La azucarera de Pravia, vestigio del 98 asturiano

Por Luis Arias

blog.jpg
Hubo un tiempo en que en Asturias estaba casi todo por hacer, seg√ļn un brillante atisbo que dej√≥ consignado un lector en el blog que tengo en este peri√≥dico a prop√≥sito de mi anterior entrega en esta serie sobre las lavanderas canguesas. Acaso fuese m√°s preciso decir que hubo un tiempo en que Asturias decidi√≥ que hab√≠a llegado la hora de los grandes proyectos, tocante a infraestructuras ferroviarias y a industrias. Hablamos de v√≠speras, de inicios, de esplendores. Hablamos de las primeras d√©cadas del siglo XX. Hablamos, en este caso, de la ejecuci√≥n de un gran proyecto en Pravia, de suAzucarera. El 98 en Asturias. Hablamos de una Asturias con voluntad de reponerse de las consecuencias de la p√©rdida de Cuba.Ya en 1898, se crea enVillaviciosa una Azucarera, justo un a√Īo despu√©s de la inauguraci√≥n de su f√°brica de sidra m√°s legendaria. Al a√Īo siguiente, se erige laAzucarera enVillalegre, enAvil√©s. Se trataba de poner los medios para la producci√≥n de az√ļcar, aprovechando la potencialidad agr√≠cola de nuestro campo, cosechando en √©l remolacha. Hablamos, que no es poco, de un 98 industrial en Asturias, que, miren por d√≥nde, es uno de nuestros grandes tesoros en lo que a arquitectura industrial se refiere. Hablamos tambi√©n, como tengo escrito, de la √©poca m√°s prestigiosa de nuestra Universidad. Hablamos de un momento hist√≥rico en que Asturias es visitada por grandes figuras de las letras y el pensamiento. Hablamos de una etapa, al menos hasta bien entrados los a√Īos veinte, en que esta tierra fue el principal vivero del orteguismo, tras el encuentro en Gij√≥n durante el verano de 1914 entre FernandoVela y Ortega. Hablamos, en fin, de una Asturias que fue vanguardia. Ocup√©monos ahora del surgimiento de la Azucarera de Pravia. LaAzucarera de Pravia. Seg√ļn atestigua la documentaci√≥n disponible, ¬ęel 7 de noviembre 1899 se concede autorizaci√≥n a Luis Longoria Casares, como presidente del consejo de administraci√≥n de la sociedad Azucarera de Pravia, para construir la f√°brica y sus dependencias, una zona para entrar a los terrenos de la sociedad, la explotaci√≥n de canteras y el tendido de una v√≠a Decauvillle, destinada al transporte de materiales¬Ľ. El 15 de mayo del a√Īo 1900, ¬ęEl Nal√≥n¬Ľ habla con entusiasmo de este gran proyecto: ¬ęSe calcula que en esta f√°brica se podr√°n moler 350 toneladas diarias de remolacha, y el importe total de su costo ascender√°, seg√ļn los datos hasta el presente recogidos, a 1.750.000 pesetas. La casa constructora de la maquinaria, que es alemana, de Brannschweig, tiene el compromiso de dar todas las instalaciones en condiciones de hacer las primeras pruebas el d√≠a 20 de septiembre, y de entregar la f√°brica moliendo en marcha ordinaria para el 15 de octubre¬Ľ. Y concluye: ¬ę√önase a todo lo expuesto la fertilidad y riqueza de las extens√≠simas vegas con que cuenta la Azucarera de Pravia en su zona de cultivo desde la desembocadura del Nal√≥n hasta Pe√Īaflor y desde Forcinas a San Mart√≠n de Miranda, y f√°cilmente se comprender√° que no hay ni puede haber enAsturias una azucarera que re√ļna mejores, ni a√ļn iguales, condiciones, sobre todo despu√©s de construido el ferrocarril de Uno a San Esteban, cuyos trabajos se llevan ya