ADIÓS A LA EUFORIA

Por Luis Arias

El actual Presidente, a pesar de la oposición tan torpe y crispada que tuvo, no alcanzó una victoria cómoda. Don Mariano, no obstante, las múltiples contradicciones de Zapatero, no se ganó la confianza del electorado. Ninguno de los dos líderes tenía motivos para una euforia desmedida, y así lo escenificaron, al tiempo que en este país se consolidó, más que nunca, el bipartidismo.

Tras los resultados, hay un resquicio para la esperanza, y es que Zapatero, como dio a entender en su primera comparecencia, tras conocerse los resultados, haya aprendido de sus errores, que los tuvo de bulto. No sólo somos la especie que tropieza muchas veces en la misma piedra; el género humano también sabe aprender de los errores, tal y como atestiguan la experiencia y el método científico.

Esperemos también que Rajoy haya aprendido, primero a aceptar una derrota política, y, en segundo lugar, a hacer una oposición en donde tenga más presencia su proyecto de país que la crispación y el discurso catastrofista.

De otro lado, Llamazares recibió hoy una lección inequívoca por parte de su electorado, que, de momento parece llevarle camino de la dimisión, lo que sería digno y acertado.

Zapatero no podrá alegar bisoñez en el problema vasco, ni tampoco en la conformación de la política territorial, lo que no debe implicar renuncias, pero sí planteamientos diferentes. Sus bazas más importantes, que alguien recordaba el otro día, como son el republicanismo cívico y
la España plural, tienen su potencialidad, pero de forma cabal y con responsabilidad.  En lo primero, aunque a algunos nos gustaría que tuviese más presente a Azaña que a Petit, hay cosas por hacer. Y, en lo segundo, hora va siendo ya de que la izquierda a la que en teoría representa ponga sobre la mesa su idea de España, cuya tradición literaria es extraordinaria y admirable, una idea de España tan alejada de la charanga y pandereta, como de las alegrías irresponsables ante las reivindicaciones de discursos esgrimidos por tigres de papel.

Y, en cuanto a Rajoy, aparte de aceptar democrática y dignamente su derrota, le convendría cambiar su discurso en torno a algunos de los asuntos que han sido más polémicos a lo largo de estos últimos 4 años, la llamada memoria histórica, por ejemplo, pues la ciudadanía no parece haber detectado ese odio y ese rencor por el hecho de dignificar la memoria de miles y miles de españoles que sufrieron, muerte, cárcel, exilio y persecución. Dignificación de la memoria que enarbolan los nietos de los olvidados, y que no es, por tanto, un lamento de nostálgicos agonizantes.

Con IU reducida a lo testimonial, con el PNV en pequeño retroceso, con el batacazo del partido de Carod, aumentando sus escaños el PSOE y el PP, la mayoría absoluta está del lado del bipartidismo. Para la salud democrática convendría que el caciquismo y la corrupción fueran seriamente combatidos, aunque, con perdón de Zapatero, nos sobran los motivos para ser escépticos al respecto, aunque, con perdón de Rajoy, tengamos nuestras reservas con respecto a una claridad de ideas cuyos vuelos no vayan más allá de los dominios de don Pero Grullo.

Y, como coda final, lo que pasó en Asturias merece un análisis aparte. Gabino de Lorenzo ha reconocido su derrota. Tendrá ocasión durante estos 4 años de demostrar a sus gentes que cuenta con un discurso en el que está dentro todo un proyecto para Asturias en el que los localismos están aparcados. Parece claro que se confió demasiado, un hombre que estaba acostumbrado a ganar.
La FSA está de enhorabuena por haber vencido a un adversario político que desde el 91 a esta parte los vino derrotando. A ver si los socialistas asturianos se hacen merecedores esta vez de su victoria política.

Categoría: Opinión Comentarios(11) marzo 2008

11 Respuestas a “ADIÓS A LA EUFORIA”

  1. Lliteratu Says:

    No está mal como ánálisis de urgencia. Abrumadora victoria del bipartidismo, que tendría que dar lugar a grandes pactos de Estado.
    En lo negativo, el caciquismo y las corruptelas pueden ir a más.

