Carta abierta a Jesús Arango

Por Luis Arias

Es que de ordinario el presente nos lastima… Examine cada cual sus pensamientos y los encontrará completamente ocupados en el pasado y en el porvenir… El presente jamás es nuestro fin: el pasado y el presente son nuestros medios, sólo el porvenir es nuestro fin. Así, jamás viviremos, sino esperamos vivir.

Pascal

Te llaman porvenir / porque no vienes nunca. / Te llaman: porvenir, / y esperan que tú llegues / como un animal manso / a comer en su mano. / Pero tú permaneces/ más allá de las horas,/ agazapado no se sabe dónde. / …Mañana! / Y mañana será otro día tranquilo / un día como hoy, jueves o martes, / cualquier cosa y no eso / que esperamos aún, todavía, siempre.

Ángel González

Desde el bajo Narcea, don Jesús. En tardes como ésta, grises y lluviosas, el paisaje primaveral se comporta como una mujer que, sabiéndose poseedora de un cuerpo de ensueño, de repente y, por motivos que jamás se nos alcanzan, decide soterrar sus encantos. Los muchos árboles que ya están en flor se diluyen en esta exangüe luz que atempera su belleza. Las distintas tonalidades de verde se resguardan bajo una niebla envolvente. El río atenúa su tono azul, que siempre ambiciona profundidad, y, de lejos, cuando establece acuerdos con el viento, se deja oír con fiereza. Acaso Dios no juegue a los dados, pero estos rincones de Asturias se regodean con sus consuetudinarios enredos al escondite embozados en lo gris.
En su artículo sobre el occidente asturiano, que vuelve a publicar en este periódico 20 años después, hace un excelente recorrido por esta geografía y me atrevería a invitarle a que lo continuase con un trayecto no menos sugestivo por su historia. Como bien sabe usted, por estas vegas pasó Jovellanos. Como bien sabe usted, el occidente asturiano fue uno de los principales viveros del republicanismo español. Figuras como Augusto Barcia, Álvaro de Albornoz, Jaime Menéndez, José Maldonado, etcétera, forman parte de nuestros principales orgullos.
Situémonos, con su permiso, señor Arango, en este presente. Me pregunto si a usted le parece acertado que las crestas de casi todas nuestras montañas se inunden de parques eólicos. Me pregunto también qué opinión le merece a usted que haya tantas y tantas canteras no sólo en explotación, sino también en proyecto. No hace mucho, un lector alertaba en este periódico acerca de los peligros que se ciernen sobre sierra Sollera, a resultas del pertinente permiso que la Consejería de la Cosa concedió al respecto.

Parques eólicos, canteras, proyectos de polígonos industriales a orillas de los ríos. Sueños de esa gran industria que fije población y genere gran cantidad de empleos. Planes para la costa que, esperemos, sean sostenibles y respetuosos. ¿Cree usted que todo esto se está haciendo con tino y racionalidad?

Pocas personas habrá en Asturias que conozcan mejor que usted, aparte de los que lo vienen sufriendo en sus propias carnes, la tremenda reconversión que se ha hecho en el campo, es decir, en todas estas comarcas. ¿No es posible, don Jesús, dada la impresionante fertilidad de muchas de estas vegas, que se arbitren y se sigan políticas encaminadas a una producción agrícola que sea rentable y que sostenga, al menos, población?

Aquí, donde se cultivó tabaco con éxito, donde las fabas que se vinieron llamando «chichos» son de extraordinaria calidad, donde el regadío es posible, ¿nada se puede hacer desde las instancias oficiales para que esto no termine siendo, primero un pastizal de caballos y ovejas y, más tarde, bardos y maleza?

¿Tiene sentido soñar con un futuro idílico sin pronunciarse sobre un presente que no parece encaminarse hacia esa desiderata compartida?
Don Jesús, sitúese usted, por favor, en las ruinas de la vieja azucarera praviana que se creó, como sabe, para paliar las consecuencias de la pérdida de Cuba. No muy lejos me encuentro yo, a pocos metros de uno de los secaderos de tabaco de Lanio, cuyo cultivo fue muy rentable para estas tierras. Así, ubicados ambos más allá del recuerdo de lo que cada cosa significó, ¿qué podemos pensar del futuro cuando el presente es la ruina por dejadez de políticas para el campo? O si lo prefiere, desde la misma ubicación, teniendo en cuenta que sobre la Azucarera se asentará una especie de aula del salmón, ¿qué podemos pensar del futuro de ambos ríos, del Nalón y del Narcea, este último con el saneamiento pendiente en muchos de sus pueblos ribereños?
Veinte años ha de su artículo. Como el tango, don Jesús, como el tango. ¿Cómo fue ese baile en el campo asturiano del Occidente a lo largo de estas dos décadas? ¿Cómo está siendo ahora? ¿Es la vuelta a su artículo una especie de último tango que se baila sobre comarcas en las que se asientan algunas de las mejores vegas de Asturias?