verdadera rapidez¬Ľ. La f√°brica entrar√≠a en funcionamiento en 1900. Sin embargo, s√≥lo permanecer√≠a abierta su producci√≥n hasta 1903. Estamos tratando, por tanto, la historia de un fracaso, de un gran proyecto, viable sobre la teor√≠a que, sin embargo, no respondi√≥ a las expectativas. Parece ser que el contenido sac√°rico de la remolacha no iba m√°s all√° del 8 por ciento. As√≠ pues, la baza principal era la fertilidad de las vegas del bajo Nal√≥n y del bajo Narcea, potencial que, a d√≠a de hoy, tras la brutal reconversi√≥n que vino sufriendo el campo en Asturias, sigue estando ah√≠ en espera de una pol√≠ticas y de unas voluntades emprendedoras que, inexplicablemente, no se manifiestan. Y, de un tiempo a esta parte, uno de los grandes proyectos delAyuntamiento de Pravia es la rehabilitaci√≥n de este edificio, donde se ubicar√° una casa del salm√≥n, adem√°s de dependencias administrativas municipales y auton√≥micas. De entreno.A poco que se repare en la fotograf√≠a que glosamos, no puede pasarnos desapercibido el hecho de que, en primera l√≠nea, aparezcan ni√Īos, es decir, el potencial de futuro, valor a√Īadido a la imagen de una carga metaf√≥rica que alcanza lo inconmensurable. La factor√≠a a punto de estrenarse. Delante de ella, ni√Īos del a√Īo 1900. Factor humano y factor√≠a como garantes de futuro. En 1900, contaba el concejo praviano con 9.441 habitantes. En realidad, si tras el abandono de una casa, los gatos son, por lo com√ļn, los √ļltimos en marcharse, en este caso, los ni√Īos siempre frecuentaron las dependencias de la Azucarera. Con sus instalaciones vac√≠as, son muchos lo que a√ļn pueden atestiguar sus correr√≠as y juegos por aquellos grandes espacios que permit√≠an expansi√≥n a las fantas√≠as infantiles. Futuro industrial con el pasado a cuestas. Cerca, el Nal√≥n, no s√≥lo en lo geogr√°fico, sino tambi√©n en lo hist√≥rico. Hablamos de un r√≠o de una riqueza salmonera impresionante hasta que la miner√≠a lo ennegreci√≥. Hablamos de un r√≠o que sigue almacenando en su interior los restos de la √©poca de mayor producci√≥n minera de Asturias. Me permito, a este respecto, insistir en que las comarcas del bajo Nal√≥n tendr√≠an que haberse beneficiado de los fondos mineros, habida cuenta de las consecuencias de esa actividad del r√≠o que las ba√Īa. Pero sigamos con la fotograf√≠a. Aquellos ni√Īos y aquel emplazamiento que miraban al futuro propio y al de esa explotaci√≥n a cuyo pie posan. Pravia, su Azucarera, como herramienta transformadora de parte importante del potencial agr√≠cola de las vegas m√°s cercanas, como depositaria de esa riqueza, como desembocadura de sus trabajos y sus d√≠as. Un proyecto que, aunque malogrado, da cuenta de una capacidad de iniciativa que hoy a√Īoramos y envidiamos. Se estrenaba el siglo XX, no con af√°n de lamento ni con enfermiza debilidad por las ruinas, sino con √≠mpetu, con fuerza, con v√©rtigo de un futuro que nadie quer√≠a perderse. ¬°Qu√© relatos y qu√© novela coral podr√≠an contar las biograf√≠as de esos ni√Īos que posan al lado de la factor√≠a con la vista puesta en un nuevo siglo del que se esperaba que nos librase de las lega√Īas de un mundo que sesteaba! Si algo atestigua la Azucarera es la consistencia de un proyecto, con independencia de su fracaso. Consistencia que lo hizo permanecer en pie durante 108 a√Īos.

