Salas sin fiestas

Por Luis Arias

Salas, sábado, 23 de agosto, hora del vermú. Aparco el coche en la Avenida de Galicia. Tras la lectura del último artículo de Celsa Díaz en este periódico, “Robespierres botánicos”, me temo lo peor. Sé que alguien decidió talar árboles centenarios en el parque “Carmen Zulueta” y soy consciente de que no me espera una experiencia grata. En efecto, el aspecto que presenta el parque es desolador. Árboles que ya no están, maleza y abandono. En pocos minutos rescato imágenes de mi infancia en los columpios y en los alrededores del estanque, con el Nonaya al fondo. Aquel parque, que fue puro romanticismo, que era un lugar “atopadizo” ya no existe, es como si le hubiesen arrancado, desaprensivamente, las entrañas.
¿Tan difícil era conservar aquello?¿Tanto cuesta imaginar el desgarro que semejante barbaridad iba a producir en todos aquellos que sentimos ese parque como uno de los testigos de nuestra infancia? ¿Existen argumentos que puedan justificar este “parquicidio”?
Tengo, sin embargo, la impresión de que lo que más preocupa y ocupa en la villa es la no celebración de las fiestas que, según creo, hubieran tenido lugar en el penúltimo fin de semana agosteño. Se diría que no se ha reparado aún lo suficiente en el aspecto que presenta el Parque. Salas está en obras, despanzurrada, y esto que les digo forma parte de un todo que un día presentará su faz remodelada, sólo Dios sabe cómo
Tanto el PP como IU, han cargado las tintas contra el Equipo de Gobierno del Municipio, mientras que éste dice haber hecho cuanto estuvo en su mano para que se crease una Comisión de Festejos que tendría una importante dotación económica con vistas a organizar unas fiestas por todo lo alto. Nos hemos perdido la plateresca prosa con que el Alcalde nos vino deleitando año tras año en el programa festivo.
¿Es éste el problema más acuciante que tiene la capital del municipio salense con las incógnitas que hay planteadas acerca de explotaciones de canteras, como es el caso de Biescas? ¿Y qué decir de los plazos desconocidos de la autovía de la Espina?¿ Y qué pensar del descontento que hay en las localidades afectadas por el cambio de la variante que iba a hacerse en el Llanón? ¿Y qué valoración hacemos al constatar que hay pueblos que no sólo no tienen saneamiento, sino que ni siquiera se sabe cuándo se va a hacer, si es que algún día se realizarán esas obras?
Sin embargo, hay algo que no debemos perder de vista. Durante muchos años, fue el Ayuntamiento quien se encargó de la organización de las fiestas del Bollo en Salas. Es decir, que la llamada sociedad civil hizo de convidado de piedra. Si al cabo de una etapa  que ya supera ampliamente la década, se le dice al pueblo llano que se haga cargo de los festejos creando una Comisión ad hoc, no es en modo alguno sorprendente que haya reticencias y dudas que vienen dadas no sólo por la falta de experiencia, sino también por la ausencia de implicación en algo en lo que se sintieron ajenos. Es decir, lo que aquí hay es la prueba inequívoca de una sociedad civil que no se siente copartícipe de la vida pública, que vino estando, casi exclusivamente, en manos de los políticos. Y tal cosa va más allá del lamento más o menos generalizado por la no celebración de las fiestas en este año 2008.
Como escribí hace aproximadamente un año, a mí me hubiera gustado que algún devoto, no ya de Frascuelo y de María, siguiendo el poema machadiano, sino del vino peleón y del bollo con chorizo, además de la rifa de la xata, se encargase de organizar las fiestas del Bollo, aunque fuese con la filosofía de los coros y danzas del régimen anterior con el que tanta implicación tuvo algún personaje muy entusiasta de estos parajes. Pero no vi cumplida mi desiderata. 
Y no puedo no preguntarme cómo será recordado este 2008 en Salas. ¿Acaso como el año del “arboricidio”?. ¿Acaso como el año en que, a pesar de celebrarse el 4OO aniversario de la fundación de la Universidad de Oviedo por parte de Valdés- Salas, la villa no acogió actos de relieve sobre su personaje histórico más importante, ni fue sede de congresos sobre la vida y obra del Inquisidor general que le hubiesen dado un realce que nos perdimos?. ¿Acaso como el año en que la asignación presupuestaria para la rehabilitación del Monasterio de Cornellana sufrió una mengua importante.? ¿Acaso como el año en que dos tramos de la autovía de la Espina que pasan por este concejo carecen de plazo de ejecución. Y también cabe preguntarse si, ante todo esto, los partidos de la oposición tenían y tienen propuestas concretas. Pero que no cunda el pesimismo. Aunque no haya habido fiestas, ocasiones tendremos de divertidas reuniones con tambor y gaita. Como escribió Caballero Bonald, “somos el tiempo que nos queda”. Y toca disfrutarlo. Y bailar. Lo que pasa es que en ese tiempo que nos queda el Parque Carmen Zulueta, tal y como lo conocimos, sólo será un recuerdo.
¡Ay!

