“Doctor Dabic”

Por Luis Arias

En este relato, al revés de lo que acontece en la novela de Stevenson, primero fue Mister Hyde y luego el doctor Jekyll. Es decir, Karadzic dio vida al doctor Dabic. El monstruo creó al hombre. ¿Cómo es posible que algo así no haya sido advertido por ningún cronista de urgencia? ¿No es preocupante que apenas haya referencias literarias en el columnismo de nuestros días? Sin embargo, no estamos hablando sólo de una tremenda alteración en el ámbito literario, que de por sí es enormemente llamativa. Que un genocida haya conseguido ocultarse bajo la máscara de un sabio a la antigua usanza resulta, como mínimo, desquiciante, por no decir aterrador.
¿En qué se había convertido aparentemente el genocida que acaba de ser capturado? Pues en un personaje de aspecto patriarcal, decimonónico incluso, que, según se dice, practicaba la medicina alternativa. De la limpieza étnica al juramento hipocrático. De máquina de matar a médico naturista, a curandero.
Hay leyendas que se crean solas. ¡Cuánto se ha necesitado especular, por ejemplo, e torno a una imaginaria segunda vida de Hitler, que habría estado oculto Dios sabe dónde y Dios sabe durante cuánto tiempo!
Frente a ello, Karadzic se encargó él mismo de seguir el guión de una leyenda, que en este caso, en verdad sucedió. Nacer a una nueva vida alguien que destruyó tantas. Ejercer de bienhechor habiendo sido un auténtico criminal. Conspicuo conferenciante, colaborador de revistas supuestamente científicas, después de haber derramado tanta sangre. Seguro que, andando el tiempo, en los libros de historia aparecerán ambas fotografías, la del líder de la limpieza étnica y, al lado, este alter ego de aspecto casi venerable. ¡La de posibilidades didácticas y especulativas que la confrontación de ambos rostros encierra!
Un falso doctor Jekyll que ocultaba a Mister Hyde. Si en la novela de Stevenson, de alguna manera, se daba paso al terror, esta historia, violentando el orden de aparición, poniendo la trama literaria patas arriba, lo que hace es dar cuenta de la perennidad del horror humano.
¿Se ha pensado en serio acerca del significado desgarrador de lo que tuvo lugar en la antigua Yugoslavia en la década de los 90? ¿Qué es lo que sucede si se confronta esa barbarie con el teórico significado del fin de la Guerra Mundial? ¿No se supone que, derrotado Hitler, se puso fin a una de las mayores pesadillas vividas por la humanidad? Y, sin embargo, el racismo, el nazismo, el odio más destructor permanecieron agazapados esperando su oportunidad. Que la tuvieron 50 años después, mientras la vieja Europa hacía, una vez más, de convidado de piedra.
La historia y sus fantasmas. Se diría que Karadzic optó por ir hacia atrás en la historia, por pertrecharse bajo la apariencia de un hombre de otro tiempo, anterior al suyo, por ampararse en la figura de un viejo patriarca, de un sabio despistado, sin corazón delator, sin un Poe que lo atormentase.
¡Qué historia, Dios mío, qué historia! ¿Comparecerá este hombre en el Tribunal de la Haya con esta última apariencia suya para declarar, como seguramente hará, que amó y ama a su patria sobre todas las cosas?

Categoría: Libros Comentarios(1) julio 2008

1 Respuesta a ““Doctor Dabic””

  1. mencar Says:

    Precioso artículo, Luis. Karadzic y Dabic. El Malo y el Bueno. ¡Qué imaginación hubiéramos dicho que tenía el guionista, si esto hubiera sido la trama de una película. Pero, desgraciadamente, es verdad, y por incomprensible que nos parezca el genocida de Sarajevo ha llegado a ser incluso hasta respetado y tenido por un hombre de bien.

    ¡Ojala ahora caiga sobre él todo el peso de la ley! No digo sobre su conciencia, porque no la tiene.

    Excelente artículo, Luis. Sigue escribiendo

Escribir comentario