La batalla de Tineo

Por Luis Arias

Hay un concejo en Asturias que fue cuna de ilustres personajes históricos como el general Riego y don José Maldonado. Hay un concejo en Asturias, cuyas explotaciones ganaderas resistieron y algunas siguen resistiendo a pesar de las políticas conducentes a convertir el campo en residencia para la tercera edad. Hay un concejo en Asturias que, a pesar de las malas comunicaciones y del abandono legendario que sufre dentro del conjunto del occidente asturiano, aún se muestra vivo cuando toca reivindicar el mantenimiento de unidades escolares y, también, cuando muchos, empezando por su Alcalde, ven en peligro el futuro de algo que forma parte de sus raigambres, como es el caso del monte de Armayán, donde el conocido empresario Victorino Alonso plantea un proyecto de una mina a cielo abierto, con el consiguiente destrozo forestal.
Sigo con atención cuanto se publica y se dice en torno a este asunto. Y lo primero que siento es admiración hacia un Alcalde que, arriesgándose a ser impopular, considera, creo que acertadamente, que la mejor apuesta por un futuro sostenible es conservar parte importante de aquello que nos legaron con su esfuerzo, sin bucolismos palaciovaldesanos, nuestros antepasados. Así, la riqueza paisajística y maderera del monte de Armayán. Tampoco deja de conmoverme que haya habido tinetenses que se dirigieron a mí, sin ir más lejos en el blog que tengo en la edición digital de este periódico, pidiéndome que me pronunciara al respecto en un artículo. Y, en el mismo orden personal, nunca olvidaré mis 5 años de docencia en el Instituto de Tineo, que entonces se llamaba “Rafael del Riego”, donde tuve alumnos y alumnas de los que guardo un gratísimo recuerdo.
Dicen que la opinión está dividida; que el comité de Empresa de Uminsa se ha manifestado pidiendo que se lleve a cabo el proyecto del señor Alonso. Se entiende perfectamente que se luche por el puesto de trabajo; esperar lo contrario sería absurdo. Y es obvio que no se les puede pedir análisis serenos a personas que tienen implicada su alternativa laboral en ello. Los trabajadores afectados merecen toda la compresión y respeto en este asunto por parte de todos.
Dicho esto, tampoco sería justo que se nos exigiese a todos que no fuésemos más allá en nuestro análisis de la situación. La Asturias minera y la Asturias agrícola saben muy bien lo que es hipotecar el futuro de una comarca y de unas explotaciones a cambio de una jubilación más o menos segura. ¿Es razonable que las cosas continúen siendo de este modo? ¿Es deseable que sigamos hipotecando el futuro? ¿Se está pensando en el porvenir de los jóvenes, o, antes bien, la perspectiva es una jubilación cercana?
Nadie debe engañarse creyendo que el proyecto del señor Alonso signifique la garantía de unos puestos de trabajo duraderos. No es HUNOSA la empresa de este ciudadano. Cabría preguntarse si el plan de don Victorino, de llevarse a efecto, acarrearía subvenciones del sagrado dinero público. De ser, como cabe esperar, positiva la respuesta, habría que incorporar al debate esas cifras y preguntarse en qué podrían ser empleadas en pro del futuro del Concejo tinetense sin que ello implicase daños medioambientales irreversibles. Sin ir más lejos, en el desarrollo de la explotación maderera en Tineo.
Occidente de Asturias que tiene ahora mismo en Tineo algo más que un referente de lo que nos viene aconteciendo. Proyectos empresariales con mensajes salvadores, casi mesiánicos, que, en el fondo y en la forma, son fundamentalmente los compradores de las joyas de la abuela a aquellos que viven su ruina y que malvenden los restos de las cenizas de viejos esplendores y resplandores. Occidente de Asturias, codiciado para canteras, que sufre la proliferación abusiva de parques eólicos, y que corre el peligro de ver desvirtuado su paisaje en el momento en que se despuebla. Y todo ello con un discurso donde el progreso se pone demagógicamente  como bandera.
Minería asturiana, ya reconvertida en su mayor parte, con sus hitos y sus mitos. Empresas mineras que buscan en los concejos peor comunicados y más despoblados la explotación rápida para dejar tras de sí ese conocido paisaje después de la batalla de ruina medioambiental.
Aquí no hay la épica novelada por Zola en Germinal. Aquí lo que hay es la memoria, la historia reciente. Por ejemplo, la de aquellos mineros que hicieron una marcha hasta Oviedo desde Cangas del Narcea que trabajaban para don Victorino. Aquí, como me dijo un lector, lo que hay es la parodia de una conocida obra de Ibsen, donde lo heroico no está del lado del personaje que se erige en ello.
Y, por último, sepa don Marcelino que somos muchos los que pensamos que está actuando a la altura de las circunstancias. Un responsable político no debe ser el sepulturero de la tierra que administra desde su cargo público. Un responsable político sabe que está obligado a administrar la herencia recibida por todos aquellos que vivieron sus trabajos y sus días en esa misma tierra en la que le toca decidir ahora.
Celsa Díaz acaba de publicar un excelente artículo ocupándose de este asunto. Y a mí me llegan los ecos de Zola, no sólo de su epopeya épica sobre la minería que tiene por título “Germinal” sino también de otra novela suya, “La Tierra”, madre y madrastra, de quienes la habitaban y la trabajaban.
La tierra, el suelo, el subsuelo y las bajas montañas de Asturias a las que sus pueblos se agarran como los hijos que se sienten protegidos bajo las faldas de sus madres.
Faldas maternas y faldas de montañas astures. ¿No son acaso la misma cosa?