  2. Adicto al diario Says:

    Hay una cosa muy clara: se votaba al Gobierno de España, y no a Gabino y a Cuesta. Ésa es la explicación del la victoria de la FSA, victoria que, por sí misma, no se merecía.

  3. Piecho categorial Says:

    ¿Seguirán anunciando catástrofes para España los artífices y valedores de la España eterna, cuyos héroes son don Pelayo y don Bernardo?
    ¿Desmembración de España?

  4. Ramón Martínez, desde Quinzanas. Says:

    Resulta interesante ver como el color del mundo depende del cristal con que se mire. Ahora dicen que se votaba al gobierno de España y no a De Lorenzo o a Cuesta. Sin embargo, De Lorenzo se presento ante todos los asturianos como “el salvador” del PP en Asturias, el único que podría lograr una “victoria histórica” según sus palabras. Recuerdo aquello que le dijo a Ovidio Sanchez de que llevaba presentandose a 3 elecciones autonómicas y no sabía lo que era “mojar” y que se uniese a él pa ver como prestaba. A mi si me presta ver como en Asturias han ganado los que se han tomado la campaña y la elecciones en serio y no los showman que confuden mítines con espectáculos cómicos o ciudadanos que votan con asistentes a un circo.
    La soberbia, la prepotencia y la vanidad tienen un precio, y en este caso el precio ha sido una derrota electoral, que aunque digna, no deja de ser un fracaso personal del señor Gabino de Lorenzo.
    Saludos.

  5. Atónito Says:

    A estas horas, se da casi por hecho que Rajoy tiene las horas contadas en el beato sillón guilleano. Navajeos y amabciones rastreras en un partido que lleva tiempo sin saber ganar ni tampoco perder.
    Zapatero tiene suerte con una oposición así.

  6. Atalayu Says:

    Es atinado el coementario de don Ramón. Ahora Gabino tendrá que disculparse ante Ovidio, reconociendo que su victoria anunciada no se cumplió. Gabino pecó de algo muy asturiano, de fanfarronería.
    Que lo reconozca.

  7. Expectante Says:

    En lo que dio usted en la diana fue en su diagnóstico de que lo que no había tras los resultados esra euforia, ni siquiera en el PSOE que estaba obligado a alcanzar la mayoría absoluta, como vino sucediendo en cada segunda victoria electoral de cada candidato, desde el 82 a esta parte.

  8. Ramón Martínez, desde Quinzanas. Says:

    Bueno, ahora parece que Don Gabino renuncia a su Acta. Un ejemplo a seguir en cuanto a coherencia política. Siendo rigurosos, bajo mi punto de vista se trata de un fracaso pero no de un descalabro, por lo que no encuentro razón para la decepción que deben sentir las personas que dieron su confianza al señor De Lorenzo y ahora ven como da la espantada. Es como una pataleta de niño pequeño que cuando pierde, coge el balón y lo tira al rio.
    Gabino sabía que ganar elecciones “presta” mucho, pero lo que no sabía era que perderlas “jode” bastante. A lo mejor ahora coge miedo y el retiro a su casa de Benia está cerca.
    Saludos amigos.

  9. atos Says:

    Muy bueno lo de los tigres de papel. Muy bueno lo de Azaña en vez de Petit. Muy bueno lo de que explique cuál es su idea de España después de este follón en el que el Psoe va camino de convertirse en una sucursal del todopoderoso PSC.

  10. Antonio Says:

    Con este sistema electoral el voto no es “igual” como dice el artículo 68 de la CE. Podría darse, en caso extremo, que un partido con más de dos millones de votos no consiga ningún diputado. Sólo tiene que estar a punto de conseguir uno en cada provincia.

  11. LUIS Says:

    Llamber amigo Ramón,llamber decía Gabino.Más paleto,si cabe,el término.

Escribir comentario