Valledor

Por Luis Arias

Aquel Consejero que tanto viajó durante la pasada legislatura. Aquel Consejero que acaparaba más titulares que la mayoría de sus compañeros de Gobierno. Aquel Consejero que llevó a cabo más de una «antroxada» sin distinguir en ningún momento entre el asturianismo y el folclorismo. Aquel Consejero que, en algunos casos, venía a ser -mutatis mutandis- una especie de Carod Rovira a la asturiana. Aquel Consejero, cuyo declive, aunque los analistas de la política astur apenas hayan reparado en ello, comenzó en la campaña electoral de 2007, cuando don Jesús Iglesias desembarcó en la candidatura de la IU al Parlamento asturiano, tras haber fracasado en su tentativa de ocupar el tradicional escaño en el Congreso de los Diputados que el PCE de Asturias primero e IU después vinieron obteniendo desde las elecciones del 77 con Pasionaria.

¿Por qué no se habló desde las elecciones autonómicas de 2007 de la muy singular «bicefalia» existente en IU al estar don Jesús y Valledor en el Parlamento asturiano? ¿Por qué no se quiso advertir que ahí empezaba a apagarse la estrella de Valledor? ¿Por qué nadie tuvo a bien preguntarse qué diferencias ideológicas pueden existir entre Iglesias y Valledor? ¿Las hay? Hablar del pensamiento político del primero es casi un suicidio intelectual no sólo por lo que cabe suponer desde un análisis un tanto malévolo, sino también porque, remontándonos a su etapa en el Ayuntamiento de Gijón, hay constancia de sus estrategias, que no de sus ideas. Y, de otro lado, si Valledor, en sus años de Consejero, nunca dejó de hacer uso del llamado «periodismo declarativo», don Jesús pasó mucho más desapercibido en todo el tiempo en que apoyó, más o menos explícitamente, la gobernabilidad del Ayuntamiento de Gijón por parte de Areces.

¿Cómo es posible que los analistas no se plantearan que en IU quien estaba llamado a entenderse con Areces era Jesús Iglesias, mientras que con Valledor los desencuentros iban en el guión? Y, siendo esto así, ¿quién planteó una casuística mínimamente creíble que explicase que no hubiera pacto entre PSOE e IU tras las elecciones de 2007? ¿O es que, por parte del PSOE, era don Javier Fernández el que decidía?

Valledor en declive. Valledor, sacando los colores -es un decir- al Consejero más asesorado del mundo mundial, esto es, al señor Riopedre. Valledor, defensor del asturianismo y del asturiano, baluarte de un nacionalismo astur que, al menos electoralmente, no acaba de conseguir apoyos, ni en su vertiente de derechas, en la que no obtuvo ni un solo diputado en las dos últimas legislaturas, ni tampoco en su vertiente de izquierdas. (Conste que no toca aquí y ahora plantearse en qué medida se puede articular un discurso político que sea a la vez de izquierdas y nacionalista).

Y, por otro lado, IU en Asturias tiene mayores incertidumbres que en el resto de España. ¿Ha hecho la coalición análisis y autocrítica de las luces y sombras de su pasada coalición a la hora de pactar en este momento? ¿Piensan los dirigentes asturianos de IU dar explicaciones de aquel bochornoso espectáculo que tuvo lugar en la plaza de América el pasado año, agresiones personales incluidas? ¿Consideran acertada la política de expulsiones de antiguos dirigentes comunistas que llevaron a cabo desde entonces? ¿Les parece que se vienen conduciendo con acierto, que no caben rectificaciones?

Doña Noemí «hereda» la Consejería de su progenitora, algo muy coherente en una formación política que se supone marxista y que se declara republicana. Los Verdes entran en Medio Ambiente tras haber denunciado en Europa determinados proyectos del actual Gobierno astur. ¿Se han preguntado si saldrán fortalecidos de este pacto? ¿O es que lo que más preocupa consiste en la inmediatez de acaparar cargos? ¿Y se han preguntado sus dirigentes qué pasaría si Llamazares regresase a la política asturiana? ¿Tendría sitio? ¿Se lo harían?

¿Está doña Noemí, tan nacionalista en muchas de sus manifestaciones públicas, más de acuerdo con el señor Iglesias que con Valledor? ¿Le queda a éste la aventura de forjar un partido nacionalista desde la izquierda?

¿Qué se hizo del «programa, programa, programa» que en su día preconizó Anguita? ¿El «programa, programa, programa» de IU y Los Verdes coincide con la invasión de eólicos, con la regasificadora, con las obras denunciadas, con minicentrales que en su momento tanta contestación popular tuvieron?

¿Se han preguntado cómo evitar que cunda la sospecha de que lo que están haciendo es llamar a la puerta del PSOE para ser acogidos por esta formación política cuyo izquierdismo no es fácil de encontrar fuera de sus siglas?

