Al candidato Gabino

Por Luis Arias

Don Gabino:

Cuando escribo estas líneas, sólo lo he visto actuar una vez, el día 28 en Grao. Graciosu sabe serlo, y, por mucho que arrecien las críticas, no le perjudica electoralmente. Ahora bien, a poco que usted se esforzase, conseguiría un salto cualitativo extraordinario; le hablo de dar el paso que va, en clave asturiana, del graciosu al célebre.

Y aquí va otra segunda observación. Casi nadie en esta tierra en una o dos generaciones está lejos de la boina, de las madreñas y del asturiano. Hablamos del «fondo rural que perdura» en nosotros, según observó Ortega en 1914. Así las cosas, teniendo en cuenta los prejuicios del PSOE al respecto, usted, explotando eso, podría hacerles mucho daño electoralmente.

Según las declaraciones que acaba de publicar LA NUEVA ESPAÑA, advierte usted que Asturias estará por encima de todo en su hacer como diputado en las Cortes. En ese aspecto, su credibilidad no ha podido sufrir deterioro, toda vez que no ha sido hasta el momento parlamentario en Madrid. Sólo cabría un «pero»: quizá la inflexibilidad con la que usted se condujo en su momento con respecto a Sergio Marqués pudiera suscitar recelos. Ya le envió un guiño. Y puestos en esta tesitura, voy a permitirme imaginar un disparate hiperbólico. ¡Qué espectacular resultaría que en un acto de la campaña electoral sorprendiese usted a propios y extraños compareciendo de la mano con don Sergio Marqués, y que éste pidiese el apoyo para su candidatura! Ríos de tinta, perplejidad delirante. Hacha desenterrada de Álvarez-Cascos. Zambombazo sísmico en su partido. Tan lejos no podrá llegar la cosa, pero no me niegue que sería el acontecimiento más hilarante de todas las campañas electorales en Asturias. Casi tanto, salvando las infinitas distancias, como aquel episodio en que Aznar hizo eso mismo con el señor Damborenea, de tan triste recuerdo.
De otro lado, tanto en su campaña como en la de Álvaro Cuesta hay una pavorosa paradoja que se llama Alberto Mortera, hombre por el que apostó don Álvaro cuando ¿estuvo? al frente del Grupo municipal Socialista en el Ayuntamiento de Oviedo y también cuando intervino en la última lista que encabezó Leopoldo Tolivar al Consistorio vetustense. Usted apoyó y sigue apoyando a tan ejemplar y coherente ciudadano. Es innegable que la presencia de este señor en su última lista electoral no le hizo cosechar más votos. No obstante, don Álvaro no tocará ese tema en la campaña, sabedor de que no le reportaría grandes satisfacciones.
Por lo demás, no jugarán electoralmente en su contra el despilfarro en el Ayuntamiento de Oviedo, ni que usted sea, si mis informaciones son ciertas, el político que más cobra de Asturias, ni su estética tan uniforme que hace las delicias incluso de alcaldes socialistas, ni su escasa presencia en los plenos del Ayuntamiento, ni sus formas de actuar en política, no siempre muy elegantes.

Tiene usted en su contra, sin embargo, factores nada insignificantes. Primero, la tendencia al alza del electorado en general, si se confirmase, en pro de Zapatero sobre Rajoy, sobre todo por parte de los más indecisos. Y, en segundo lugar, los localismos astures que como alcalde de Oviedo pudieron beneficiarle y está por ver si se tornarán hostiles en el resto de Asturias.

De lo que no cabe ninguna duda es de que usted es la mejor baza que tiene el PP en Asturias para estas elecciones. Y, encima, ganó usted enteros desechando las trillizas calatraveñas, frente a la ambigüedad del Gobierno astur. A veces, se gana más desdiciéndose que mostrándose pusilánimes, por mucho que en este último asunto, también, los vasos comunicantes entre los dos grandes partidos sigan estando ahí para quien quiera verlos.

Categoría: Opinión Comentarios(9) marzo 2008

9 Respuestas a “Al candidato Gabino”

  1. Gabinón Says:

    Se supera usted. Si el viernes, hizo un retrato de la intervención de Gabino en Grao en el mitin de Aznar, esta epístola es aún más mordaz, pareciendo suave.
    Ése, el de su epístola, es Gabino.
    Magnífica semblanza a partir y a través de una carta

  2. Marquesado Says:

    Es genial la hipótesis que usted aventura saliendo Gabino de la mano de Marqués a saludar al respetable en un mitin.
    ¡La que se iba a armar!
    Cascos daría un golpe de Estado en el PP.
    Eso sí, nos lo pasaríamos bien.

  3. Adicto al diario Says:

    No sé si se da usted cuenta que sus coñas en este artículo pudieran volverse magníficos consejos para el Gabinísimo de Vetusta.
    ¿Y si decidiera hacerle caso? Sería descacharrante.

  4. Llector Says:

    Muy bien:
    Ahora va a resultar que este Gabino llariegu ye la solución pal asturianismo, solución que no hubo en Asturias desde la transición a esta parte.
    Paradojas, don Luis.

  5. Piecho categorial Says:

    ¿Qué dirás Bueno ahora de su mecenas, al ver que se muestra favorable al asturiano? Callará, guapamente
    Ja, ja.

  6. Socialista quemau Says:

    Lo peor de todo ye que Gabino tiene bastantes argumentos con criticar las miserias de Cuesta y de la FSA, con eso calla y acalla a la izquierda.

  7. Curiador Says:

    En asturiano, para los que no lo sepan, “curiar” ye vigilar.
    A mí me gusta curiar la actualidad política, y reconozco, don Luis, que esta coña suya de hoy, si alguien piensa en ella, puede hacer de rabiar mucho al PSOE, porque, encima, usted no elogia a Gabino, sino que detecta lo que hay.
    Prestome su artículo

  8. Gabinísimo Says:

    ¿Quiere usted convertirse en asesor de Gabino, después de meterse tanto con los de Riopedre?
    Home, don Luis, home.

  9. Atos Says:

    Gabinísimo, usted no sabe leer entre líneas.
    Pero tendría gracia lo que usted dice. Lo que hace don Luis no es más que divertirse, en lugar de vomitar cada mañana con lo que pasa en política.

Escribir comentario