Isidoro Nicieza

Por Luis Arias

Soy docente y conozco muy bien la importancia que tiene el recuerdo que uno deja en aquellos alumnos a los que en un momento dado impartió clase. Es probable que algo no muy distinto acontezca en el mundo periodístico. Es el caso que durante estos últimos 14 años tuve la oportunidad de tratar con Isidoro Nicieza, y es mi deseo dejar constancia de lo mucho que aprendí departiendo con él a lo largo de todo este tiempo.

No me corresponde abundar en informaciones ya publicadas y fácilmente constatables acerca de la relevante labor que llevó a cabo en este periódico. De ello hay sobrada constancia a poco que tengan a bien informarse quienes se interesen por ello. Lo que quiero resaltar aquí es su apuesta por la independencia de la labor periodística, así como por el pluralismo en la opinión. En unos tiempos en los que los partidismos y la falta de imparcialidad en los medios no están contribuyendo precisamente a eso que se viene llamando genéricamente derecho a la información, es de agradecer que el público lector tenga a su alcance publicaciones periodísticas que no incurren en los manchurrones antes mencionados. Y no me cabe ninguna duda de que Isidoro Nicieza mantendrá su esfuerzo por esto que vengo diciendo en lo mucho que le queda de trayectoria profesional.

Por otro lado, no estamos hablando sólo de alguien que, por razones de su cargo, conoce a fondo la vida pública de Asturias, sino también de un periodista cuya capacidad para la interpretación de la realidad social, cultural y política es de una clarividencia admirable.

Estoy seguro de que en su nuevo cargo como director general del diario «Faro de Vigo» se volcará en conocer y comprender todo lo que concierne al contexto político y social del que se ocupa el periódico decano de la prensa española, y que serán muchos los que amplíen horizontes a resultas de lo que es su forma de entender el oficio periodístico.

Por otro lado, hago mía la doble salutación que manifestó Pepe Monteserín en su columna hace pocos días dirigida tanto al director saliente como a la nueva directora de LA NUEVA ESPAÑA.

Sirvan, en definitiva, estas líneas como muestra de gratitud hacia alguien que, como consecuencia de todo lo dicho, ocupa un lugar importante en la historia del periodismo democrático en Asturias. Y es el caso que algunos, entre los que me incluyo, hemos tenido la suerte no sólo de haberlo tratado, sino también y, sobre todo, como dije más arriba, de aprender con él. Y de compartir sus apuestas por la pluralidad, por la independencia, por el periodismo democrático, así como por aquello que se considera «voluntad de estilo» dentro de las páginas volanderas de ese acompañante inseparable de cada día al que seguimos y seguiremos llamando periódico.

Categoría: Opinión Comentarios(9) octubre 2008

9 Respuestas a “Isidoro Nicieza”

  1. Piecho categorial Says:

    Es usted, don Luis, un hombre de lealtades. Con este artículo, queda muy claro que sus apuestas no son improvisadas ni para los últimos que lleguen.
    Aun así, es seguro que unos cuantos estén desconcertados. Rara vez es elogioso con alguien. Y, cuando lo hace, no parece guiarse por oportunismos.

  2. Adicto al diario Says:

    Lo cierto es que se sigue especulando mucho sobre la marcha de Nicieza de la dirección de “La Nueva España”. Y este artículo no da ninguna pista al respecto.
    Se trata de una semablanza que nada tiene que ver con lo que muchos seguimos preguntándonos.

  3. Ulises Says:

    Con Nicieza, la pluralidad en la opinión aumentó mucho en “La Nueva España”. Creo que es ésta la clave, y no otra, del artículo de Luis Arias. Porque, para muchos, éste sigue siendo el periódico de la derecha en Asturias.

  4. Curiando que ye gerundio Says:

    Pues, basándonos en lo que escribe don Luis, habrá que estar atentos, sobre todo, en ver si sigue esa pluralidad en la opinión.
    De momento, eso parece.

  5. Lliteratu Says:

    Es cierto que hay pluralidad en las páginas de opinión de “La Nueva España”. También lo es que, entre los colaboradores, hay gente que, al margen de las ideas que defienden, escriben muy bien.
    El reto sería encontrar a alguien de derechas que escribiese bien y fuese una persona culta.
    ¿Existirá?

