Territorio

Por Luis Arias

Hay una luz más que gozosa tan pronto rompe la amanecida. No resplandece, no deslumbra. Tampoco ciega, ni siquiera obnubila. Vendría a ser un destello apenas perceptible. Es el río que despierta. Es el Narcea al saberse visible. Es el principal reclamo de estas vegas y valles, también en lo estético.

Hay tardes que dejan al irse una ambici√≥n de claridad que no cesa, potenciando que tras el crep√ļsculo, en plena noche, puedan ser vistas tan distintas monta√Īas en formas y tama√Īos que configuran un singular mosaico cuya contemplaci√≥n puede dar paso a emociones est√©ticas verdaderamente irrenunciables.

Hay, en estos parajes del bajo Narcea y del bajo Nalón, tesoros paisajísticos que están ahí para ser protegidos. Por eso no puedo no suscribir el contenido de la carta que publica en este periódico don José Luis Suárez Rodríguez dando la voz de alarma en torno al destrozo que pueden causar los parques eólicos si prosigue la tendencia a ocupar la mayor parte de nuestras sierras con ellos. Por eso, cuando se habla de suelo industrial, espero que se tenga una sensibilidad mínima para no poner en peligro un río como el Narcea. Por eso, algo que en principio parece una buena noticia, es decir, que los ayuntamientos asturianos puedan incrementar sus ingresos por instalaciones de este tipo, amenaza con volverse inquietante si lo que prima es el afán recaudatorio.

Territorio. Territorio salense y praviano. Bajo Narcea y bajo Nalón. Quienes están encargados temporalmente de administrarlos conviene que no pierdan de vista que no tienen derecho a poner en riesgo una herencia de siglos que es de todos.

Son pocas las cosas que har√≠an remover huesos en las tumbas y que, a d√≠a de hoy, tienen capacidad para alterar altamente la epidermis. √Čsta es una de ellas. Acaso la principal.

Volvemos de nuevo a la voluntad de una geograf√≠a y a la geograf√≠a de una voluntad, a aquello que la memoria colectiva decidi√≥ consagrar. Unamuno lo llam√≥ la intrahistoria. No lo destrocen. No nos destrocen. No somos ni queremos la escombrera de la ciudad astur. No somos ni queremos ser el pedrero de las grandes obras. No nos destripen las monta√Īas. No nos coronen con parques e√≥licos todas y cada una de nuestras sierras. No nos conviertan el Narcea en el Nora.

Gracias.

Categoría: Bajo Nal√≥n Comentarios(6) febrero 2008

6 Respuestas a “Territorio”

  1. Ribere√Īo Says:

    Gracias por su defensa del río.
    D√≠gales en un art√≠culo pr√≥ximo a pol√≠ticos y t√©cnicos que vengan por aqu√≠ a explicar la reconversi√≥n brutal que hicieron en el campo asturiano. A consecuencia de ello, unas vegas tan f√©rtiles como las que ba√Īan el Narcea est√°n abandonadas, muy a pesar de sus propietarios.

  2. Adicto al diario Says:

    Mire, ahora “repunant√≠n” no podr√° criticarlo. Es una descripci√≥n literariamente muy lograda que contiene adem√°s una denuncia pol√≠tica muy asumible.
    Es posible escribir bien y decir algo. Usted a veces lo consigue.

  3. Platea del Narcea Says:

    Parques eólicos por encima. Polígonos industriales al pie del río. A eso lo llaman progreso, fuente de empleo. Alguien que escribe en su mismo periódico está entusiasmado con los parques eólicos.
    Lo que se intenta aquí es un expolio paisajístico para hacer méritos políticos y para lo que caiga.
    Frente a ellos, casi nada, poblaci√≥n envejecida y algunos que, como usted, se desga√Īitan en los peri√≥dicos.
    ¬ŅServir√° de algo?

  4. Xuan sin miedo Says:

    Gracias por la defensa que usted hace de nuestra tierra,que es también la suya. Es un magnífico artículo el suyo.

  5. Joaquin Arce Los Verdes de Aturias Says:

    La amenaza sobre las vegas del Narcea por los polígonos industriales es muy cierta, ya está en marcha y muy grave.
    El mayor problema de nuestros ríos, hoy, es la avaricia de los ayuntamientos y los especuladores en relación a esas ricas vegas que han permanecido siglos sin urbanizar ni ocupar por costrucciones, defendidas por las crecidas y utilizadas para cultivos agrícolas ecológicos.
    Y una vez que las ocupan, el da√Īo ya es cas irreversible
    Tenemos que luchar todos por la defensa de las vegas y que permanezcan para siempre como espacios para el cultivo ecológico (algo que volverá a ser muy necesario en el futuro, con la crisis alimentaria y energética global), la naturaleza, el disfrute y la laminación periódica de las crecidas de nuestro maravilloso río Narcea.
    Salud

  6. Ramón Martínez, desde Quinzanas. Says:

    Desarrollo sostenible. Eso es lo que hace falta. En parte estoy muy de acuerdo con su art√≠culo, hay que preservar los espacios naturales, sin duda, pero no a cualquier precio. O lo que es lo mismo, hay que generar empleo y riqueza, pero no a cualquier precio. En definitiva, eso es desarrollo sostenible. Avanzar, progresar, crear empleo, crear riqueza, pero respetando el entorno y siendo muy cuidadoso. A todos nos gusta llegar a casa y encender el ordenador, poner la tele, la lavadora, etc. Y la energ√≠a necesaria para hacer funcionar todas esas cosas no sale de la nada. Centrales nucleares, muy peligrosas; termicas de gas, carb√≥n, fuel, etc, muy contaminantes; hidr√°ulicas, afectan al caudal de los r√≠os y al ecosistema; e√≥licas, fuerte impacto ambiental y visual; solares, poco rentables….¬Ņme quiere alguien explicar de donde sacamos la energ√≠a entonces? ¬Ņnos compramos todos una dinamo de las que se ponian antes en la bici y damos pedal mientras vemos la tele? Y si frenamos la creaci√≥n de pol√≠gonos industriales y no captamos inversiones empresariales, ¬Ņnos dedicamos al trueque como anta√Īo? Creo que no podemos agarrarnos al NO por sistema, ni al NO a una urbanizaci√≥n controlada y ordenada del territorio; ni al NO a la busqueda e instalaci√≥n de nuevos recursos energ√©ticos; ni al NO a alterar un √°pice los paisajes naturales. Hace falta responsabilidad por parte de los pol√≠ticos y t√©cnicos, sin duda, pero tambi√©n por parte de grupos ecologistas y amantes de la naturaleza, entre los que me incluyo. DESARROLLO SOSTENIBLE.

Escribir comentario