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(27) diciembre 2008

27 Respuestas a “La batalla de Tineo”

  1. Curiando que ye gerundio Says:

    Artículo ponderado y valiente, que, seguro, acarreará insusltos y descalificaciones. En todo momento, parecía estar con el freno puesto, queriendo hacer extrapolaciones a otros lugares cercanos a Tineo.
    ¿Me equivoco?

  2. Piecho categorial Says:

    Le sugiero, don Luis, que usted ponga bajo su nombre un subtítulo que diga: “La Voz del occidente asturiano”.
    No deja usted de desgañitarse contra todos los atropellos que sufre el occidente asturiano, frente al silencio sumiso, por no decir cómplice, de la mayoría de su población.

  3. Cornelius Says:

    Tras habar arruinado la agricultura y la minería, ahora llegan gentes como este señor a cargarse un entorno, y, para mayor descaro, llevan a cabo sus proyectos con subvenciones.
    Y aquí todos contentos.

  4. Un vaqueiro Says:

    Apreciado Luis:

    Hace ya unos años (14) fui alumno tuyo en el Instituto Rafael del Riego, en aquella época mi opinión sobre ti no era otra que la de “otro profesor más”. Ahora, con un poco más de juicio, tu cotización ha subido considerablemente en mi mercado particular.

    Quiero agradecerte profundamente el permanente apoyo que de la zona occidental haces en tu columna.

    En este caso, aunque comprendo los motivos de la movilización minera, no puedo estar de acuerdo con ellos. No pienso que sea razonable negociar con Victorino Alonso nada de nada, mi opinión sobre este individuo está más que contrastada desde hace muchos años. Tengo amigos bercianos que ya le conocen desde sus inicios en la cementera… (no reproduciré sus opiniones por respeto a los lectores).

    Mineros, algunos conocidos, casi todos vecinos. Este personaje os está engañando, parece mentira que no advirtáis que lo único que pretende es provocar enfrentamiento y división (divide y vencerás, ¿os suena?).

    Sr. Alcalde, mi apoyo a tu labor, te estas jugando el tipo, con alto riesgo de impopularidad. Insisto, todo mi apoyo.