Y, de otro lado, ¿cuál es la principal propuesta de Valledor en este momento más allá del asturianismo que muchos podemos compartir? ¿Se tomará la molestia de dar explicaciones al respecto?

Quede para otro momento ocuparse de la situación en que se encuentran las huestes de don Francisco de Asís, que nada parecen tener que ver con los trabajos y los días de quienes están a punto de entrar en el Gobierno que preside un ex comunista que, aduciendo viejas ortodoxias, protagonizó aquel legendario desencuentro del PCE en Perlora.

Lo cierto es que, a resultas de este pacto, Valledor se queda solo y no parece tener quien le siga, mientras que su «sucesor» va por otro camino, apoyado de momento por su compañeros de coalición. Cabría preguntarse por el hasta cuándo, el hasta dónde y el hasta qué de la soledad del primero. También sería pertinente formularse el mismo cuestionario con respecto al segundo.

¿Verdad que sí?

Categoría: Opinión Comentarios(15) diciembre 2008

15 Respuestas a “Valledor”

  1. Feijooniano Says:

    ¡Ay, don Luis, don Luis! ¡Estos rojos astures le tran a usted a mal traer! ¿Cree usted que vale la pena que espere de ellos coherencia?

  2. Isabel Says:

    Como enseñante que soy, siempre le estaré agradecida a Valledor por ser el único parlamentario asturiano que puso más de una vez al nefasto Riopedre contra las cuerdas.

  3. Socialista chamuscao Says:

    Ye vergonzoso lo que ocurre con la izquierda, con el reparto de cargos que hacen si disimular siquiera sus trampas.

  4. Cornelius Says:

    Lástima que la izquierda haya llegado a esto, a hacer de la política cgiringuitos donde se pagan, no lealtades, sino actuaciones de esbirros y aduladores, además de endogamias escandalosas.

  5. Adleriano Says:

    ¿De quién es hija esta izquierda? ¿De los despojos de una mal lllamada clase política que va de mal en peor desde el 82 a esta parte?

  6. Adicto al diario Says:

    ¿Puede conseguir Valledor aglutinar todos los descontentos del asturianismo y dar forma a una opción política que tenga presencia parlamentaria en Asturias?
    Largo se lo fía este señor.

  7. Atónito y sobrio Says:

    Ni Valledor ni los peceros con los que anda a la greña tienen ningún futuro.

  8. viva don luis Says:

    este como todos. si deja la politica ahora tiene que volver a dar clases en la privada para encima.
    y eso es muy duro hasta para un comunista.
    Pandilla de vividores,.
    No se deberia ir a votar,muchos no tienen despues a donde ir, y eso hace que se peleen por el puestin.
    que verguenza de pais.

  9. Feijooniano Says:

    Al menos, Valledor tiene un trabajo al que regresar. ¿Y el resto de dirigentes de IU, como Noemí o Iglesias?

  10. Semióloga Says:

    Sobre el papel, sólo sobre el papel, Valledor tiene ahora la oportunidad de elaborar un discurso acorde con una alternativa política donde no colisionen izquierda y asturianismo, izquierda alejada de los chiringuitos arecistas, y asturianismo distanciado de los folclorismos. De tiempo, dispondrá. De recursos, propios y ajenos, veremos.

  11. Moscón Says:

    ¿Cuántos partidos de izquierdas vamos a tener entonces: IU, PCA y el de Valledor? ¿Un total de 3 minibuses?

  12. Socialista chamuscao Says:

    Además de todo lo dicho y comentdo, habría que añadir otra cosa: Si Areces es conocido, también fuera de Asturias, por sus chiringuitos, los de IU llariegos son un chiringuito más “ruinín”, dentro de esas muñecas rusas del arecismo.

  13. Tertuliano Says:

    Lo siento por Valledor, que no me parece, a pesar de todo, un mal tipo, pero IU está en proceso de desaparición, sobre todo en un lugar como Asturias donde siempre tuvo más presencia que en el resto de España.

  14. Tauro y centauro Says:

    Los chamuscaos, los desencantados son los votantes de izquierda, a quienes sólo nos queda una campaña en toda regla en pro del voto en blanco masivo.

  15. joaquin Says:

    No entiendo estas críticas desde la izquierda. Todavía no han pasado 15 días desde que IU BA Verdes entró en el Gobierno Regional y ya se está cuestionando su labor.
    Creo que en vez de especular tanto sobre personas y construir críticas en el aire sería mejor hacer propuestas concretas para poner en marcha.
    Una, por ejemplo, que viene a cuento en este blog, garantizar mendiante cambios legales y urbanísticos la conservación de las vegas del Narcea.
    salud

Escribir comentario