Categoría: Asturias de ayer a hoy Comentarios(7) septiembre 2008

7 Respuestas a “La azucarera de Pravia, vestigio del 98 asturiano”

  1. Noventayochista Says:

    Acierta usted de pleno al hablar de un 98 asturiano. Lo cierto es que lo que lleva de andadura por los princpios del siglo XX en esta tierra le est√° sirviendo para ello, en lugar de esa prosa nost√°lgica y √Īo√Īa que suelen suscitar a muchos este tipo de estampas en sepia.

  2. Laura Says:

    ¬°Qu√© hermosa met√°fora representan, como dices en tu texto, esos ni√Īos que posan a pie de foto. Aquella fue una apuesta de futuro.
    La nostalgia que nos hace sentir tu artículo es por aquellos tiempos en que había proyectos y ambiciones.
    Ahora es tiempo de museos y subvenciones.

  3. Katia Says:

    Luis, sigo con atenci√≥n los art√≠culos que publicas. Como te dije en su momento, te leo y te escucho dar clase, aquellos a√Īos en que te tuve de profesor 3 a√Īos consecutivos desde 2¬™ de BUP hasta COU.
    Y √ļltimamente aprendo mucho con esta p√°ginas que vienes escribiendo en verano comentando fotos antiguas de distintos lugares de Asturias.
    Y me permito decirte, profe, que a tus antiguos alumnos de Tineo nos debes un artículo de éstos que tenga como referencia una foto antigua de nuestra villa.
    ¡No te perdonaríamos que, habiendo hecho una página sobre Tineo, no escribieses otra al menos sobre Tineo!
    La har√°s, ¬Ņverdad?

  4. Katia Says:

    Perdón, quise decir que, habiendo hecho una sobre Cangas, no escribieses otra al menos sobre Tineo.
    Menudo fallo!

  5. Trasgu-Pravia Says:

    Una vez m√°s, felicidades por tu articulo sobre la azucarera. Como praviano, siento pena y verguenza por la clase politica que nos toca padecer.Como tu muy bien mencionas,las fertiles vegas del Nal√≥n y del Nacea continuan ahi, impasibles,cada vez mas llenas de “bardayos”, esperando las manos y la inteligencia de alguien que sepa explotar el gran potencial economico que tienen.Tenemos los mejores valles de Asturias, el mejor micro-clima para cultivar con exito casi de todo, sin embargo,nuestros “brillantes politicos”, en lo unico que piensan es en construir mas espacios burocraticos, como si ya no tuvieramos bastantes.Nadie quiere saber nada de poner en marcha una gran empresa hortofructicola, con sus correspondientes factorias envasadoras de productos¬Ņcuantos puestos de trabajo se podrian generar?.Pero no, es mas intersante producir bandejas de plastico, (que no digo que este mal) para venderlas a las comunidades a las que exportamos cada a√Īo los cientos de toneladas de kiwis que producimos en el bajo Nal√≥n.¬Ņ NO seria mas interesante el poder nosotros, en Pravia, transformar esas producciones? ¬Ņ no nos quedaria mas dinero en la zona? ¬Ņ no generariamos mas puestos de trabajo?. LO dicho, una pena que nuestros politicos, locales, regionales y nacionales, no tengan mejor visi√≥n de lo que podria ser un gran proyecto de futuro.Pues no debemos olvidar, que la produccion de alimentos es algo que dificilmente fracasa.
    En fin, Luis, gracias por tu recuerdo de la Azucarera praviana, por refrescarnos la memoria sobre aquellas gentes emprendedoras y luchadoras, que por desgracia tanto escasean en los tiempos que nos toca vivir.

  6. Curiando que ye gerundio Says:

    Habla usted muy bien de un tiempo en el que Asturias creyó en sí misma, en el que el futuro estaba puesto, no en la ssubvenciones, sino en nuestros recursos.
    Raz√≥n tiene Trasgu. ¬ŅQu√© lejos queda eso!

