Maleni y sus plazos

Por Luis Arias

Verano de 2004. Revuelo en Asturias, al no saberse hasta cuándo tenía que seguir soportando esta tierra los atascos interminables que se formaban en Soto del Barco. Cuatro años después, el problema se ha desplazado apenas unos pocos kilómetros. Vamos bien. Verano de 2004, el Gobierno socialista de todas las Españas heredaba la gestión que Cascos había hecho al frente del Ministerio de Fomento, el gran enemigo al que en su tierra había que negarle hasta lo obvio. Verano de 2008, ahora los socialistas se heredan a sí mismos. Ahora Maleni continúa al frente del mismo Ministerio. Y las inquietudes no han hecho más que repetirse, cuando no crecer y multiplicarse.

Aquí no se quiere hablar de plazos. En Galicia, sí. No sabemos hasta qué extremo puede influir en ese agravio la hipótesis de que en la comunidad vecina pueda producirse un adelanto electoral y, por tanto, convenga no tener a la ciudadanía de uñas. Aquí no hay plazos concretos ni para el AVE ni tampoco para las autovías que están en marcha ya desde antes de 2004. Aquí, la incógnita, la ambigüedad, por no hablar de la tomadura de pelo más afrentosa.

¿Qué hay del tramo Unquera-Llanes? ¿Qué hay de la Autovía del Cantábrico? ¿Qué hay de la autovía a La Espina? ¿Qué hay de los plazos del AVE? ¿Se tomarán nuestros representantes parlamentarios la molestia de pedir explicaciones donde proceda y de hacernos llegar la información pertinente?

Maleni y sus plazos. No puedo olvidar su presencia entre nosotros cuando vino a inaugurar la variante de Grado y a recibir un galardón en Cudillero. Las hemerotecas atestiguan que afirmó que en el presente año estaría concluida la primera calzada entre Salas y La Espina, así como el tramo de autovía entre la villa moscona y Doriga. Se sabe que la primera se retrasará como mínimo hasta abril. De la segunda no se quiere proporcionar información alguna desde las instancias oficiales. ¿Para qué?

Maleni y sus plazos. Hasta el momento no hay constancia de que se haya producido reacción alguna por parte del Gobierno asturiano ante este último episodio en el capítulo de agravios que viene sufriendo esta tierra por parte de este Ministerio que dirige doña Magdalena. ¿Cuáles serán en estos momentos los desvelos de don Álvaro Cuesta, que en marzo compareció ante el electorado astur como un «dirigente socialista» que despachaba frecuentemente con Zapatero, cosa que aprovechaba para recordarle las necesidades y urgencias de esta tierra? ¿Se tomará la molestia el veterano diputado de salir a la palestra ante lo que está ocurriendo? Hay silencios vomitivos, y éste pudiera ser uno de ellos.

¿Y qué dirán los diputados de la oposición? Se supone que la señora Pardo está muy atareada con lo que viene aconteciendo en el seno de su partido en la villa de Jovellanos. Es probable que don Isidro Fernández Rozada debe estar disfrutando de un más que merecido descanso. Cabe suponer que don Jaime Reinares aún no le ha tomado el pulso a la cosa.

En cualquier caso, hora va siendo ya de que se articule desde Asturias una respuesta a la Ministra de Fomento exigiéndole un mínimo de respeto para una ciudadanía que no tiene por qué aceptar ser tratada sin consideración alguna.

Maleni y sus plazos, la ministra que heredó a Cascos y que, con sus incumplimientos, consigue engrandecer la obra de su antecesor y adversario político. Así son los designios de una política plagada de desplantes y de chapuzas.

Categoría: Opinión Comentarios(2) agosto 2008

2 Respuestas a “Maleni y sus plazos”

  1. Atónito y sobrio Says:

    Usted es en Asturias el azote mediático de Maleni. Fue inolvidable aquella carta que le dirigió cuando vino a inaugurar la variante de Grado, que se retrasó un mes, importando más la agenda de la ministra que la comodidad de las gentes mosconas que tuvieron que soportar todo el tráfico por la villa durante un mes más de lo necesario para que doña Magdalena viniese a hacerse la foto.

  2. ciudadano Says:

    cuando se presenta a las elecciones ?

Escribir comentario