    El futuro del Paraiso Natural, no pasa por arrasar un montón de hectáreas de bosque, contaminar acuíferos, destrozar caminos, etc., a cambio de no más de 25 empleos.

    Luis, un fuerte abrazo de un alumno-admirador.

  5. Katia Says:

    Gracias, Luis, por dar la cara una vez más, sobre lo que ocurre en el occidente de Asturias.
    Me agradó mucho que hicieses mención a tu etapa como profesor en Tineo. Dejaste aquí muy buenos recuerdos, lo sabes. Y, como te dije en más de una ocasión, al leerte, es como si te escuchase dándonos clase.
    Gracias por no olvidarnos.

  6. Roberto Says:

    Hola D. Luis,
    He leído con agrado su artículo. Imagino lo difícil que es para usted opinar sobre estas cosas sin herir a cualquiera de las partes implicadas. Los digo porque lo más fácil es cargar tintas contra Victorino, que merecido lo tiene…, digo lo más fácil, si no tuviera como rehenes los panes de muchos trabajadores tras de sí. Por tanto el tono y el fondo de su escrito expresan con cordura y sensatez la realidad de las cosas por estos lares; realidad que compartimos la mayoría, dónde no todo vale a cualquier precio.
    Esperando con ansía su proximo escrito, reciba de mi parte un cordial saludo.
    Un abrazo

  7. Cangués Says:

    Los tinetenses, si los hay, que tengan dudas sobre Victorino Alonso, que nos vengan a preguntar a los de Cangas por él.

  8. Bárbara Says:

    Hola, Luis:
    Quiero darte las gracias por tú cometario, me parece muy coherente y ponderado…..Ojala sirva para algo y pronto podamos salir de todo esto…
    Otra ves muchas gracias.
    Saludos

  9. Lliteratu Says:

    La parte final de su artículo es, en lo literario, excelente. Nadie le da importancia al hecho de que un discurso político, si aspira a algo, debe ser a la vez un discurso poético, aunque sólo lo atisben cuatro.
    Muy bien, don Luis.

  10. Ayalga de Salas Says:

    ¡Qué solos se quedan los políticos dignos como Marcelino! Tan solos, con perdón, como los muertos de Bécquer.

  11. Viajero astur Says:

    Tineo en el interior y Tapia en la costa están ahora mismo en pie de guerra contra el desmantelamiento de unos tesoros paisjísticos y medioambientales en el occidente asturiano.
    Mientras esto ocurre, el Gobierno asturiano se calla.
    ¡Cuánta tropelía!

  12. pepemonteserin Says:

    Querido Luis, estoy en Varacruz, sin datos de tu correo, por eso no se me ocurre mejor que decirte aqui (en ordenador ajeno donde no encuentro acentos) que acabo de comprobar que mi articulo salio el domingo, llame a LNE y me dicen que lo aclararan el lunes, no se como. En el blog ya lo meti. Te llame al movil pero lo tenias apagado. Disculpa los acentos y faltas, es un teclado configurado para tocar las pelotas. Ya ves.

  13. Laura Says:

    Luis:
    Creo que lo señala a la perfección: la forma en que cierras el artículo es hermosa. No es fácil dscribir mejor lo que son los pueblos que se cuelgan de las montañas, como los niños a la falda de la madre.

  14. Laura Says:

    Me refería a la observación de Lliteratu.

  15. Maestrín de escuela Says:

    Bien por Marcelino. ¿Por qué las autoridades carboníferas de Asturias guardan silencio, empezando por Villa? Este señor sí que sabe quién es Victorino Alonso.

  16. Atónito y sobrio Says:

    ¿Aparecerá Tini por Tineo a comer chosco y, de paso, a apoyar a su Alcalde?

  17. Adicto al diario Says:

    Tini en Tineo. Suenan tanto las “tes” que la expresión, señor Atónito, chirría.