¿Consideraría usted que sería un exceso por mi parte pedirle que se pronuncie, si no sobre lo que se está haciendo, sí al menos sobre lo que debería llevarse a cabo para que el futuro de estas comarcas sea algo más que una quimera, que un desgarrador fin de fiesta?

¿O se puede colegir que, al publicar el mismo artículo veinte años después, en estas dos décadas no se ha hecho nada por el occidente asturiano, al margen de las infraestructuras que están en marcha?

¿Así de críptico es usted?

Categoría: Bajo Nalón Comentarios(7) marzo 2008

7 Respuestas a “Carta abierta a Jesús Arango”

  1. Lliteratu Says:

    El primer párrafo, literariamente hablando, promete. El resto es, como usted acostumbra, un clamor en el desierto, pero hace bien en desgañitarse.
    Parece una tomadura de pelo que a este señor, 20 años después, sólo se le ocurra repetir lo mismo, lo cual quiere decir que su amado partido no hizo nada. Y, si es así, ¿por qué no se calla? O, lo que estaría mejor, ¿por qué no habla claro?
    ¡Ay, esti PSOE!

  2. Occidental Says:

    Todo son canteras y parques eólicos. Don Jesús no quiere verlo, porque no va a criticar las políticas de su partido que se empeñan no sólo en acabar con el campo, cosa que ya consiguieron, sino también en convertir el occidente asturiano en territorio ocupa para empresas e industrias cuyas actividades no son permitidas en ningún sitio.
    No se cómo no les cae la cara de vergüenza.
    Gracias por su coraje, señor Arias.

  3. atos Says:

    Tiene toda la razón “Occidental”. Señor Arias, gracias por clamar en el desierto, porque aquí todo el mundo parece estar resignado a la extinción y al perfil bajo de una muerte lenta. A Pascal y a Ángel González podría usted añadir al argentino Gelman, como dedicatoria a Jesús Arango:
    “Animal de baldío, memoria, comés pastos que no crecieron más”

  4. Alberto del Río Says:

    Es un gran artículo, expuesto con tanto sentimiento como coraje. Y constituye una formidable defensa de nuestro entrañable entorno campesino… Tan dejado de la mano, tan mecido por el tiempo.

  5. Desde Pravia Says:

    El señor Arango fue un buen Consejero que no pudo evitar la crisis agrícola que se desató por nuestra entrada en Europa.
    Ahora bien, no es justo que se despache con un artículo con ínfulas literarias para las que no parece muy dotado en lugar de criticar las políticas que se están haciendo, o en lugar de sugerir alternativas.
    Hace bien en criticarlo, incluso le diría que su tono es suave para lo que usted acostumbra.

  6. Xaldo Says:

    Por lo que se ve, la cosa últimamente va de “Arangos”. Nada tiene que ver con dos Jesús, por fortuna para él, con ese bardo cursi y falangista contra el que arremetió no hace mucho Paulino Lorences en este periódico.
    Una cosa es ese bucolismo cursi y rancio, hasta reaccionario, y otra muy diferente el lamento que usted hace por la situación del campo asturiano, en especial, en el occidente.
    Su artículo lo resume muy bien Alberto del Río.
    Y, por último, que este Arango praviano dé la cara, o que se calle. Y, de remate, que el escribidor falangista deje de torturarno en la página 2.
    Sea.

  7. Trasgu-Pravia Says:

    La verdad, parece que los “Arangos” estan de moda ultimamente en los periodicos.Uno de ellos, José de Arango, por sus cursis he intrascendentes escritos semanales, que solamente parecen estar dedicados para lectores con muy corta inteligencia.El otro,Jesús Arango, ex consejero de Agricultura, por su desacertada visión sobre el futuro del campo asturiano.Ambos Arangos tinen en comun el descender de familias campesinas.Sin embargo, ninguno de los dos aciertan en sus escritos en dar una visión muy acertada de cual es la negra realidad del sector primario regional.
    En mi modesta opinión,el insigne columnista Luis Arias Arguelles,cuando toca este tema lo hace con mucho mas rigor, basandose en datos y argumentos mucho mas creibles y reales . Demostrando tener un buen conocimiento del campo asturiano. Vaya pues para él mi sincera felicitación por esa continua defensa que del medio rural hace en sus escritos.

Escribir comentario