Autor del blog

RESPONSABILIDAD

admin (3 de octubre, 2010)

Muestra de perros de trabajo

Muestra de perros de trabajo

Es así, responsabilidad deben exigir los ayuntamientos a cualquier organización que pretenda poner en funcionamiento un evento dispuesto a recibir 3000 visitas o más lo que era previsible cuando se había anunciado la participación de 700 perros en la XII Exposición Canina Internacional que tuvo lugar en pasado domingo en la ciudad hermana de León.
El lugar elegido, según anunciaron las autoridades, era el Mercado de Ganados situado en Trobajo del Cerecedo y como un acontecimiento así siempre llama la atención a quien como nosotros ama a este fiel amigo del hombre, madrugamos un poco y el domingo enfilamos el coche hacia allá mi compañera, un sobrino y yo. No llegamos pronto como pretendíamos dado que los mineros y sus reivindicaciones nos lo impidieron con un corte en la autopista, pero llegamos antes de comer.
Si el lugar no reunía condiciones para los ciudadanos en general puede uno imaginarse fácilmente que para alguien como yo que utilizo una silla de ruedas para moverme, fue complicadísimo. El lugar elegido aunque próximo a la ciudad está lo suficientemente apartado como para no tener infraestructura de apoyo tal como cafetería, cajeros automáticos, aseos, etc…, por lo tanto es preciso que la organización se encargue de proveer a los que hasta allí nos desplazamos de lo necesario para que la visita no se convierta en una tortura.
Mucho espacio para dejar el coche pero sin organizar, cada cual que se arregle como pueda. Por supuesto sin lugar destinado para dejar el coche las personas con movilidad reducida, pero tampoco para transitar por los itinerarios interiores pues aun siendo accesible, surcos previstos para el discurrir de los orines del ganado cuando se celebran las ferias, suponían gran  peligro. Tampoco aseos adaptados y los existentes claramente insuficientes para el personal que acudió.
Un pequeño e improvisado puesto de bocadillos y latas de bebida de todo punto insuficiente y gente quejándose por todos los lados. A muchos expositores escuchamos comentar no haber visto nada peor organizado y acaso tuvieran razón. Desde luego, si lo hubieran hecho de otro modo, la gente habría comido algo y seguido por la tarde el transcurso de los distintos pases, pero de este modo todos nos fuimos, incluidos los perros participantes y sus dueños en cuando tenían el resultado del concurso.
Hablábamos al principio de responsabilidad porque son las autoridades las que han de asegurarse que el espectáculo va a estar a la altura de las circunstancias especialmente si, como afirmaron las autoridades, la exhibición era subvencionada.