  6. Fermín de Pas con el catalejo Says:

    “La nueva España soy yo”. Lo que eran los dominios por mí avistados desde la torre catedralicia catalejo en mano, lo hace ahora este periódico y el horizonte contemplado avarca no sòlo Vetusta, sino todas las Asturias.
    Dirigir ese periódco es subirse a mi torre. Pero, ¡ay!, ese representante del poder temporal que no pretende salvar almas, sino obtener pingües ganancias en vanidades, pretende emularme desde la torre de la Laboral.
    De todos modos, desde la calle del Mártir Calvo- Sotelo se ve toda Asturias.
    ¡Esos son mis dominios!

  7. Semióloga Says:

    Es infrecuente que en un artículo de opinión se hable de la voluntad de estilo.
    Infrecuente, pero muy saludable.

  8. angosto Says:

    De bien nacido es ser bien agradecidos..nadie lo duda.. pero creo sinceramente que su publicación no es afortunada..El pluralismo tienen que decirlo los lectores y no un columnista asiduo..se pierde credibilidad aunque tenga razón.. en fin.. le prefiero Sr. Argüelles escribiendo como lo hace.. así que obviaré este, según mi opiníón , lapsus que no borrón… saludos.

  9. Trasgu-Pravia Says:

    Estoy totalmente de acuerdo con Angosto: Nunca me gusto el peloteo, y en este articulo del señor Argüelles se le ve el plumero por todas partes. Ya le hice la misma pregunta en otra ocasión, pero hoy mas que nunca se la vuelvo a formular: ¿Que coños hace un republicano, reconocido públicamente, escribiendo en un periodico de ideologia conservadora, que en sus inicios llevaba en su cabecera el signo del yugo y las flechas de la falange? .¿no resulta demagogico para un republicano tener como escaparete de sus ideas y de sus pensamientos las paginas de un diario , que en toda su trayectoria, no hizo otra cosa que arrimarse al capitalismo de la derecha, y atacar a las clases obrearas en Asturias?.Yo he sufrido en mis carnes la feroz persecución del señor Nicieza, como director de La Nueva España, en los tribunales de lo social, por no aceptar que despues de 6 años de trabajo como corresponsal en este diario se me quisiese poner en la calle, sin darseme ni un una solo centimo .Cuando expuse mi queja, lo unico que se me dijo de manera dictatorial fue:”usted era un simple colaborador, y no tiene ningun derecho adquirido
    .Asi que , a partir de mañana, usted sera un parado mas en Asturias”. Pero uno, que confia en las leyes y en el estado de derecho que nos dimos todos los españoles,le echo un par de c… al tema y con la ayuda de una de las mejores abogadas laboralistas que tenemos en Asturias, consegui que se me reconocieran mis derechos laborales, primero en el TSJA y mas tarde en el Supremo; dictando ambos una sentencia condenatoria para este diario. Supongo que para el señor Argüelles, tan republicano él, seguro que el proceder de la dirección de este diario contra un trabajador, entonces en manos del señor NIcieza, fue un prodecer justo. Seguro que usted no sabe, o no quiere saberlo, que los mejores periodistas de este diario, se han tenido que buscar la vida en otros medios por las nefastas condiciones economicas y laborales que tenian que tenian que padecer. Me sorprende que usted, tan dado a defender los mas indefensos, no este al corriente de esas situaciones laborales.¿ O es que a usted le pagan un paston cada mes por lo que escribe?. Si es asi, abria que preguntarse si es licito que teniendo nomina como profesor cobre tambien sus buenos dividendos de este periodico por lo que escribe….
    En fin , querido amigo Argüelles, ya se lo he comentado en otras ocasiones: no es igual predicar que dar trigo. Reciba un cordial saludo, y nose olvide que en la vida hay personas que no merecen que se les aplique el famoso refran de ser agradecidos con ellas. Usted ya me entiende…
    PD: Se me olvidaba, felicitar y desearle toda clase de suertes a la nueva directora, seguro la va a necesitar.

Escribir comentario