LARGO PARÉNTESIS

Por Luis Arias

Y entonces llegó mayo, tras un invierno suave. El paisaje exhibía su puesta a punto para la puesta de largo primaveral. Habían florecido los manzanos. La vegetación dejaba atrás su letargo. La arboleda centenaria volvía a engalanarse. El guión parecía cumplirse. Las primeras lluvias del mes de las flores no sorprendieron, porque también entraban en lo previsible. Se confiaba en que aquel primer paréntesis no se alargaría más allá de una semana.
Tras las lluvias que no fueron pasajeras, vinieron las tormentas, casi cada día, más bien, cada tarde. Tierras encharcadas en espera de poder ser trabajadas. El cielo cargado de electricidad, turbulencias que se resisten a la retirada.  Y, así, un largo paréntesis, una inevitable espera a que decidan irse las lluvias y tormentas que, en este 2008 de celebraciones y concelebraciones, decidieron llegar tarde.

Largo paréntesis que hace de tregua frente a un paso del tiempo que, en primavera, es aún más trepidante. Largo paréntesis que, esta vez, enmienda al poeta y si hace “mudanza en su costumbre”.

Largo paréntesis, con el Narcea más caudaloso que en todo el invierno que se quedó atrás. Largo paréntesis que, concluyendo el mes, aún no se ha cerrado definitivamente. Largo paréntesis entre tormentas.

Largo paréntesis que tiene su no sé de qué melancólico. Se diría que lo agridulce del otoño decidió instalarse caprichosamente en la primavera. Se diría también que la vegetación y el paisaje vienen con un mes de retraso, que hay un desfase en el calendario, lo que conlleva su ceremonial de confusión.

Mayo concluye sin haber dejado constancia de su presencia en el calendario.

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(3) mayo 2008

3 Respuestas a “LARGO PARÉNTESIS”

  1. Adicto al diario Says:

    Hermoso cuadro paisajístico de una Asturias anegada. Cuando usted se acerca a un cierto lirismo, consigue una prosa poética que es rara cosa encontrarse en un periódico, pero que los amantes del idioma agradecemos.
    De vez en cuando, relájese y describa literatura.
    Es bueno para el idioma, para sus sistema nervioso y también para parte de sus lectores.

  2. Trasgu-Pravia Says:

    Preciosa glosa de este mayo lluvioso que dejo nuestra Asturias del alma mas bella y mas paradisiaca que nunca. Quienes, como el autor de este emotivo y lirico canto a la primavera,tenemos la gran suerte de vivirla pegados a la tierra,respirando ese olor especial, mezcla de manzanos en flor y de lluvia tormentosa, que este mes de mayo recien concluido, nos ofrecio un dia si y otro tambien,comprendemos y valoramos los sentimientos que Luis nos transmite ,como él solo sabe hacerlo en este Largo Parentesis.
    Desde la vetusta galeria de mi casa( siglo XVIII) , donde hilvano estas torpes lineas,contemplo el Nalón que termina de abrazarse con su hermano El Narcea, sus aguas bajan revueltas.Su color se parece más al de los meses de otoño-invierno,que a los de la estacion en la que nos encontramos.
    En fin, como bien dice el poeta:”la primavera ha llegado sin saber como ni cuando”.

  3. mencar Says:

    Preciosa prosa poética, Luis. No sé por qué, me ha recordado el ” Que por Mayo, era por Mayo, cuando hace la calor….”. Calor no hemos tenido, pero sí una bendita lluvia, que como los niños mimosos, amenaza con coger una “pataleta”. Precioso paisaje el de tu tierra asturiana ahora. Casi cierro los ojos y puedo imaginar al Narcea de tus amores bajando ruidoso.

    Como te digo siempre, no dejes de escribiir.

Escribir comentario