  7. Luis Says:

    Termino de leer, D. Luis, su columna sobre la azucarera de Pravia y el 98 asturiano. Me llena de ternura la fotograf√≠a de los ni√Īos con la f√°brica al fondo, que usted ha glosado de con variados y convincentes argumentos ; personalmente, se me viene a la mente que de aquella √©poca plagada de dificultades seguramente exist√≠an en Pravia y en toda Asturias otras fotograf√≠as de ni√Īos m√°s harapientos y desnutridos que los de la fotograf√≠a que nos ha seleccionado pero que evidentemente no tienen nada que ver con la imagen que han querido dar unas personas emprendedoras y con sentido pr√°ctico, que a buen seguro les mov√≠a la idea de superaci√≥n de esa situaci√≥n; disc√ļlpeme por la observaci√≥n, que desde su acertado repaso al contexto hist√≥rico de la √©poca no tiene lugar. No lo puedo remediar, he nacido en los a√Īos cuarenta en el seno de una familia muy humilde conservo alguna fotograf√≠a similar a la que estamos viendo, de buena apariencia y bien nutrido para la √©poca lo que no me lleva a olvidar la triste realidad social, como estoy seguro que a usted tampoco.
    Opino modestamente que terminaremos en una situaci√≥n m√°s tarde o m√°s temprano en la que se necesitar√°n emprendedores como aquellos, de los que no estamos nada sobrados, que sepan dar un sentido social a sus recursos aprovechando la gran potencialidad agr√≠cola y hortofruct√≠cula de las incomparables vegas del Narcea que tanto le preocupan a usted y a muchas personas conocedoras de la comarca y con sentido com√ļn. Perm√≠tame recordar que en una vega de las que hacia usted referencia, La Rodriga en Cornellana, ya nos est√°n repitiendo en los medios las autoridades, d√≠a si y d√≠a no, que est√° vendiendo parcelas un ‚Äúemprendedor‚ÄĚ privado para un supuesto pol√≠gono industrial, el resto de la vega quedar√° a merced de la maleza, y cuando esto ocurre todos sabemos que en caso de inundaci√≥n el agua penetra por entre los √°rboles y arbustos en forma de arroyos arrastrando hacia el mar la capa de tierra vegetal que nos han dejado nuestros antepasados con mucho esfuerzo. Consumadores de este desaguisado son: El Gobierno Municipal por un lado y de otro lado la Autoridades Auton√≥micas, las que parece que se han dotado de dos varas de medir legales: por un lado se habla de respetar las cuencas de los r√≠os inundables para despu√©s limitar a 200 m. la protecci√≥n de los m√°rgenes con esta normativa se lavan las manos como aquel Pilatos; lo cierto es que la vega de la Rodriga es inundable como todas las personas mayores de la zona saben porque la han visto inundada m√°s de una vez; el gran problema no ser√° tanto la posible inundaci√≥n del futuro pol√≠gono que t√©cnicamente se puede resolver asent√°ndolo en una cota m√°s alta, soluci√≥n costosa, como que esta soluci√≥n limita la zona de expansi√≥n de la crecida y lo que har√°n por tanto es inducir velocidad a la riada que ir√° a causar da√Īos irreparables aguas abajo. Para m√≠ es la ley natural, para otros m√°s cultos puede ser la ley de la gravedad tal vez. O puedo estar rotundamente equivocado, de ser as√≠ lo siento y pido disculpas.
    Pienso que el edificio de la f√°brica debe consevarse al menos otros 108 a√Īos; en cuanto al museo del salm√≥n tengo mis reservas por la realidad que estamos viviendo: ideas de museo y festejos del salm√≥n en Cornellana, en Pravia y cada vez menos salmones, al menos en cornellana. ¬ŅQu√© pasa con los salmones?; ¬Ņqu√© pasa con las anguilas, que no hay ninguna?. Parece que a nuestros gobernantes les va bien la pol√≠tica de los ‚Äúchiringos‚ÄĚ electoralmente en lugar de buscar remedios a estos interrogantes, que en alguna medida los puede haber.
    Adelante, hombre sincero y valiente.
    XAN

Escribir comentario