordada por sus escandalosas salidas de tono, sino también por los sublimes modos que se utilizaron para librarla de una reprobación parlamentaria. Y el señor Solbes, que, tras negar la crisis, le faltaba voluntad para apagar los muchos fuegos que el día a día iba descubriendo. Y doña Mercedes, tras haberle sido retirada la Universidad de las competencias de su Ministerio, en un momento en que la enseñanza está en un preocupante desprestigio, se va, creo, sin mucha gloria. Por su lado, los ministros de Cultura y Sanidad dejan sus respectivas Carteras sin que hayan aparentado demasiado apego a sus cargos.

Puesta de largo de un nuevo Gobierno que coincidió con la noticia de la muerte de Mari Trini, más protagonista de lo que pudiera pensarse de la educación sentimental de un tiempo y un país en el que las canciones de amor podían tener sus lamentos, pero no ser contestatarias ni revolucionarias, más allá de alguna que otra gloriosa excepción como es el caso de Aute, donde lo figurado, lo alegórico y lo metafórico volaban más alto que la mirada ruin, chabacana y rastrera de los censores.

¿Y el horizonte más inmediato? Las distintas corrupciones que no pasan factura al decir de las encuestas. La etapa que está a punto de abrirse en el País Vasco con un entendimiento entre PSOE y PP que parece impensable en el resto de España.

En todo caso, escepticismo y hartazgo. En todo caso, inquietud por la ausencia de una respuesta sindical acorde con las circunstancias en estos tiempos de crisis con un paro que se desboca. En todo caso, un desprestigio de la política, vertiente sindical incluida, que es perjudicial para todos.

En todo caso, tras las despedidas y puestas de largo, que se produjeron en la misma semana en que fallecieron Mari Trini y Corín Tellado, ceremonial de adioses de lo que fue la educación sentimental de este país en los últimos años.

Y, en todo caso, tras la Semana de Pasión, otra efeméride que recuerda un acontecimiento histórico que con tanto afán pretende ser sepultado: me refiero al 14 de abril de 1931, a aquella fecha en que en este país se proclamó el único Estado no lampedusiano de nuestra historia contemporánea.

¿No sería pertinente recordar el 14 de abril como un acontecimiento cargado de futuro? ¿No sería, ítem más, obligado tener en cuenta el republicanismo como algo que pudiera y debiera servir de punto de partida para una regeneración política tan necesaria, frente a las escandaleras protagonizadas por dos partidos turnantes que cada vez recuerdan más lo que fue aquella Restauración canovista marcada por el caciquismo y las continuas trapisondas?

Tras las despedidas y puestas de largo, un 14 de abril que habla de otra ética y de otra estética, por mucho que se le siga queriendo fosilizar en la fosa del oprobio y la desmemoria.

Categoría: Opinión Comentarios(17) abril 2009

17 Respuestas a “De despedidas, puestas de largo y resurrecciones”

  1. Migoyina Says:

    Siempre en contra del Gobierno socialista, sea asturiano o español, y eso que no paro de subirles el sueldo, a ustedes, a los profesores.

  2. Republicano Says:

    Menos mal que hay alguien que, en contra de todo y de casi todos, tiene a bien mencionar el 14 de abril.

  3. Generalato de la mollera Says:

    Muy bien, don Luis, aunque yo le hubiese agradecido más espacio al 14 de abril y menos al resto de asuntos, pero su argumentación es impecable.

  4. Vela Says:

    Muy pertinente la confrontación que hace entre el canovismo y la 2ª República, y, sobre todo, muy certero comparar la Restauración canovista con el presente.

  5. Abrumada en Brumario Says:

    ¡Pobre Trini! ¿Cómo no se enternece usted al verla derrochando tanto entusiasmo!
    No e justo usted con ella. ¡Jo!

  6. Elena de Goya Says:

    A mí me da pena de Merceditas, sola, como Fonseca, sin sus Universidaes y con sus informes Pisa, tan demoledores con ella.

  7. Laura Says:

    Vamos a ver, Luis, es cierto que Mari Trini no fue una artista de primera fila, pero juraría, como insinúas, que sí formó parte de tu biografía sentimental, que hay vivencias en las que algunas de sus canciones comparecieron en ellas.
    ¿A que sí?

  8. Bárbara Says:

    Hola, Luís, muy bien tú artículo.Yo no entiendo casi nada de política, por ello, no llego a comprender tanto cambio…solo el de Magdalena, que en mí opinión, ya no la debería de haber puesto como Ministra esta legislatura.
    Por otra parte, me gustaría que algún día escribieras algo sobre el Consejero de Educación, José Luís Iglesias Riopedre, del conflicto que mantiene con los profesores de los Centros de Formación Ocupacional y de su labor en general.
    Muchas gracias.
    Saludos.

  9. atos Says:

    Menos mal que alguien se acuerda de que hoy es 14 de Abril.
    Vela, no tiente usted a la historia porque entre los partidos tunantes- digo turnantes- de la restauración y la República apareció un salvador de la Patria

  10. Alicia Says:

    Muy bien, Luis, como siempre, no falta el vinagre, pero se observa carencia de tersura en tu prosa, ni de ternura cuando hablas de la educación sentimnetal y de la historia.

  11. Isabel Says:

    Sé que no es fácil abordar tantas cosas en un solo artículo. De todos modos, espero que, no tardando mucho, te ocupes del desastre educativo a nivel nacional, desde la escuela a la Universidad.
    Como bien sabes, aquí el legado del republicanismo es mortal de necesidad.

  12. Marianita de Pineda Says:

    Gracias por elevar tu voz, como en ti es costumbre, en pro de ella, de aquella República a la que llamaban la Niña, que, de alguna manera, yo empecé a bordar.

  13. Rosa Says:

    ¡Qué pena que no dedicases algunas palabras más a Mari Trini, con cuyas canciones hemos vivido momentos cuyo recuerdo nos enternece y estremece, ¿no crees?

  14. Rien de rien Says:

    Fue Mari Trini nuestra voz de desgarros, má cerca de lo cursi que de lo existencialista, pero con ella nos salieron las espinillas.
    Yo la quiero.

  15. Noventayochista Says:

    Salmerón tambien fue, como seguramente usted sabe, catedrático de metafísica. ¡Qué mala suerte puede tener el señor Gabilondo con aquello de las comparaciones!

  16. trasgu-Pravia Says:

    Muy bien don Luis, usted a lo suyo: ha criticar a los politicos. Y como la crisis parece que es de verdad, y por si usted tiene poco para vivir con su estupendo sueldo de profesor, va y se nos mete tambien a tertuliano en la TPA, aqui mucho criticar,pero todos a chupar del bote de los euros públicos. Desde luego hay gente con mucho morro y poca etica.
    País, bendito país.

  17. atos Says:

    Hombre, Trasgu, usted de nuevo por aquí. Ya lo echaba de menos

Escribir comentario