Más eólicos y menos escuelas

Por Luis Arias

Le sugiero al lector que se tome la molestia de recordar las noticias que se vienen publicando en este periódico a lo largo de los últimos meses acerca de las protestas de distintas asociaciones de padres de alumnos en diversas localidades del occidente asturiano. Hay un común denominador en todas ellas: la reducción de aulas y unidades escolares, cuando no la amenaza de cierre.
Lo último que sabemos es que en Cerredo la autoridad educativa competente propone que la unión en una misma aula de 3º y 4º de la ESO. Previamente, hemos tenido noticia de planes de recortes en Somiedo, Belmonte y Cangas del Narcea. ¡Hasta dónde llega el cinismo de los políticos! Miren ustedes, los defensores a ultranza de eso que llaman enseñanza concertada alegan el derecho de los padres “a elegir la educación de sus hijos”. ¿Alguien se ha tomado la molestia de pensar que las familias que viven en el entorno rural no pueden ejercitar este supuesto derecho, entre otras cosas, porque no existen colegios concertados en los concejos del occidente de Asturias? Moraleja: hay ciudadanos de primera y de segunda clase en lo que al asunto educativo se refiere. Ello por no referirse también a las distintas modalidades de bachillerato, y aquí hablamos sólo de la enseñanza pública, que no todas ellas se imparten en los Institutos más cercanos. ¿Cuál parece que es el sino del occidente asturiano? Pues el que encabeza este artículo: “Más eólicos y menos escuelas”. ¡Cuánto se parece esto a aquella legendaria salvajada de un ministro franquista que hablaba de “más deporte y menos latín”! Y, no hace falta decirlo, uno nada tiene en contra del deporte. Pero sí encuentro muchos reparos a que el occidente de Asturias se convierta en un territorio tomado por parques eólicos de forma que queden invadidas las crestas de la mayor parte de sus montañas de esos aerogeneradores que, en más de un caso, molestan a los que viven en sus proximidades y, también, espantan el turismo. ¿Cómo es posible que se hable de la voluntad de fijar población por parte de los responsables políticos autonómicos y municipales, al tiempo que unos deciden recortes en la enseñanza obligatoria y los otros, sobre todo si son del mismo partido, otorguen con un silencio rastrero y culpable? ¿De qué forma se puede fijar población si a las familias que tienen hijos en edad escolar se les imponen recortes en los niveles más básicos de la enseñanza obligatoria? ¿Habrá que sacar en conclusión que lo que se pretende es laminar derechos hasta el extremo de que el despoblamiento llegue a un grado tal que el occidente de Asturias se convierta en territorio de unos muy peculiares “okupas”, es decir, territorio de eólicos y de canteras, con una planificación que no parece haber tenido en cuenta ni la mesura ni las consecuencias de sus actuaciones, que algunas parece que apuestan por destruir el futuro de la zona? ¿Nadie quiere ser consciente de la dinámica de retroceso que venimos viviendo? ¿Qué voluntad política hay aquí en materia escolar? ¿Acaso forzar a las familias a que abandonen sus pueblos y sus villas camino del centro de Asturias? ¿Es propio de un Gobierno autonómico que se dice de izquierdas tomar medidas contra el derecho a una escolarización obligatoria en condiciones mínimamente dignas? ¿Cuántos Alcaldes han levantado la voz en contra de esto? Occidente de Asturias, paraíso eólico y de canteras, cementerio de escuelas y despoblación. Lo dicho: el lema que siguen es más eólicos y menos escuelas. ¿Alguien se atreve a llamar a algo así progreso?

Categoría: Opinión Comentarios(2) julio 2008

2 Respuestas a “Más eólicos y menos escuelas”

  1. NomeRIO-PEDRE Says:

    Muy bueno su artículo, menos mal que alguien levanta la voz en este asunto.

  2. JM Says:

    Gracias por mantener constante esta denuncia en torno a la educación pública.
    Un saludo.

Escribir comentario