  18. Trasgu-Pravia Says:

    Que bueno eres escribiendo D.Luis; Pues anda que tu, Monteserin, tu si que eres todo un talento; con esa lucidez, con esa brilantez literaria.
    Oye Pepe,¿sabes una cosa?, somos los mejores, creo que con nosotros hacen una gran injusticia al no concedernos algun premio de esos resonados.
    LO dicho, lo que mola en etos tiempos es el peloteo. Yo te prologo a tí si tu me pones bien cuando abandone la nave, yo digo que articulo mas bueno;pero tu a cambio escribeme algo curioso alabando mi labor, asi todo queda en casa , es decir, en LA NUEVA ESPAÑA.
    País , bendito país

  19. Nonaya Says:

    ¿Quién va a ganar esta batalla? ¿La dignidad de un Alcalde, o los clientelismos políticos que hay alrededor de Victorino Alonso?
    En Salas, ni siquiera habría habido batalla.

  20. Tertuliano Says:

    Alguien me dijo que Victorino ganará la batalla, pues sus tentáculos son consistente. Si ello es así, al Gobierno de Asturias, presencia de IU añadida, sólo le queda dar el paso siguiente: el visto bueno a Gold Mines en las cercanías de Tapia.
    ¿La autonomía era esto?

  21. atos Says:

    Ya han descubierto oro, de nuevo, en Belmonte y Carlés. A ver si esto acaba como el tesoro de Sierra Madre.
    Ha demostrado, otra vez, don Luis, valor e independencia para escribir un artículo así, con todo lo que está en juego.
    Nonaya, desde luego, en Salas jamás habrá batalla si no la damos los votantes.

  22. Tauro y centauro Says:

    Sí, señor Atos, descubren ahora mucho oro, y, sin embargo, Rio Narcea Gol Mines se retiró diciendo que la explotación no era rentable.
    El juego es burdo, vive el cielo que lo es.

  23. Ulises Says:

    ¿Habrá alguna ralación entre Ítaca y todo lo que ustedes están escribiendo aquí?

  24. Ulises Says:

    Quise decir, claro, relación.

  25. antomil71@hotmail.com Says:

    lOS politicos del suroccidente han destrozado todo,sumiendolo en la pobreza.Ni carne,ni leche,ni hortaliza;los prados a monte,las vegas a matorral.Hacen que impere el trabajo subvencionado,para así tener a la población callada,oprimida,venden favores para tenernos amordazados.Ahora les sale un grano que es D.Marcelino,al que dejan a los pies de los caballos,sin que ningun politico regional salga en su defensa.D.Luis,esta comarca,Asturias y su ciudadanía,necesitan plumas como la suya,libres y objetivas,y algún día tendrá que llegar en que desbanquemos de las poltronas a estos ineptos que se3 han convertido en profesionales y pequeños reyezuelos que esquilman la riqueza que hemos puesto en sus manos para conservarla y adminstrarla.Enhorabuena D.Luis

  26. Mª Luz Naredo Camino Says:

    Luis, acabo de descubrir tu blog y es que mi tiempo no da pa todo, pero desde hoy procuraré seguirlo.
    Tampoco sigo con asiduidad la polemica a que se refiere el post sobre la mina de cielo abierto en Tineo, Victorino Alonso y Marcelino, el alcalde Tineo, pero de lo poco que conozco estoy de acuerdo contigo y con todos los que defienden nuestro entorno natural sin destrozos.
    Lo que ya me está preocupando más, es que en casi todos los blogs o paginas que leo referidas a temas un poco espinosos, hay muchos comentarios (también en la prensa digital) pero con seudonimos y pocos nombres propios. Qué impide a los que los hacen hacerlo con su nombre?
    Algo no va bien cuando pasa esto
    saludos

  27. luisarias Says:

    Luz, gracias por tu comentario y gracias, sobre todo, por dar la cara con tu nombre y apellidos. Bien sabes que ésta es una tierra donde la gente acostumbra a esconderse “tras el matu”. Veo que tú eres una notable excepción.
    Gracias de nuevo, Luz.

Escribir comentario