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(14) agosto 2008

14 Respuestas a “Salas sin fiestas”

  1. Salense Says:

    Al parque, que venía estando cada vez más abandonado, le dieron la puntilla con el derribo de los árboles. Las fiestas se cansaron de hacerlas, pero tampoco estaban dispuestos a facilitar que una comisión las hiciese mejor que ellos. Los problema medioambientales de este concejo son cada vez más preocupantes. En el asunti cultural no saben ni contestan.
    Tiene usted razón: 2008 no será recordado como un buen año para Salas y su concejo-
    Y, siendo optimistas, podemos pensar que la oposición va despertando. Ya era hora.

  2. Ayalga de Salas Says:

    Muy bien, completo diagnóstico del panorama político y social salense. Sólo le faltó sugerir al alcalde que incluyese en su próxima memoria de gestión una fotografía del parque con los árboles cortados, alardeando de que también se trata en este caso de una obra suya.

  3. Nonaya Says:

    Escribe usted sobre un concejo donde la mordaza es la excursión y la comoda pagadas por el Ayuntamiento. Escribe usted sobre un Concejo donde muchos esperan colocaciones para sus familiares. Escribe usted sobre un concejo donde la gente piensa, sin haber leído a Hegel, que lo racional es lo real.

  4. Ana Says:

    Ánimo para los vecinos de Biescas!!!!!! Alguien puede contarme como va el tema????

  5. Nac Says:

    Lo del parque !una pena!
    El cambio de la variante del Llanón !una vergüenza!

  6. Trasgu-Pravia Says:

    Se ve que al roxu de Salas el unico jardin y las unicas flores que le gustan son las de su jardin privado,el que rodea su mansion, construida en buena medida con los dineros ganados por gobernar de forma caciquil el concejo salense.Me alegro que no se hayan celebrado las fiestas, el ultimo año que estuve senti verguenza ajena al contemplar en el prau de la fiesta el chiringuito privado que el Ayuntamiento se habia montado, donde el primer edil y todo su sequito, al mas puro estilo Gabiniano, departian licores, mientras el pueblo “tonto”, que los habia votado ,contemplaba envelesado la actuacion de un famoso cantante, que por una hora de actuacion seguro se llevaba mas de 5 kilos de las antiguas pesetas.
    Mientras tanto, en algunos pueblos, las caleyas siguen como hace 40 años.País, bendito país.

  7. sixto Says:

    Creo que hacen falta políticos diferentes. Le animo a que en las próximas elecciones se presente a este ayuntamiento… falta nos hace.

  8. Celina Says:

    ¿Qué pasaría si Gabino ordenase la tala de árboles centenarios en el Parque San Francisco? No es difícil imaginarse la escandalera que se formaría. En Salas, sin embargo, todo es posible, sobre todo el silencio de la gente ante cualquier decisión que tome su Ayuntamiento, por muy disparatada que sea.

  9. occidental Says:

    En el occidente astur, primero fueron los grandes Monasterios. Algunos monjes, además de procrear y “folgar” en el sentido medieval, algo eseñarían al pueblo de Dios. Luego, los hidalgos. Hubo entre éstos alguno que leyó e ilustró a sus próximos. Después, los indianos. Alguno regresó, incluso con dinero, y construyó escuelas. O sea, que siempre hubo excepciones, o, si se prefiere, milagros que hicieron algo por el occidente asturiano.
    Pero lo que no consiguió el antiguo régimen lo van a lograr algunos alcaldes perpetuos del PSOE en el oocidente asturiano: acabar con la ilusión y la dignidad.

  10. PACHETE Says:

    Para Ana: Lo de la cantera de Viescas (con “V”, que no estamos en Aragón) está, de momento, en el aire. Los vecinos y algunas asociaciones han interpuesto sus alegaciones al proyecto. De momento no hay nada nuevo, por lo menos que yo sepa… ¿La falta de noticias se puede considerar como una buena noticia? Miedo me da.

  11. Ana Says:

    En el artículo de Luis Arias el nombre aparece con “B”, gracias de todos modos y ánimo a los vecinos. En este caso creo que la falta de noticias no es buena noticia, suerte.

  12. Curiando que ye gerundio Says:

    Sí, el pueblo salense de Viescas se escribe con V. Tiene razón Pachete.
    Lo importante, sin embargo, sería saber si es cierto lo que escribió en este periódico Gracia Noriega en el sentido de que Salas es el concejo con más canteras de Asturias.
    ¿Nada ni nadie pueden frenar esto?

  13. PACHETE Says:

    ¿Que quién puede frenar esto? Mi única esperanza a estas alturas de la película es que sea la propia realidad disfrazada de crisis económica la que lo frene, ya que no existe gente con voluntad para hacerlo. Y que Salas sea el concejo con más canteras de Asturias es algo que pongo en duda: sólo hay que ver la cantidad de marmolillos que andan por ahí sueltos…
    PD: Ana: perdona si he sido muy puntilloso con lo de la B y la V, no era mi intención. Es que soy un fanático de la hortografía…

  14. ztwhthblken Says:

    JGCkpq gexnkqbosfbr, [url=http://ealsniznxlpw.com/]ealsniznxlpw[/url], [link=http://yibkcyagvbmu.com/]yibkcyagvbmu[/link], http://msovvoveolyk.com/

Escribir comentario